Archivo de la etiqueta: alternativas

Cambio climático: ¿vamos en serio o no hay para tanto?

Sabemos que el cambio climático ya no es un suceso del futuro, sino una realidad que se nos cuela a ritmo vertiginoso, si medimos el tiempo a escala histórica. Según Naciones Unidas, en 2017 ya había más de 64 millones de personas consideradas refugiadas climáticas, aunque las estimaciones para 2050 las sitúan entre 250 y 1.000 millones, según los posibles escenarios.

Decimos ‘hasta siempre’ haciendo comunicación crítica

El número más antiguo que conservamos de Pueblos es de mayo de 1998, aunque la revista comenzó su andadura tres años antes. Sumergirse en una hemeroteca con las fechas bien presentes es siempre exponerse a un revoltijo de emociones, entre imágenes, datos, declaraciones, líneas estéticas que vienen y van, augurios errados vergonzantes y profecías cumplidas que nos llevan a repetir en cadena “ya lo decía yo”. Echando un vistazo a este primer número del archivo, que tiene algo más de veinte años, sentimos un escalofrío desde la primera línea: “Contra la militarización de las conciencias”, “Carrera de armamentos…”, “Los inmigrantes como víctimas de la globalización”, “El Frente Sandinista ante su Congreso”, “Irak: crisis permanente”, “Aportaciones a una reflexión sobre los movimientos sociales”.

Unidos San Agustín Convive: modelo de economía popular en Venezuela en tiempos de guerra económica

San Agustín se conoce como la parroquia musical de Caracas. Con raíces afrodescendientes venidas sobre todo de la selvas mirandinas de Barlovento, de su tradición nacieron hitos de la música venezolana como el Grupo Madera. No hay esquina, escalera, calle o rincón de sus barrios en los que no se oiga la salsa, el tambor. Agrupaciones culturales, escuelas de música, danza y teatro, dan cuenta hoy de una poderosa historia de resistencia que data de sus mismos orígenes, cuando sus primeros pobladores ocuparon esas tierras, levantaron sus viviendas contra viento y marea, sin apoyo de nadie, contra el poder, y se organizaron luego para resistir desalojos, salir victoriosos de esas luchas y mantenerse de pie durante décadas de abandono, pobreza, represión y opresión del capitalismo dependiente.

Comunicar para liberarnos: la necesidad de visibilizar las acciones que promueven el bienestar común

Sin darnos cuenta muchas veces, vivimos sometidas a una serie de ideas, conceptos, normas e imágenes que nos manipulan, confundiéndonos con verdades autorizadas y modelos impuestos. Asumir que la enajenación es una carga de la cual es preciso desembarazarnos es un paso que posibilita liberarnos de ella. En este artículo hablamos de una propuesta en construcción que busca contribuir a la emancipación transformando las relaciones sociales, tomando como punto de partida que en la cultura dominante padecemos una grave enajenación, es decir, estamos fuera de nosotras mismas.

Empresas recuperadas y cooperativas en Argentina. La economía en manos de quienes trabajan

“Aprendimos un montón de tareas y adquirimos muchas habilidades que no hubiésemos desarrollado sólo obedeciendo”, dice Ernesto González, trabajador fundador de la cooperativa gráfica Chilavert. Corría el año 2002. Aún golpeaban en el rostro de las clases medias y bajas de la Argentina las esquirlas del estallido de la Convertibilidad, modelo económico instaurado a comienzos de los noventa bajo la tutela del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos internacionales de crédito, que estalló el 19 y 20 de diciembre con millones de personas en las calles, 38 personas asesinados por la represión policial, la declaración del Estado de sitio y la huida en helicóptero del presidente Fernando De la Rúa.

¿Tiene futuro el metabolismo industrial?

¿Cuáles son las materias primas de la economía industrial? Desde el punto de vista energético, los combustibles fósiles, y, desde el material, una pléyade de elementos que abarcan casi toda la tabla periódica. Sin embargo, la disponibilidad a corto plazo va a ser decreciente y, en el caso de la energía, cada vez habrá que invertir más para conseguir cantidades menguantes. Se impone, por tanto, alcanzar una economía circular, que utilice pocos recursos, genere residuos que se integren en el medio y funcione de manera lenta, adaptándose a los ritmos ecosistémicos.