El Mercado Social, una herramienta al servicio de la Economía Social y Solidaria

Hace ya varios años que en REAS comenzamos a soñar con ir construyendo pasito a pasito una de las principales propuestas de transformación económica que emanan de las prácticas de la economía solidaria a la que denominamos Mercado Social, una herramienta para interconectar las diferentes iniciativas económicas que impulsamos.

La idea del Mercado Social surge al detectar como en los últimos años estaban proliferando numerosas iniciativas económicas basadas en los principios de la economía solidaria en todas las dimensiones que componen el mercado (producción, distribución, consumo y financiación). Pero existía la conciencia clara de que todas esas experiencias, dispersas las unas de las otras, difícilmente podían presentarse como una propuesta alternativa real. Era necesario que esas organizaciones tomaran conciencia de sus diferencias con la economía capitalista. Necesitábamos conocernos y reconocernos entre nosotras como afines en nuestros valores, principios y en nuestra crítica al modelo económico actual, aunque diversas y diferentes en nuestras prácticas. Y para todo eso, resultaba imprescindible ponernos en relación, intercooperar entre nosotras y con una población cada vez más sensibilizada hacia el consumo responsable.

VI Feri a del Mer cado Social de Aragón en se ptie mbre de 2015. Fotografía de Mer che García (Planeta Oshito).
VI Feria del Mercado Social de Aragón en septiembre de 2015. Fotografía de Merche García (Planeta Oshito).

Muchas entidades de economía social y solidaria todavía no participaban en las finanzas éticas ni comercializaban sus productos a través de la comercialización solidaria, ni tampoco trabajaban con entidades proveedoras del sector. El consumo y el ahorro responsable eran y siguen siendo muy débiles.

Con todas estas ideas en REAS comenzamos a ser conscientes de que para avanzar en nuestra finalidad de transformación social a través de lo económico, necesitamos interconexionar todos estos sectores mostrando y haciendo visibles nuestras propuestas a la vez que reforzamos nuestra intercooperación (priorizar nuestras necesidades de compra de bienes o servicios eligiendo como proveedora a una entidad de economía social y solidaria, la cual, también prioriza sus compras eligiéndonos como proveedoras cuando ésta demande un servicio o producto). Nuestro reto además es que esta intercooperación sea practicada de manera cotidiana por las personas que trabajan en el sector y por otras personas que quieran ejercer su opción de consumo con compromiso social, tratando de crear entre todos y todas, nuevos proyectos socioeconómicos compartiendo excedentes y recursos.

Con todo esto empezamos a preguntarnos, ¿qué pasaría si fuéramos capaces de construir un circuito económico único, común y coherente con esosvalores que compartimos? La respuesta a la que llegamos es que podríamos tener un Mercado Social. Y cual trabajo de hormiguita nos pusimos a trabajar en esta herramienta cada territorio a su ritmo, pero de manera coordinada y compartiendo los mismos objetivos.

Partimos de tres premisas, abordar el mercado como escenario principal de transformación colocando en el centro de las relaciones económicas, las personas y la sostenibilidad de la vida. Dar a conocer, poner en relación, enredar y fomentar la intercooperación entre las iniciativas de economía social y solidaria que ofrecen productos y servicios tan variados y que tan poco se conocen. Y repensar como organizarnos para fomentar una economía más justa y solidaria a través de la implicación activa de la población hacia el consumo responsable.

Una red en permanente construcción

Alrededor del 2009 comenzamos a trabajar en lo que denominamos Mercado Social: “Una red de producción, distribución y consumo de bienes y servicios que funciona con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios, constituida por empresas y entidades de la economía social y solidaria junto con consumidores y consumidoras individuales y colectivos. Cuyo objetivo es cubrir una parte significativa de las necesidades de sus participantes dentro de la red y desconectar la economía solidaria de la economía capitalista, tanto como sea posible”. Un mercado social basado en la idea del apoyo mutuo con tres reglas sencillas:

  • Cada componente de la red se compromete a consumir el máximo dentro de ella.
  • Cada componente de la red se compromete a producir el máximo para ella.
  • Cada componente de la red contribuye a crear otras iniciativas vinculadas a ella, depositando ahorros y excedentes en instrumentos financieros de la red.

Sabemos que poner en marcha estas sencillas reglas no es fácil ni rápido. Las entidades de economía social y solidaria y las personas consumidoras tenemos que romper cierta inercia y comodidad a la que estamos acostumbradas y cambiar hábitos cotidianos de funcionamiento. Esto requiere incorporar nuevos conceptos mentales en nuestros actos económicos cotidianos que suponen complejizar los mecanismos de elección que ahora se basan mayoritariamente en el precio y en una vistosa presentación. Cambiar las rutinas y escoger nuevas entidades proveedoras puede llegar a requerir cambios organizativos y sobre todo requiere, al menos al principio, de una mayor voluntad, compromiso y esfuerzo que la simple asunción teórica
de querer cambiar el mundo.

Y en esa tarea estamos. En la actualidad los mercados sociales promovidos por REAS poco a poco empiezan a ser una realidad en algunos territorios del Estado Español.

Algunos territorios como Euskadi, Nafarroa y Catalunya han optado porque sea la propia Red de Economía Solidaria quien gestione y articule el Mercado Social. En otros territorios bajo diferentes formas jurídicas se aglutinan a todas las entidades de la REAS territorial y a otras entidades de la economía social: Mercado Social Illes Balears, constituido como asociación, Mercado Social de Madrid constituido como cooperativa mixta/integral y Mercado Social Aragón (MESCoop Aragón) como cooperativa de servicios. Estos mercados sociales recogen dos tipologías de socias; entidades socias proveedoras de bienes, productos y servicios y socias consumidoras-colaboradoras tanto individuales como colectivas.

Dentro de REAS red de redes existe un espacio de coordinación y cooperación que en la actualidad cuenta con estos mercados sociales ya constituidos y las REAS territoriales que están en proceso de construcción. A este espacio de coordinación se suman cooperativas estatales de servicios en sectores estratégicos de consumo (Fiare Banca ética, Seguro ético y solidario CAES, Som Energía y Coop57), y entidades referentes en consumo responsable como Ecologistas en Acción y el periódico Diagonal.

Estos mercados sociales comparten herramientas como una imagen común, un sistema de certificación de entidades proveedoras a través de la realización de la auditoria o balance social, la celebración de ferias y un catalogo común de productos y servicios procedentes de la economía social y solidaria (energías renovables, finanzas y seguros éticos, alimentación ecológica y de comercio justo, turismo sostenible, ropa, muebles, papelería, cosmética, servicios de limpieza, de salud y cuidados, educación, jardinería, diseño gráfico, mensajería, construcción, asesoría, ocio y cultura, etc.) a través del portal mercadosocial.net.

Algunos de los retos en los que también estamos trabajando de manera coordinada como elementos claves en la construcción de mercado social son las monedas complementarias, carnets para las socias colaboradoras en forma de tarjetas de fidelización/ bonificación y sistemas de distribución y venta conjunta alternativos.

En las webs gestionadas por REAS mercadosocial.net y mecambio.net podemos encontrar información útil de cómo participar en el Mercado Social y como adquirir productos y servicios para ejercer un consumo responsable lo más cercano posible a las personas en cada territorio.

Esta amplia oferta de productos y servicios hace viable un consumo responsable pero que tiene que seguir creciendo, porque creemos que uno de los principales retos que se detectan es que aún hay sectores por cubrir y consumidoras responsables que quieran caminar junto con nosotras en esta idea en permanente construcción que llamamos Mercado Social.

¿Te apuntas?


Susana Ortega participa en el Confederal de REAS Red de Redes ocupando el cargo de Consejería de Mercado Social.

Artículo publicado en el nº71 de Pueblos – Revista de Información y Debate, cuarto trimestre de 2016.


Print Friendly

2 pensamientos en “El Mercado Social, una herramienta al servicio de la Economía Social y Solidaria”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *