Capitalismo y fronteras

Las políticas migratorias de la Unión Europea (UE) y de sus diferentes Estados miembros responden principalmente a motivos económicos y el Estado español no es una excepción. Actualmente y desde hace algunos años, debido a la crisis económica que planea sobre la UE, la consigna aparentemente ha sido cerrar a cal y canto las fronteras exteriores de la fortaleza europea para que el otro, la diferente, el extraño, la desconocida, la desechable y, últimamente, el bárbaro, no consiga entrar en nuestros países. Esto no siempre ha sido así, ya que cuando hemos necesitado mano de obra barata, como por ejemplo en el boom del ladrillo español, el control de las fronteras y de la estancia de las personas migrantes ha sido mucho más laxo y se han fomentado desde los Estados del “club Schengen” situaciones de ilegalidad y explotación para no frenar el crecimiento económico.

DANIEL AHMED: “El islam queer es un islam de lucha, de disidencia frente a los discursos LGBTQI+fóbicos propios de las lecturas más misóginas y patriarcales del islam”

Daniel Ahmed es licenciado en periodismo, educador social y activista en el ámbito de la islamofobia y la diversidad sexual y de género en el islam. Actualmente, se encuentra realizando una investigación doctoral sobre activismo queer musulmán en la Europa Contemporánea en la UAM (Universidad Autónoma de Madrid). Asimismo, forma parte de la red Nasij. Lo conocimos en la XI Jornadas de Estrategias Positivas de Desarrollo “Resistencias al Modelo Dominante desde la Diversidad Sexual y de Género” organizadas por el Ayuntamiento de Bilbao y la Agencia Vasca de Cooperación.

Empresas transnacionales y desplazamiento forzado: una mirada crítica

El actual contexto de globalización neoliberal y crisis sistémica obliga a analizar la actividad de las empresas transnacionales en el origen de los desplazamientos forzados. La merma y conculcación de derechos socioeconómicos y ambientales tiene consecuencias irreparables en los modos de vida de personas y comunidades del Sur. Urge discernir el carácter forzado de los movimientos de población que acarrean estas violencias, apelando a una lectura radical de los instrumentos de derechos humanos frente a la arquitectura de la impunidad que favorece a los intereses de las empresas transnacionales.

Europa, al borde del precipicio

Negociación de cuotas que no acaban de traducirse en reubicación de las personas refugiadas, vallas, drones, controles internos, confiscación de bienes, trabas a la reagrupación familiar, pulseras identificativas, señalamientos y expulsiones. Ante las necesidades de acogida y asilo de las personas que están llegando a sus fronteras, la UE, yerma de sus ancestrales proclamaciones de libertad y seguridad, conculca sus obligaciones y acuerdos. Sin una nueva política europea de Asilo y Migración que priorice los derechos humanos, seguirán muriendo personas en el mar y con ellas se hundirá también el proyecto europeo.

Argentina: el retorno del neoliberalismo

Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina el 10 de diciembre de 2015 e inició un proceso que su Gobierno dio en llamar “de organización”, que en 60 días ha consistido en 25 mil despidos en el Estado, incorporar en puestos centrales de su gabinete y la administración pública a cargos de la dirección ejecutiva de las empresas privadas, y modificar leyes con decretos de necesidad y urgencia, aprovechando el receso parlamentario. Entre las medidas adoptadas, que son un claro retroceso de muchos de los derechos adquiridos en la última década, hay una vía libre a las fuerzas policiales para solicitar documentos en la calle, instrumentos para criminalizar la protesta, y medidas económicas que en pocos meses implicarán un aumento abrupto de la pobreza. Todo ello con un blindaje mediático sin precedentes.