Archivo de la etiqueta: José Alberto Andrés Lacasta

‘La vida es sueño’… y el Teatro del Temple es Teatro

Los festivales o certámenes veraniegos concentrados de teatro clásico se han convertido y consolidado en un particular y feliz fenómeno cultural con categoría de evento de importante repercusión cultural y casi sin parangón respecto a otro “tipo” de teatro. En primer lugar se encuentran los referentes absolutos del tema, los festivales de Mérida y Almagro, seguidos de un buen e interesante ramillete de convocatorias como Olite, Olmedo, Cáceres, Alcalá de Henares, Alcántara, Sagunto, Peñíscola, Toledo, Castillo de Niebla o Chichilla de Monte-Aragón, por citar algunos.

Pedro Piñeiro, director del Festival Ecozine: “No podíamos hablar de medioambiente sin abordar otros aspectos que son políticos, como las relaciones de género, norte-sur, migraciones y personas refugiadas”

El Festival EcoZine acaba de celebrar su décima edición, que lo consolida como uno de los festivales de cine medioambiental más reconocidos y prestigiosos del sur de Europa. EcoZine es conocido como el punto de encuentro internacional más codiciado para presentar las nuevas producciones relacionadas con la ecología y el medio ambiente, tanto por parte de cineastas, productores y distribuidores como de medios de comunicación especialistas, críticos y programadores. Es, al mismo tiempo, una cita inexcusable de cine de actualidad para grupos y colectivos activistas y, sobre todo y fundamentalmente, para el público en general interesado en descubrir otro cine al margen de los circuitos convencionales, con un alto grado de calidad, originalidad y compromiso tan necesario como revelador.

Oriente, cultura emergente, novela gráfica y grietas

En la última década el nivel ascendente de consideración literaria, artística y también documentalista del tebeo y la novela gráfica han pasado a ocupar un espacio altamente preeminente dentro de la panoplia de registros culturales del momento. Este consolidado auge podría parecer casi un oxímoron en esta coyuntura donde el formato literario tradicional del papel se encuentra en lucha con el limbo tecnológico del libro electrónico; donde la forma y negocio de producción, exhibición y consumo del audiovisual está relegando las salas de cine a espacios cada vez más arrinconados por la aplastante impronta de inmediatez y portabilidad que conllevan las nuevas tecnologías y redes de comunicación; o donde el teatro y la danza pelean entre estertores por mantener su cuota de espacio, abolengo y dignidad mientras el modelo de negocio se acota y reduce de manera desgraciadamente inexorable.

Wajdi Mouawad y la tetralogía del dolor

Wajdi Mouawad (Líbano 1968) una mañana escuchó gritos y disparos en la parada de autobús que se situaba enfrente de la casa familiar en su maltrecha Beirut natal; subió a la azotea de su edificio y desde allí vio lleno de terror cómo un autobús a rebosar de refugiadas y refugiados palestinos era acribillado a balazos por las milicias cristianas y posteriormente incendiado. Ese autobús permaneció humeante y lleno de muerte durante muchas horas delante de su casa sin que nadie pudiese acercase ni a socorrer ni a parapetar con sábanas el espectáculo de semejante infamia, por miedo a correr la misma suerte que la de los desdichados refugiados. Esta trágica imagen viene persiguiendo a este autor a lo largo de su vida y se ha convertido en uno de los ejes que ha siempre ha sobrevolado su brillante carrera como actor, dramaturgo y director de escena.

Leer a… Hervé Guibert. El pudor y el impudor de la generación literaria del sida

El próximo 27 de Diciembre se cumplirá el 25 aniversario del fallecimiento a los 36 años de edad de Hervé Guibert (París 1955 - Clamart 1991), escritor, dramaturgo, periodista, pintor, fotógrafo, performer y videoartista. Guibert forma parte destacada de la denominada coloquialmente “Generación del sida” que aglutinó a un grupo de artistas, literatos, cineastas, filósofos e investigadores sociales, que mediante su obra y su activismo político dieron luz, crítica y acción pública al devastador problema sanitario y social que esta enfermedad puso en evidencia en la década de los 80 y 90.

PUEBLOS 71 – CUARTO TRIMESTRE DE 2016

La Economía Social y Solidaria (ESS) es una economía de personas. Y se hace de, desde, por y para las personas. Esta afirmación que a priori puede parecernos un epíteto, tiene sin embargo hoy más sentido que nunca en este sistema hiperfinanciarizado, donde todo son índices y dividendos que no “olemos”, donde las páginas salmón son códigos cifrados de difícil comprensión y las cuestiones económicas asuntos de expertos, por más que sus decisiones nos afecten en lo más profundo de nuestras vidas.