Archivo de la etiqueta: campesinado

El campesinado del Catatumbo alerta: No somos el problema, somos parte de la solución

En un momento de la historia en el que la humanidad se enfrente a la crisis climática, al agotamiento de los recursos para sobrevivir, a la pérdida del valor y el sentido de la vida misma, cuando todo se convierte en una mercancía desechable, cuando la riqueza infame de unos pocos es la principal enfermedad que mata millones de personas, nos preguntamos si existen alternativas al final de este camino o si, por el contrario, estamos condenados al exterminio.

Pueblos 74 – Tercer trimestre de 2017

¿Hacia dónde va el mundo con Trump? Más allá de sus éxitos o fracasos puntuales, de sus bravuconadas y choques con la realidad, Trump es el abanderado de la nueva derecha ante la cual nos estamos ya enfrentando y, sobre todo, nos enfrentaremos en las próximas décadas, también en Europa. El Brexit, el golpe parlamentario en Brasil, la ofensiva colonial de la Troika sobre Grecia o el gobierno violento en Filipinas, entre otros muchos casos, son síntomas que apuntan a una profunda crisis del capitalismo universalista vigente durante la II Guerra Mundial, ante el que se posiciona otro capitalismo de guerra, sin caretas ni retórica, que representan Trump y compañía.

Tierra y reforma agraria: Propuestas desde el Sindicato de Obreros del Campo- Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras

Andalucía ha sufrido históricamente una injusta distribución de la tierra derivada del modo en que se configuró la Andalucía moderna. La ocupación y la guerra de conquista, así como el reparto de tierras por derecho de conquista dieron lugar a un modo desigual de propiedad que conocemos como latifundismo y que se da fundamentalmente en la zona del valle del Guadalquivir. Desde las primeras décadas del siglo XIX, las reformas liberales y especialmente tras las desamortizaciones (procesos de privatización de tierras sobre todo comunales y propiedades eclesiásticas) las primeras manifestaciones del malestar rural por la penetración del capitalismo agrario en el campo tuvieron que ver con la expropiación de tierras comunales y con la privatización de tierras que hasta entonces eran propiedad de los ayuntamientos. Durante todo el siglo XIX y hasta el primer tercio del XX Andalucía vivió una serie de episodios de movilización social, especialmente tras la revolución gloriosa (1868-1874) y durante el trienio bolchevique (1917-1920), en los cuales el eje fundamental de la movilización fue el reparto de la tierra, es decir la distribución del trabajo y de la riqueza. En ese sentido con la proclamación de la II República una de las cuestiones prioritarias para los Gobiernos fue una legislación en política agraria que modernizara la agricultura andaluza y española y que mejorara la desigual distribución de la tierra.

El desafío en la interpretación e implementación de las directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y el bosque en América Latina

Desde el 2009, los movimientos para la soberanía alimentaria han logrado tener una influencia notable sobre la política internacional gracias a que han ampliado su participación en los espacios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En particular, las directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de tierras, pesca y bosques[1] o “Directrices de Tenencia” (DT) forman un acuerdo histórico a nivel internacional sobre cómo se deben gestionar los derechos de tenencia y acceso a la tierra, la pesca y los bosques. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) las DT tienen el propósito de ofrecer un esquema y buenas prácticas que puedan ser empleadas por los Estados en sus procesos legislativos y en la definición de sus formas de administración[2].

Políticas agrarias, movimientos sociales e investigación militante

Los debates políticos y la investigación académica sobre el mundo agrario han sido un tema central en las ciencias sociales durante el siglo pasado. Muchos estudios clásicos de política agraria se han centrado en comprender qué campesinado tenía más probabilidades de participar en políticas y revoluciones radicales para cambiar sus condiciones. Con el auge del neoliberalismo en los 80, el final de la guerra fría y el colapso de los experimentos socialistas, diferentes tipos de movimientos agrarios empezaron a emerger a lo largo del mundo.