pueblos61_portada-mini

Pueblos 61 – Comunicación, poder y democracia

Reflejar la percepción del mundo que desean los grupos de poder. Es el objetivo de los medios de comunicación hegemónicos, como apuntaban en 1988 Noam Chomsky y Edward S. Herman en 'Los guardianes de la libertad'. Los grandes medios de comunicación del Estado español son corporaciones gigantes que mantienen sus estructuras ejecutivas a costa no ya de depender de la publicidad o los créditos, sino de haber sido absorbidos por el poder financiero. No nos puede extrañar, por tanto, que estos medios no informen como deberían sobre la estafa de las preferentes, los desahucios o los rescates a las entidades bancarias. Ni sobre Ucrania, Siria, Palestina, Cuba, Venezuela… y un inmenso etcétera.

pueblos61_portada-peqEn el artículo que ha escrito para este monográfico de Pueblos sobre comunicación, poder y democracia, Guillem Martínez nos remite a los thinks tanks republicanos estadounidenses de la época de Reagan para advertirnos acerca del cambio de mentalidad en el que parece que Europa está ya totalmente inmersa: “En un futuro postdemocrático, la mejor propaganda, la más barata y la que parece más madura es la que nos hace creer que la culpa de todo no es de un gobierno o de unas empresas que hablan todo el día de libertad y democracia. Es nuestra. De nuestros hábitos o de nuestro destino”.

A esta revolución lingüística se refieren también María Arnáiz y Daniel García cuando hablan de la colonización silenciosa (tanto en medios generalistas como alternativos) que está llevando a cabo el gran capital a través de fundaciones filantrocapitalistas: “Destierran del lenguaje los derechos sociales y lo traducen por necesidades, ampliando su nicho de negocio de forma ilimitada. Ya no somos sujetos de derecho, sino clientes de distintas clases sociales que consumen servicios. (…) No se nombran las desigualdades sociales: son problemas o desavenencias sociales, no teniendo que preguntarse las causas estructurales”. El emprendimiento social, el talismán del momento, crea un universo impreciso en el que conviven iniciativas de buena voluntad “entre las que se camuflan los proyectos de emprendedoras y emprendedores sociales de ideología neoliberal”. Inspira, de eldiario.es, es un ejemplo de ello: un blog sobre emprendimiento social patrocinado por, entre otros, Momentum Project, el BBVA, Ashoka y la escuela neoliberal de negocios ESADE.

Frente a este panorama, de América Latina nos vuelven a llegar buenas noticias. La región vive un momento de cambio también en lo relativo a la comunicación, con la aprobación en varios países de leyes que apuestan por la democratización de los medios y el control de los oligopolios. Estos cambios implican, como apunta Dênis de Moraes, “enfrentar la concentración monopólica de los medios, definiéndose límites a la actuación de los grupos privados que operan la radiodifusión bajo el régimen de concesión pública” y, también, priorizar medidas “que aseguren la inclusión y el fomento de medios alternativos, comunitarios, públicos y sociales, capaces de ampliar la participación de múltiples voces sociales en los sistemas de difusión”.

Estos procesos no son para nada sencillos. “En Argentina tenemos ley”, dice Mariela Plugiese, para a continuación preguntarse: “¿Cómo logramos el cambio?” Porque, en palabras de Aram Aharonian, “promover efectivamente la participación, la interacción, nuevos valores y una estética distinta en la comunicación implica pasar por profundos cambios culturales, pues de poco servirían si la población no se apropia de ellos”.

¿Cómo implicar a la población en todo ello? Sin ninguna duda, internet es una herramienta fundamental. Es por ello que dedicamos también una sección completa a preguntarnos por las posibilidades y límites del activismo en internet. En los últimos tiempos la relación entre tecnología y cambio social se ha intensificado hasta niveles inimaginables pero, como afirma Igor Sádaba, “la tecnología no es un objeto monolítico y cerrado, una caja negra misteriosa y mágica, sino un elemento social que puede alterarse, adaptarse y reutilizarse de muy diversas formas”. Es, en otras palabras, y a pesar de todos los problemas relacionados con el control y la vigilancia por parte de Estados y empresas, así como con la profunda y generalizada dependencia del software propietario, una excelente herramienta “para el trabajo duro y artesanal del activismo del siglo XXI”.


Texto introductorio del nº 61 de Pueblos – Revista de Información y Debate, segundo trimestre de 2014, monográfico “Comunicación, poder y democracia”.


CONTENIDOS:

CUBIERTAS

INTRODUCCIÓN

  • Comunicación, poder y democracia (Pueblos  – Revista de Información y Debate)

OPINIÓN

NUEVOS MATERIALES

  • Nuevos materiales

ENTREVISTA

MIRADAS: Posibilidades y límites del activismo en Internet

DOSSIER: Medios de comunicación y discurso neoliberal

MEDIOS Y DEMOCRACIA: Construyendo el cambio en América Latina

COOPERACIÓN, EDUCACIÓN Y MOVIMIENTOS SOCIALES


El dossier sobre medios de comunicación y discurso neoliberal se ha publicado también en euskera.

Este número ha contado con el apoyo especial de la Agencia Vasca de Cooperación Internacional para el Desarrollo/ Garapenerako Lankidetzaren Euskal Agentzia y de la Diputación Foral de Gipuzkoa/ Gipuzkoako Foru Aldundia. El contenido de esta publicación no refleja necesariamente la opinión de ninguna de las instituciones que la apoyan económicamente.


Para solicitar más información o ejemplares en papel: info@revistapueblos.org.

Pueblos 61 – Abril de 2014 – Monográfico “Comunicación, poder y democracia” by Revista Pueblos


Print Friendly

2 pensamientos sobre “Pueblos 61 – Comunicación, poder y democracia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *