El Salvador: las cicatrices de las bordadoras a domicilio

En El Salvador las empresas del sector textil constituyen una fuente de empleo formal para las mujeres, y se estima que del 90 por ciento de las personas que trabajan en la maquila en su mayoría son mujeres, específicamente del área rural. Visibilizar las pésimas condiciones de trabajo en las cuales están insertas las mujeres ha sido posible gracias a sus propias demandas y denuncias de graves violaciones a sus derechos laborales. En el país se descubre que el trabajo del bordado a domicilio está vinculado con el sector de la industria textil, modalidad en la que la protagonista es la mujer.

#comun_ess O de cómo politizar la comunicación para la Economía Solidaria

Estamos escribiendo a varias manos. Algunas de nosotras nos hemos habituado a esto: sumar palabras, ofrecer giros, marcar incisos; en documentos comunes, en procesos de trabajo. Y este uno lo hace desde un estudio destartalado escuchando a los Bonobo y aquella otra tomando un desayuno lento y anotando desde el móvil, o en alguno de esos ratos de tren y estación. Las autorías se diluyen. El entusiasmo se palpa algunas veces, las mejores. Te encuentras en tu terreno social-solidario de tantas guerras, con una peña que comparte las mismas raíces, en aventuras en las que se parte del reconocimiento entre iguales, el respeto, la cooperación y el aprendizaje.

Colonialidad y violencia en la construcción de paz en Colombia

En Colombia en el momento de escribir estas líneas se piensa ya en la fecha, no sin dificultades, para la posible firma de un Acuerdo entre el Gobierno y la principal guerrilla de este país, las FARC-EP[1]. En estos días se abordan en La Habana los últimos puntos de las negociaciones centrados en el Fin del Conflicto y Verificación, Refrendación e Implementación del Acuerdo de Paz que garantice una paz duradera. No obstante, ante este acontecimiento histórico en un país que lleva cerca de 60 años en guerra, no hay que olvidar que aún hay insurgencias levantadas en armas, entre las que destaca el ELN[2]. Este grupo insurgente y el Gobierno se han embarcado en un pulso, tanto dialéctico como militar, que aleja de momento la posibilidad de establecer una mesa de diálogo para superar el conflicto armado en el país definitivamente. A esta situación, se suma la preocupación desde diversos sectores por el aumento del paramilitarismo en no pocas regiones del país que amenaza la implementación de los Acuerdos en territorios muy castigados por la guerra. Ante este panorama, se hace necesario distinguir entre un simple cese de hostilidades y la firme voluntad de superar las causas profundas de este conflicto armado para conseguir una paz duradera.

“Europa canalla, abre las murallas” o cómo la Unión Europea trata de compatibilizar lo incompatible

Los Estados miembro e instituciones de la UE han ratificado en 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Nueva York y la financiación del desarrollo de Addis Abeba, comprometiéndose a cumplir con la nueva Agenda 2030 y la necesidad de “ir más allá de la AOD”, para lo que afirman que van a tratar de ayudar a reorientar los ingresos nacionales, las inversiones extranjeras y los flujos financieros internacionales a estos nuevos objetivos de lucha contra la pobreza y el desarrollo sostenible. Europa se compromete con esta revisión parcial de las propuestas de desarrollo mundial para los próximos 15 años, y trata de compatibilizarla con su agenda neoliberal capitalista, que sigue otorgando poder económico y jurídico a las empresas transnacionales[1], y que es profundamente insolidaria con el bienestar y desarrollo de los países del Sur. Algo no casa.

Malos humos y muchos euros: qué hay detrás del caso Volkswagen

Volkswagen ha trucado los motores de sus coches. Once millones de automóviles. La noticia corrió como la pólvora, a rebufo de los medios tradicionales y las redes sociales. Poco después nuevas firmas automovilísticas añadieron su nombre a la lista de tramposos. ¿Qué implican los engaños de la, hasta entonces, reputada industria alemana?, ¿a quién perjudican?, ¿qué hay detrás?