F r o n t e r a s : el “libre” negocio para las transnacionales españolas

Resulta contradictorio, a la par que indignante, que en un momento de la historia en el que se promociona el “mundo” como campo libre para las actividades económicas, la fuerza del Estado-nación blinde de las fronteras para impedir la libre movilidad de personas. Desde las instituciones internacionales se les obsequia a las empresas de seguridad privada el poder de decidir quién puede cruzar y quién se queda, actuando impunemente como mercenarias de unos derechos humanos ya desgastados de tanto nombrarlos.

La historia lo absolvió

La CIA organizó cientos de sofisticados intentos de asesinato contra él pero la eficaz DGI cubana (Dirección General de Inteligencia) logró desarticularlos a tiempo; el sector más recalcitrante del exilio cubano de Miami lo 'mató' decenas de veces desde que cayera enfermo en 2006 y los grandes medios de comunicación de todo el mundo se hicieron eco rápidamente de esas supuestas muertes. Fidel se vio obligado a aparecer una y otra vez públicamente para desmentirlo, como una suerte de 'fe de vida'. La mayoría de los principales medios han preparado su obituario y suplementos especiales sobre él desde hace años y los han tenido que actualizar una y otra vez apresuradamente ante cada rumor “de fuentes fidedignas” de que Fidel había muerto. Pero Fidel faltó una y otra vez a la cita. Él dijo que ya le había terminado dando risa cada vez que los medios se ponían a especular con su muerte y días después se veían obligados a 'resucitarlo' cuando aparecía públicamente.

La economía social y solidaria en América Latina: brevísimo acercamiento a sus tendencias y desafíos

El campo de la ESS en América Latina ha atravesado un singular período de ampliación en lo que va del siglo, especialmente en la última década. Tal ampliación responde a una confluencia de procesos y factores, que abarcan tanto las dinámicas interna s de las experiencias o actores, como sus interrelaciones con el sistema económico, con las propuestas de transformación que caracterizaron este tiempo, con el Estado y las políticas públicas y con los avances conceptuales (a su vez en sinergia con esas realidades).

“[…] El desafío de construir, conjuntamente con gobiernos de cambio o haciendo incidencia con instancias aliadas, la nueva política económica y la política pública capaces, no sólo de fortalecer el sector o las experiencias de economía social y solidaria, sino de adoptar esa lógica para el propio funcionamiento del sector público -hoy tan conta minado por la cultura e intereses empresariales capitalistas-, y asegurar una transición de modelo, la transformación hacia un sistema diferente […]”. Intervención de Magdalena León en el acto inaugural de FIESS[1], Montreal, octubre 2011

Transformar los territorios desde la Economía Solidaria

La Economía Social y Solidaria aporta un rico y diverso abanico de emprendimientos socioeconómicos que funcionan con una lógica diferente a la lógica competitiva de los mercados capitalistas, rescatando modos de funcionamiento basados en la reciprocidad, el altruismo, la solidaridad y la cooperación y poniendo a las personas, y la sostenibilidad de la vida, por encima de la obtención de beneficios.

El “triunfo político” de las comunidades de El Salvador contra la minería

En una sentencia considerada como histórica, un órgano de arbitraje del Banco Mundial denegó a la transnacional OceanGold la demanda contra el Estado salvadoreño por impedirle la explotación de una mina de oro. El fallo ha sido recibido en las comunidades afectadas como un “triunfo político” que da nuevos argumentos para prohibir los proyectos mineros en el país que, al igual que en el resto de la región centroamericana, tratan de imponerse en los territorios a través de la violencia y el despojo.

Auditoría Social: más allá de la cuenta de resultados

Hoy en día, la sociedad neoliberal en la que estamos inmersas solamente entiende la economía y la rentabilidad basada en unos valores que poco tienen de éticos y sociales. Así, la inmensa mayoría de las iniciativas económicas y financieras que se ponen en marcha, conceden al beneficio económico un valor y un estatus muy superior a cualquier otra consideración social, cultural y humana, ayudando así a mantener una economía y, por tanto, una sociedad, carente de elementos ideológicos o éticos.