Archivo de la categoría: Opinión

¿Están las corporaciones locales del cambio transformando sus ciudades?

Estamos a mitad del período de gobierno de las corporaciones municipales que llegaron después de las elecciones del 24 de mayo de 2015. En estas elecciones se desbordaron las ilusiones y esperanzas de mucha gente, que lograron desbancar al Partido Popular y a fuerzas similares de derecha de algunos de los ayuntamientos del Estado español donde vive la mayor parte de la población. Así, Barcelona, Madrid, Valencia, A Coruña o Zaragoza pasaron a ser gobernadas por candidaturas populares, los llamados “gobiernos del cambio”.

La ‘República catalana’ y la transformación de España

El 10 de octubre de 2017 pasará a la historia: fue el día en que el pueblo de Catalunya, melancólica más que solemnemente, se hizo República (como Castilla, España) y proclamó, en diferido, el fin del régimen político español instaurado en la tutelada transición. Tiempos de cambio se avecinan en el Reino y para el Reino, porque cuando la democracia se expresa tan nítidamente en la firme voluntad de un pueblo, en la inquebrantable y permanente acción-reflexión-acción sociopolítica noviolenta, y en la transversalmente organizada participación ciudadana e institucional, no hay forma humana de mantener, sin alteraciones significativas, el statu quo vigente.

Oriente, cultura emergente, novela gráfica y grietas

En la última década el nivel ascendente de consideración literaria, artística y también documentalista del tebeo y la novela gráfica han pasado a ocupar un espacio altamente preeminente dentro de la panoplia de registros culturales del momento. Este consolidado auge podría parecer casi un oxímoron en esta coyuntura donde el formato literario tradicional del papel se encuentra en lucha con el limbo tecnológico del libro electrónico; donde la forma y negocio de producción, exhibición y consumo del audiovisual está relegando las salas de cine a espacios cada vez más arrinconados por la aplastante impronta de inmediatez y portabilidad que conllevan las nuevas tecnologías y redes de comunicación; o donde el teatro y la danza pelean entre estertores por mantener su cuota de espacio, abolengo y dignidad mientras el modelo de negocio se acota y reduce de manera desgraciadamente inexorable.

La ‘satyagraha’ catalana

La algarabía a la que hacía referencia el presidente Rajoy cuando se refería al accionar del pueblo catalán resultó ser, en realidad, una revolución no-violenta en toda regla, con capacidad suficiente para alterar la naturaleza misma del Estado español por los Siglos de los Siglos. No en vano, es la algarabía catalana uno de los ejemplos más plausibles de satyagraha gandhiana desarrollados en lo que va de Siglo XXI. Sí, un procés revolucionari que guarda significativas similitudes con la lucha no-violenta promovida por Gandhi, junto a numerosos miembros del Parlamento indio, partidos políticos y millones de ciudadanos articulados en diversas redes locales, nacionales e internacionales de diverso alcance.

¿Por qué nos mueve la esperanza?

Colombia es un país marcado en su historia republicana por múltiples violencias. Si revisamos aleatoriamente un episodio del pasado, encontramos que, en alguna parte de la geografía nacional, en algún momento, hubo una situación de guerra, conflicto, resistencia, dominación y lucha. Alguien decía que para entender la macondiana realidad de Colombia es necesario pensar este país como un paciente que lleva mucho tiempo inmerso en un complejo tratamiento médico intentando ser curado, pero éste ha aprendido a mantenerse en un estado en el que ni se cura, ni se muere. Es decir, en Colombia las cosas ni mejoran, ni terminan de empeorar.

Este verano podrás disfrutar de la playa

Hemos vivido la primavera más cálida de, que se sepa, los últimos 52 años. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) cree que este verano lloverá muy poco y que las temperaturas estarán entre medio y un grado por encima de la media para esta estación. Así que parece que podrás disfrutar de playa, incluso en la costa norte, sin tener que estar todos los días pendiente de El Tiempo. Eso sí, mejor no te lleves para leer esta revista ni el nuevo número de Ecología Política ni libros como El Antropoceno o Cambio Climático S.A., porque puede que te amarguen el descanso y estropeen tu disfrute y el de las personas que tengas a tu alrededor.