Geografía de mi cuerpo. Poesía de resistencia (Guatemala – Barcelona)

¿Cómo afecta el despojo de los territorios a las vidas que las habitan? ¿Hasta qué punto es importante la memoria de los pueblos? ¿Quién y por qué asesina y hace desaparecer a personas que sueñan con ese otro mundo posible? ¿Hay relación entre el silenciado genocidio de los pueblos originarios de Guatemala y la actual espiral de violencia que sufre el país? ¿Cómo podemos alimentar los procesos de resistencia desde la alegría y los cuidados? Y, sobre todo, ¿cómo impactan todas estas cuestiones en nuestras vidas y cuerpos?

“Tengo 31 años y mucha hambre de justicia y de verdad. Una pequeña mirada de orgullo, y mucho miedo, quizás más del que nunca me atreví a sentir. Quizá ahora el miedo se abre, como un bote en conserva guardado por vivir. Por todo eso que nos brota de la piel en forma de certezas, de flechas contra el aire, cruzando valientes de la nada”. Así se nos presenta Ana G. Aupi, autora de este libro en el que, a través de una poesía viva de resistencia, nos ofrece un extenso recorrido por las luchas que ha vivido y acompañado durante varios años, sobre todo en Guatemala pero también en Barcelona, con cada uno de sus pies firmemente enraizados en la tierra de ambos territorios.

Desde ahí aborda aspectos vitales de una Guatemala a la que abraza y de la que es parte: la avalancha de las empresas transnacionales que desplazan comunidades por la fuerza para despojar los territorios mediante el extractivismo, la violencia contra las mujeres, el genocidio y la impunidad imperante, el colonialismo todavía vigente, la desaparición forzada y el asesinato de decenas de defensores y defensoras de derechos humanos (y, en definitiva, de la vida, en toda la extensión de la palabra), o las 41 niñas calcinadas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción en Ciudad de Guatemala en marzo de 2017.

Racismo, patriarcado, distribución desigual de la tierra o expolio de bienes naturales, entre otras problemáticas. Cuestiones que pretendió abordar una agenda de paz firmada en 1996 y que más de veinte años después continúan ahí, bajo el paraguas de un Estado disfrazado de democracia que promueve un modelo de desarrollo al servicio del neoliberalismo en un contexto de violencia y criminalización para el control social, junto con un sistema judicial que fomenta la impunidad de “los de arriba”.

Se trata de poemas de sangre y lágrimas que se entremezclan con la dignidad de los pueblos en sus procesos de resistencia, de sororidad y acuerpamiento entre mujeres, de creatividad para hacer frente al poder y, en definitiva, de un entretejer de luchas diversas que muestran un pueblo de Guatemala que, a pesar de todo, continúa en pie y tan vivo como siempre. Resistiendo, sí, pero también generando alternativas.

Geografía de mi cuerpo nace de su experiencia vital recorriendo estas cuestiones en un ejercicio de sincera desnudez en la que la autora se abre literalmente en canal para hacernos parte de sus miedos, incertidumbres, rabia, orgullo, alegría y esperanza. Así, poema a poema, nos presenta los aprendizajes y las cicatrices que han dejado en su cuerpo y alma los procesos de lucha que a lo largo de los años ha acompañado, que también son los suyos. Con la esperanza de que este íntimo ejercicio de desnudez sirva “para ver si la vida trae, de casualidad, un lugar común, aunque sea al leernos”.


Javier González Álvarez forma parte del consejo de redacción de Pueblos-Revista de Información y Debate.


Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *