Archivo de la etiqueta: estado español

La ‘República catalana’ y la transformación de España

El 10 de octubre de 2017 pasará a la historia: fue el día en que el pueblo de Catalunya, melancólica más que solemnemente, se hizo República (como Castilla, España) y proclamó, en diferido, el fin del régimen político español instaurado en la tutelada transición. Tiempos de cambio se avecinan en el Reino y para el Reino, porque cuando la democracia se expresa tan nítidamente en la firme voluntad de un pueblo, en la inquebrantable y permanente acción-reflexión-acción sociopolítica noviolenta, y en la transversalmente organizada participación ciudadana e institucional, no hay forma humana de mantener, sin alteraciones significativas, el statu quo vigente.

Euskararen biziberritzea: ezina ekinez egina

UNESCO erakundearen arabera, mende honetan munduko hizkuntzen erdiak baino gehiago gal litezke. Hizkuntza bat galtzen denean, harekin batera herri baten ikuskera ere galbidean geratzen da. Hizkuntza bat ez galtzeko, ezinbestekoa da hiztunak harro egotea euren mintzairaz. Baldintza hori beteta, jarraian etorriko dira gainerakoak (transmisioa, erabilera, plangintzak...). Gurera etorrita, euskarak Euskal Herriaren izaeran eta nortasunean duen garrantzia itzela da. Ezin da ulertu Euskal Herria euskararik gabe; gure hizkuntza da, eta ez da beste inon erabiltzen. Haren biziberritzea euskal herritarron esku egon da, dago eta egongo da.

Justicia privatizada. Los tribunales de arbitraje al servicio de las empresas transnacionales

¿Será que es posible que las compañías multinacionales puedan llevar ante la justicia internacional a Estados soberanos cuyas políticas puedan tener un efecto restrictivo sobre sus beneficios y sean contrarias a sus intereses privados? Y tanto que sí: esa es, precisamente, la función que desde hace varias décadas cumplen los tribunales de arbitraje como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI).

Capitalismo y fronteras

Las políticas migratorias de la Unión Europea (UE) y de sus diferentes Estados miembros responden principalmente a motivos económicos y el Estado español no es una excepción. Actualmente y desde hace algunos años, debido a la crisis económica que planea sobre la UE, la consigna aparentemente ha sido cerrar a cal y canto las fronteras exteriores de la fortaleza europea para que el otro, la diferente, el extraño, la desconocida, la desechable y, últimamente, el bárbaro, no consiga entrar en nuestros países. Esto no siempre ha sido así, ya que cuando hemos necesitado mano de obra barata, como por ejemplo en el boom del ladrillo español, el control de las fronteras y de la estancia de las personas migrantes ha sido mucho más laxo y se han fomentado desde los Estados del “club Schengen” situaciones de ilegalidad y explotación para no frenar el crecimiento económico.