El nuevo modelo educativo, un camino hacia el Buen Vivir ecuatoriano

La aplicación de políticas neoliberales en América Latina durante más de dos décadas comprometió el futuro de varias generaciones en los países de la región. El desmantelamiento del Estado y el traspaso de prestaciones al sector privado conllevaron la mercantilización de servicios estratégicos para la modernización y el desarrollo del continente. En el caso ecuatoriano, la entrega del sistema de educativo a manos privadas y la ausencia de un ente regulador degradaron especialmente las instituciones de educación superior que, incluso bajo modalidades de negocio familiar, ofrecían títulos de escaso valor académico.

La aprobación de la Constitución de 2008 marcó la ruptura con un modelo que había dejado tras de sí la luctuosa “Década Perdida”, nombre con el que se denomina a la época en la que, países como Ecuador, tuvieron que abandonar la inversión pública para sufragar los intereses generados por los préstamos de los organismos financieros internacionales. Con el Buen Vivir de la cosmovisión andina como horizonte, se hacía urgente la modernización de varios sectores estratégicos para superar el atraso endémico que azotaba al país, principalmente, la educación, la sanidad y la infraestructura vial.

A los tres años de la llegada al gobierno del movimiento Alianza País, se aprueba en Asamblea Legislativa la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES). La norma se convierte en la hoja de ruta para situar a Ecuador a la vanguardia de la región en materia educativa, tras años reportando los peores índices de América Latina en distintas categorías. A través de la LOES se crean los organismos públicos que rigen el Sistema de Educación Superior: el Consejo de Educación Superior (CES) y el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CEAACES). Entre las tareas más urgentes que asume el CEAACES, y que a día de hoy continúa creando controversia, se sitúa la acreditación de las universidades en distintas categorías en función de los avances obtenidos en diversas áreas, como infraestructuras, investigación, publicaciones académicas, cualificación docente o vinculación con la comunidad, entre otras. El modelo de acreditación suspendió a las conocidas como “universidades de garaje” y, en el momento actual, obliga a las instituciones de educación superior a la superación de evaluaciones periódicas. En caso de no aprobar, las entidades pierden la concesión de su licencia, o bien, son obligadas a eliminar de su oferta a las carreras que no superen los parámetros.

educacion2-yachay_web

Yachay, Ciudad del Conocimiento

En la provincia de Imbabura, a dos horas de Quito, se sitúa Yachay, cuya traducción en kichwa es “conocimiento”. El proyecto estrella de la Revolución Ciudadana en esta área empezó su andadura en el año 2014 con el objetivo de impulsar la conversión de Ecuador hacia una economía intensiva en conocimiento y situar al país a la altura de los mejores centros de investigación a nivel internacional, y todo, en pocos años. Precisamente, la divergencia en relación a los tiempos, retiró del cargo al español Fernando Albericio, quien, siendo rector de la institución, manifestó públicamente sus dudas acerca de la posibilidad de que Yachay pudiera lograr a corto plazo las metas y las expectativas que la Revolución Ciudadana había creado sobre el proyecto.

La Ciudad del Conocimiento es un foco de atracción para investigadores internacionales de alto nivel que son invitados por agencias “cazadoras” de talentos. No en vano, y en coherencia con su papel en el impulso de la nueva matriz productiva, Yachay absorbe un presupuesto millonario directamente del gobierno. La ciudad prevé convertirse en el corto plazo en un centro de conocimiento que el que se vinculen la primera Universidad de Investigación de Tecnología Experimental, institutos de investigación y empresas de innovación tecnológica. Como era previsible, las universidades politécnicas con cierta trayectoria en el país critican la desorbitada magnitud del proyecto, ya que la inversión que requiere la creación de una ciudad a partir de cero, podría haberse dirigido a los proyectos de investigación que estas universidades ya tienen en marcha, o incluso, a los que no se ejecutan por falta de financiación.

La apuesta por la formación de jóvenes talentos

La apuesta por el talento humano como vehículo para la transformación del país se evidencia en un apoyo financiero que sitúa a Ecuador a la altura de países como Alemania en relación al número de becas por habitantes. La Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senecyt) gestiona un sistema de becas dirigido a estudiantes que inician su grado, pero también a titulados que deseen continuar estudios de postgrado y, de esta manera, lograr el objetivo de aumentar la cualificación docente en los centros de educación superior.

En el nuevo modelo de educación superior, un sistema electrónico de admisión permite el acceso a las carreras ofertadas por una treintena universidades públicas. Cada estudiante selecciona una serie de opciones por orden de preferencia, sin que quede garantizada la asignación de la primera elección realizada. Antes de que se pusiera en marcha este sistema, las universidades llevaban a cabo su propia selección con criterios no siempre transparentes, según las críticas lanzadas por el oficialismo. La retirada de este sistema de acceso fue una de las demandas presentadas por los movimientos indígenas durante las protestas del pasado año, a pesar de que los datos confirman el aumento de la matrícula de estudiantes indígenas y afrodescendientes en las universidades públicas.

El reconocimiento del carácter intercultural y plurinacional del Estado ecuatoriano en la Constitución de 2008 se traslada al ámbito de la educación en forma de escuelas interculturales en aquellas zonas con una alta tasa de población indígena. En estos colegios, los niños y niñas aprenden las lecciones en español y en kichwa, alcanzando de esta manera la que fuera una reivindicación histórica del movimiento indígena a lo largo del siglo XX como estrategia para la preservación de su identidad.

educacion1-unidades_milenio_web

En relación a la educación primaria, las denominadas Unidades Educativas del Milenio son otro de los buques insignia del nuevo modelo educativo destinado a hacer realidad el Buen Vivir ecuatoriano. Las cincuenta y nueve escuelas del Milenio que actualmente funcionan por todo el territorio nacional cuentan con nuevas infraestructuras y últimas tecnologías. La mayor parte de ellas se encuentran en zonas históricamente deprimidas y tienen por objetivo la universalización en el acceso a la educación primaria en niños y niñas, de acuerdo a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La importancia que la Revolución Ciudadana ha asignado al modelo educativo como estrategia para la transformación del país ha ocasionado que lo que podrían considerarse como asuntos internos de las universidades –tanto públicas como privadas- adquieran notoriedad pública y entren a formar parte del debate social. El caso más reciente es el de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB) con sede en Quito. La Universidad, con veinte años de recorrido y presencia en otros países de la región, eligió como rector a César Montaño, quien obtuvo su título de doctor en esta misma universidad. La LOES prohíbe la designación como rectores a personas que hayan obtenido su título en el mismo centro al que se postulan, lo que llevó al Consejo de Educación Superior a emitir una resolución en la que desconocía la designación de Montaño.

En medio de la disputa, la UASB denunció a través de su rector el acoso al que se ha visto sometida la universidad por parte del gobierno en los últimos meses y niega la legitimidad del CES para emitir disposiciones jurídicas que competen a los tribunales. Por su parte, el presidente de la República, Rafael Correa, acusa a la UASB de incumplir las leyes ecuatorianas, y más allá de las cuestiones de índole legal, ve la utilización del conflicto como una herramienta de oposición política. Finalmente, el rector no reconocido por el CES dio un paso atrás y decidió ceder la dirección de la entidad.


Mari Cruz Tornay Márquez forma parte del consejo de redacción de Pueblos – Revista de Información y Debate.


Print Friendly, PDF & Email

2 pensamientos en “El nuevo modelo educativo, un camino hacia el Buen Vivir ecuatoriano”

  1. Saludos desde el Portal de Comunicación Alternativa en Educación “Otras Voces en Educación” . Respetando el derecho de autoría, nos parece de interés publicar este artículo en nuestro portal y hacer las vinculaciones para que las noticias en el ámbito educativo que no tengan limitaciones de publicación, las podamos socializar en el portal, bajo los nombres de sus autores y reconociendo como fuente de noticia a “Pueblos”. Estremos atentos a sus consideraciones al respecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *