La cooperación lingüística en el ámbito de la cooperación internacional: el caso de Santo Tomé y Príncipe

Cuando en 1975 Santo Tomé y Príncipe consiguió la independencia de Portugal, el portugués reafirmó su peso en el ámbito educativo, en las instituciones y en los medios de comunicación. Desde la cooperación internacional, que a menudo pone en un segundo plano estas cuestiones, es posible abarcar la protección y revitalización lingüística, lo que incidiría no solo en el ámbito cultural, sino también en el social, en la igualdad de género y en el medioambiente.

Como plantea Txema Abarrategi Garaigordobil en el artículo publicado en este mismo medio en 2016 “Un acercamiento a la identidad de la cooperación. La cooperación lingüística como clave para la soberanía cultural”, el ámbito de la cooperación ha dejado de lado la defensa de las culturas y lenguas, a menudo consideradas un obstáculo para la evolución de una sociedad.

Este artículo se inspira en dicha publicación, que defiende el trabajo en favor de las lenguas minoritarias como herramienta para evitar la discriminación y exclusión social de sus hablantes, citando el trabajo realizado en Euskal Herria en favor del euskera. En este caso, se  aplican los fundamentos de Abarrategi a la realidad de Santo Tomé y Príncipe (África) para señalar la importancia de abarcar la protección y revitalización lingüística en proyectos de cooperación internacional.

Santo Tomé y Príncipe es un país desconocido, a menudo olvidado incluso en los mapas, que se sitúa en el golfo de Guinea, sobre la línea del ecuador. Son las islas del café y el cacao, pero también son las islas de Babel: solo en la isla de Santo Tomé conviven junto con el portugués (la única lengua oficial) otras tres lenguas criollas: caboverdiano, angolar y forro, siendo este último autóctono[1].

El portugués es la única lengua oficial de Santo Tomé y Príncipe. Aunque no esté recogido de este modo en la Constitución del país, en este documento ni siquiera se nombran los criollos[2]. Los comunicados e intervenciones del gobierno siempre son en portugués y esta es también la lengua habitual de los medios de comunicación[3].

Esta situación se arrastra desde el pasado colonial del país, en el que el portugués era la lengua dominante y se consideraba como una de las condiciones indispensables para conseguir algún privilegio administrativo o social. Las lenguas criollas no tenían ningún valor y, aunque no llegaron a desaparecer, no solían utilizarse frecuentemente por miedo a las consecuencias.

Marginal, Santo Tomé. Fotografía: Maria Montroy Ferré.

 

Santo Tomé y Príncipe consiguió la independencia de Portugal en 1975 y entonces el portugués se reafirmó como lengua oficial exclusiva en la educación y en todos los contextos comunicativos. De esta forma, la estigmatización de los criollos no se superó y esto impidió una identidad criolla ligada a sus lenguas. También supuso una disminución de algunos elementos de identidad de tipo cultural o religioso[4].

Cabe destacar, además, que al contrario que en la mayoría de países africanos, en Santo Tomé y Príncipe algunas personas ancianas viven en riesgo de exclusión, si no marginadas por motivos religiosos y culturales. A veces, incluso son maltratadas por parte de vecinos o familiares, tanto física como psíquicamente[5]. Generalmente son estos ancianos y ancianas, junto con personas procedentes de las áreas más rurales, quienes mantienen el criollo forro, que se encuentra en riesgo de desaparición[6].

Si tomamos como punto de partida la siguiente frase de Abarrategi, “El camino de la discriminación y de la marginación comienza con el desarraigo de las culturas originarias”, podemos entender claramente el papel que podría jugar la cooperación lingüística en el caso de Santo Tomé y Príncipe: al devolverle al criollo forro el tratamiento que merece, el prestigio cultural de sus hablantes también podría mejorar y, por tanto, sería un primer paso hacia la sensibilización de la población respecto a los ancianos.

Además, la cooperación lingüística podría abarcar otros aspectos como, por ejemplo, el empoderamiento de las mujeres, que suelen ser clave en la transmisión de la lengua y cultura propias, o también en la sensibilización con el medio ambiente, pues es en la lengua donde se encuentran los conocimientos ecológicos más profundos que las comunidades han acumulado durante siglos[7].

Así pues, tomando Santo Tomé como ejemplo, la cooperación lingüística nos permitiría trabajar en la mejora, no solo de la situación de la lengua como bien cultural, sino en la de las mujeres, personas ancianas y su entorno natural.

Dado que este tipo de estrategias dieron resultado en Euskal Herria[8], todo indica que podrían funcionar también en otros países, siempre que se tengan en cuenta sus realidades sociales y culturales, idealmente en colaboración con otras organizaciones con experiencia en este campo de trabajo, que nos permita dirigir nuestra labor correctamente; o bien con otro tipo de organizaciones que tengan interés en mejorar la calidad de vida, igualdad y felicidad de las minorías sociales de cualquier país del mundo.

Ya que entendemos que los derechos humanos forman parte de la justicia social, resulta evidente la necesidad de plantear proyectos para las minorías étnicas o culturales. Y no sería posible hacerlo sin tener en cuenta su realidad lingüística.

En definitiva, si por cooperación internacional entendemos la colaboración entre diferentes actores para conseguir ayudar a otros países a impulsar el desarrollo de sus habitantes en todos los aspectos de su vida, no es descabellado pensar que el ámbito lingüístico tiene espacio para ser uno de estos actores, y que tendría en sus manos el objetivo de conseguir empoderar cultural y lingüísticamente a las minorías, asegurarles la igualdad de oportunidades y derechos y sensibilizar al resto de la población en el respeto y valoración de estas comunidades.


Maria Montroy Ferré es licenciada en Traducción e Interpretación por la Universitat Jaume I de Castelló. Es voluntaria de Cooperación Bierzo Sur y está realizando un doctorado sobre la traducción audiovisual y la cooperación en Santo Tomé y Príncipe.


BIBLIOGRAFÍA:

  • Abarrategi Garaigordobil, Txema (2016): “Un acercamiento a la identidad de cooperación. La cooperación lingüística como clave para la soberanía cultural”; en Revista Pueblos, nº 70. En línea: http://www.revistapueblos.org/blog/2016/07/28/un-acercamiento-a-la-identidad-de-la-cooperacion-la-cooperacion-linguistica-como-clave-para-la-soberania-cultural/
  • Bacelar Gouveia, Jorge (1993): Constituição da República Democrática de S. Tomé e Príncipe (p.283-319). As constituições dos estados lusófonos. Editorial Notícias.
  • Hagemeijer, Tjerk (2009): As Línguas de S. Tomé e Príncipe (p.1-27). Revista de Crioulos de Base Lexical Portuguesa e Espanhola 1.1.
  • Mata, Inocência (2004): A voz e vez de a língua entrar na festa da independência (p.44-45) A suave pátria:reflexões político-culturáis sobre a sociedade São-Tomense. Edições Colibri. Ed. Fernando Mão de Ferro.
  • Neves, Paulo (2009): Estórias de Vida. ED. UNEAS (União Nacional dos Escritores e Artistas de S.Tomé e Príncipe).
  • Ribeiro de Souza, Luciana (2015): São Tomé e Príncipe em dois momentos identitários. (Quinta seção: discurso, língua, pátria e ensino). Cadernos de Pós-Graduação em Letras (Mackenzie), vol.15, n.1.

NOTAS:

[1] Hagemeijer, 2009; Ribeiro de Souza, 2015, Gonçalves & Hagemeijer, 2015.
[2] Gouveia, 1993.
[3] Hagemeijer, 2009.
[4] Gonçalves & Hagemeijer, 2015 & Ribeiro de Souza, 2015.
[5] Neves, 2009; Valverde, 2000; Espírito Santo, 2009; Muñoz-Torrent, 2015.
[6] Hagemeijer, 2009;Mata, 2004; Ribeiro de Souza, 2015, Gonçalves & Hagemeijer, 2015.
[7] Abarrategi, 2016.
[8] Abarrategi, 2016.


Print Friendly, PDF & Email

4 comentarios sobre “La cooperación lingüística en el ámbito de la cooperación internacional: el caso de Santo Tomé y Príncipe”

    1. Es cierto lo que dices, pero el artículo no habla de que la Constitución recoja ninguna lengua oficial. Dice, por un lado, que el portugués es lengua oficial, sin entrar en más detalles, porque no es la lengua objeto de estudio en este caso; por otro lado, que en la Constitución no se nombran los criollos.

    1. Es cierto lo que dices, pero el artículo no habla de que la Constitución recoja ninguna lengua oficial. Dice, por un lado, que el portugués es lengua oficial, sin entrar en más detalles, porque no es la lengua objeto de estudio en este caso; por otro lado, que en la Constitución no se nombran los criollos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *