Archivo de la etiqueta: Pueblos en papel

Los olivos que daban vida en la montaña de Abu Ghnaim

La montaña de Abu Ghnaim está en Belén, en Palestina. Los propietarios de este terreno, de unos 2.580 dunums (unas 258 hectáreas), son de Belén, de Beit Sahour y de los pueblos de Um Tuba y Sur Baher. Fue ocupado por Israel después de 1967 bajo el paraguas de la Línea Verde y los Esquemas de Planificación Urbana para restringir la construcción palestina en Jerusalén Este e impedir la expansión de las comunidades palestinas de alrededor. Israel construyó un asentamiento en Abu Ghnaim llamado “Har Homa”. Levantó más 6.500 viviendas y carreteras, escuelas, tiendas, hotel y zona industrial con el fin de acoger entre treinta y cuarenta mil colonas y colonos judíos.[1]

El derecho inalienable al retorno de la población palestina

Durante seis semanas, del 30 de marzo al 15 de mayo, el pueblo palestino participó en la Gran Marcha del Retorno. Esta acción pacífica, que forma parte de una movilización masiva de la sociedad palestina en su conjunto sin ningún liderazgo político concreto, culminó el 15 de mayo, fecha en la que el pueblo palestino conmemora la Nakba (en árabe ‘Catástrofe’), la expulsión masiva sufrida de su tierra originaria entre los años 1947-1949, de lo que posteriormente desde 1948 se ha denominado el Estado de Israel.

España vuelve a la mina

En los últimos años se ha producido un resurgimiento de la minería escenificado en grandes proyectos de extracción a cielo abierto y en un sinfín de solicitudes de investigación. Una ley que data de 1973 y una Unión Europea con millones de euros destinados al sector son el soporte de una realidad que cada vez tiene más contestación ciudadana.

Palestina: del Apartheid a la resistencia del BDS

Pocos lugares del mundo concitan tanta atención como Palestina. Un territorio pequeño que a lo largo de la historia ha sido escenario de importantes empresas de conquista y del surgimiento de religiones masivas como el judaísmo, el cristianismo y el islam. Todo ello, sin embargo, en un proceso de enorme intercambio, porque Palestina nunca fue el centro de un imperio, ni el lugar exclusivo de un determinado pueblo, sino un punto de contacto intercontinental en el que el flujo migratorio fue la constante. Lejos de cualquier reivindicación étnica, la población palestina es precisamente la enunciación, en términos políticos, de una identidad que asume una historia de mezcla.

Patricia Carrillo, activista del Movimiento Manuela Ramos de Perú: “En cuanto a las esterilizaciones forzadas tenemos que hablar de impunidad porque hasta ahora las mujeres no han recibido justicia”

Patricia Carrillo es coordinadora del programa de Sexualidad y Autonomía Física del Movimiento Manuela Ramos de Perú[1]. En esta entrevista reflexiona sobre las esterilizaciones forzadas en el contexto del indulto a Fujimori y el peligro de impunidad que, como recalca: “significa una re-victimización para estas mujeres que esperan justicia hace más de veinte años”.

Tierra y mujeres libres en Venezuela

La subvaloración de la fuerza de trabajo oculta en el término ‘ama de casa’ esconde jornadas de más de doce horas diarias para las mujeres campesinas venezolanas: cuidado y crianza, atención del conuco[1], cría de animales, recolección y preparación de alimentos. La posesión y uso de la tierra es un elemento central para la autonomía económica de las campesinas, de ahí que estén presentes en los procesos históricos de lucha, resistiendo en primera fila la mercantilización de la agricultura y la consecuente expulsión del pueblo campesino de sus territorios.