La gestión pública de los servicios de agua, un debate global

Muchas ciudades, regiones y países de todo el mundo están optando cada vez más por pasar página respecto a la privatización del agua y remunicipalizar los servicios, recuperando el control público sobre la gestión del abastecimiento y el saneamiento. Atrás quedan las falsas promesas de las empresas privadas de su mayor eficiencia, las bajadas de precios y su capacidad inversora. Los efectos negativos de las privatizaciones, hoy ampliamente comprobados, han producido reacciones críticas y movilizaciones por parte de la ciudadanía, primero en el sur (Cochabamba, El Alto, Buenos Aires o Uruguay) y luego a nivel global.

Los murales del agua, 24 de junio de 2012, Madrid. Fotografía: Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II.

La experiencia ha demostrado que, en la gestión del agua el mercado es ineficiente, al tener los servicios de agua la consideración de monopolio natural, con mercados cautivos donde la competencia es inexistente. Además se ha producido una concentración empresarial, que ha dado lugar a oligopolios con capacidad de imponer a las administraciones sus propios intereses frente al interés general. Las ineficiencias alcanzan a su incapacidad para garantizar la sostenibilidad de los ecosistemas acuáticos y en general los aspectos medioambientales, así como incumplir con los requerimientos básicos inherentes a los servicios públicos y al derecho humano al agua, como son: universalidad, equidad, accesibilidad, no discriminación, información, transparencia o participación ciudadana.

Los efectos de las privatizaciones han sido tratados en múltiples publicaciones, pudiendo resumirse en disminución de la calidad del servicio, subidas desmesuradas de las tarifas, incumplimientos de contratos, disminución de las plantillas y de la calidad del empleo, falta de inversiones en infraestructuras, colisión entre intereses públicos y privados, obtención de ingresos extracontractuales y pérdida de control de las administraciones, entre otros.

La defensa de lo público

La creciente presión ciudadana por la remunicipalización de los servicios del agua es una respuesta a las falsas promesas de los operadores privados y a su fracaso a la hora de priorizar los intereses de las comunidades sobre sus propios beneficios. Las experiencias directas con los problemas habituales de la gestión privada del agua, están convenciendo a la ciudadanía y a los responsables políticos, de que el sector público está mejor preparado y es más eficiente para prestar servicios de calidad y para implantar el derecho humano al agua.

Campaña por la remunicipipalilización de la gestión del agua en Jérez de la Frontera. Fotografía de la Coordinadora del Agua en Jerez.

Campaña por la remunicipipalilización de la gestión del agua en Jérez de la Frontera. Fotografía de la Coordinadora del Agua en Jerez.

Las movilizaciones ciudadanas y las luchas por la remunicipalización de los servicios del agua, han puesto sobre la mesa la necesidad de establecer nuevos modelos de gestión pública que faciliten la participación y el control ciudadano. La experiencia nos ha demostrado que la gestión pública no garantiza por si sola que el servicio se dé en las condiciones óptimas que demanda la sociedad, sino que ésta debe enmarcarse en un modelo de carácter no mercantil, sin ánimo de lucro, sostenible, con suficientes medios humanos y materiales, respetuoso con el medio ambiente y regido por los principios de pluralidad, transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana.

Remunicipalización y nuevos modelos de gestión pública, son temas centrales en el debate global de los servicios del agua. También en el Estado español, donde a partir de las pasadas elecciones municipales y autonómicas se ha configurado, un escenario político favorable al agua pública en muchos ayuntamientos y comunidades autónomas.

Hay que valorar el papel que está jugando, en este contexto, la Red de Agua Pública (RAP) a través de la iniciativa “Pacto por el Agua”, firmado por más de 300 organizaciones sociales y políticas, que está provocando un debate fructífero sobre estos temas.

Un debate global

Los artículos que se exponen a continuación, constituyen una aportación a las claves centrales este debate. Dos de ellos, Recuperar la gestión pública del agua a través de la remunicipalización y Remunicipalización: la recuperación de la gestión pública en el Estado español, nos hablan de la situación actual de la remunicipalización a nivel global y en nuestro país, analizando sus fortalezas y debilidades y exponiendo algunos casos de buenas prácticas. Un tercero, Berlín: la remunicipalización del agua lucha ahora por su democracia, nos sumerge en los problemas derivados de una remunicipalización mal llevada desde sus inicios por los poderes públicos. Finalmente, se incluyen dos artículos sobre nuevo modelos de gestión de los servicios de agua, desde la perspectiva de la Nueva Cultura del Agua, el titulado La gestión eco-integradora y adaptativa del ciclo urbanos del agua, escrito por el Equipo Aqua-Riva de la Universidad de Sevilla y Una apuesta de futuro para Urdaibai, en la que se relata el desarrollo de un proyecto de gestión pública y participativa en el consorcio vasco de Busturialdea, ejemplo de buena práctica en el ámbito del agua.


Enrique Ortega es ingeniero y miembro de la Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II.

Artículo publicado en el nº68 de Pueblos – Revista de Información y Debate, primer trimestre de 2016.


Print Friendly

Un pensamiento sobre “La gestión pública de los servicios de agua, un debate global”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *