El nuevo virus patógeno de la economía española

La economía española se ha basado en el último decenio en la conocida “dieta mediterránea”, cuyos ingredientes principales eran el 'boom' urbanístico, la exportación, el turismo y el consumo interno, fórmula que creaba excelentes platos minimalistas, de apariencia altamente sugestiva y precio desorbitado pero vacíos de contenido culinario y con fecha de caducidad impresa (2008), debido al estallido de la burbuja inmobiliaria y el hundimiento del castillo de naipes de la economía española.

A pesar de las palabras del vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, de que “la economía española ofrece signos de un cambio de tendencia en el 2013 que permiten apreciar algunos brotes verdes, aunque frágiles”, se estaría larvando en el mercado un nuevo virus patógeno, (el DDD), con un ADN dotado con las tres enzimas D (Deuda desorbitante, Deflación en ciernes y Desempleo estratosférico) que podría derivar en una plaga que podría acabar por arrasar con todo rastro de brotes verdes en la economía española.

Deuda privada

El director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, José Viñals, ha subrayado durante la presentación del informe del FMI sobre Estabilidad Financiera, que “la abultada deuda empresarial de los países periféricos europeos puede afectar al sistema bancario a través de pérdidas en los préstamos a empresas”. Según Viñals, “cerca del 40% de la deuda en España está en manos de empresas que serían incapaces de hacer frente a sus deudas a medio plazo a menos que hagan ajustes como una reducción de la deuda, de los costes operativos o de los gastos de capital, (debt overhag, en inglés), lo que, sumado a la debilidad de los bancos españoles, provocará que el crédito siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés.

Así, según el Informe Mundial de Estabilidad Financiera (GFSR, en inglés), el ratio de deuda sobre EBITDA de las empresas españolas( cifra que se obtiene tras dividir la deuda total de las empresas por sus ingresos operativos sin restarles los intereses de la deuda, amortizaciones o impuestos), sería del 5,5, muy por encima del listón del 3 establecido para indicar dificultades en el mantenimiento de la solvencia de las compañías.

Además, resalta en su informe el complicado escenario en el que se produce el desendeudamiento de las empresas , pues “aunque el desendeudamiento es necesario, demasiados recortes de capital pueden seguir socavando las perspectivas de crecimiento en la periferia del euro” , por lo que según El Financial Times , el BCE presidido por Mario Draghi tendría ya preparado un plan de choque que podría contemplar la implementación de tipos negativos para la facilidad de depósitos, lo que obligaría los bancos de la Eurozona a pagar por dormir su dinero en el BCE.

Inestabilidad financiera

Recordar que la bajada de tipos de interés hasta el 0,25% y la continuación de la política de barra libre (LTRO) por el BCE ha aliviado los problemas de liquidez de las entidades financieras e incrementado el beneficio de las mismas debido al diferencial entre lo que deben pagar para lograr liquidez del BCE (el 0,5%) y los intereses que marcan en la adquisición de deuda de Estado (cercanos al 5%), beneficios que no han tenido traslación a la economía real en forma de financiación del tejido productivo ( pymes y autónomos), sino que se han destinado a la refinanciación de las grandes empresas y los pagos de intereses de deudas contraídas.

Por otra parte, según cincodias.com, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés) anunció que los tests de estrés del 2014 computarán como riesgo toda la cartera de deuda pública y que los títulos de la cartera de vencimiento (aquellos que la entidad no tiene pensado vender, sino mantenerlos hasta que el Estado redima la deuda) se someterán a un cambio en su ponderación riesgo, con lo que la decisión de la EBA ya coloca en una tesitura delicada a la banca española cuya cartera de vencimiento a cumula 246.733 millones de euros en deuda pública, según los datos de octubre de 2013 del Tesoro, lo que tendrá como efectos colaterales una posible constricción de sus ganancias y por ende del reparto de dividendos e impedirá que el crédito siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés reales a pymes y particulares.

Ello unido a la sustitución de la tradicional doctrina económica del equilibrio presupuestario del Estado por la del déficit endémico (práctica que por mimetismo han adoptado los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas), contribuirá a que el déficit público continúe desbocado y la prima de riesgo se mantenga en niveles próximos a los 250 puntos, lo que unido a las sucesivas rebajas de la calificación de la Deuda del Estado podría incrementar las dificultades para obtener financiación exterior. Finalmente, la necesaria aplicación de políticas de racionalización de servicios y optimización de resultados acelerará las previsibles fusiones de los Bancos más expuestas a los activos inmobiliarios y el cierre de incontables sucursales hasta dibujarse un escenario de 5 grandes Bancos en el horizonte del 2.020.

¿Deflación en ciernes?

Según el indicador adelantado sobre la evolución de precios en España ofrecido por el INE, el IPC de Febrero habría caído en febrero tres décimas respecto al de enero, rozando ya escenarios de deflación ( la tasa interanual sería del -0,1%), tasa que sería la más baja desde que comenzó la serie histórica en 1.961, cumpliéndose así los temores del FMI que consideraba a España es el país con mayor riesgo de caída de precios después de Grecia. Por deflación se entiende “la caída mantenida y generalizada de los precios de bienes y servicios durante un mínimo de dos semestres”, según el FMI y conjugada con una tasa de desempleo tan bestial como la española (estimaciones del 26,9 % para finales del 2013), podría dar lugar a la aparición de un cóctel explosivo en la economía española de final incierto,(el DDD), ya que dichos factores económicos se retro-alimentan.

Así, las empresas se ven obligadas a estrechar sus márgenes de beneficios para seguir siendo competitivas, lo que les impide mantener sus beneficios empresariales así como realizar las necesarias inversiones en Bienes Equipo y que tiene como efecto secundario una congelación o reducción del sueldo de los trabajadores que hace reiniciarse la espiral deflactiva, alimentada por la subsiguiente reducción del consumo. Así, asistiremos al finiquito del consumismo compulsivo imperante en la pasada década debido a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores por la congelación de sus salarios o la dramática reducción de los mismos, lo que unido a la ausencia de la cultura del ahorro doméstico agravará la ya severa contracción del consumo interno.

Desempleo endémico

Según los datos ofrecidos por Eurostat, la tasa de paro en España en enero del 2014 habría descendido una décima, (pasando del 25,9 al 25, 8%), mejoría exigüe que no impide que España siga liderando el ranking del desempleo en la Eurozona, tras Grecia y según las estimaciones del FMI, España podría concluir el ejercicio económico del 2014 con una tasa de paro superior al 26%, citando como factores negativos la continuación de la subida de salarios en España tanto en los bienes manufactureros como en la construcción y los servicios, por lo que el ajuste económico español se habría producido mediante la caída de la producción y el incremento del paro, pero “insuficiente en el lado de los salarios hasta fechas recientes”, por lo que receta un drástico recorte de los salarios nominales (brutos) del 10% y una rebaja de las cotizaciones sociales en 1,75 puntos para crear 1,2 millones de empleos en los tres próximos años.

Por otra parte, según cccv.es, “la disminución de la inversión en Obra Pública en el Bienio 2010-2012, habría sido de 22.100 millones de euros y habría supuesto la pérdida de de 235.000 empleos , pero con una inversión en Obra Pública de Infraestructuras Pública de 10.000 millones ( equivalente al 1% del PIB ), se podrían crear 230.000 empleos nuevos, entre directos, indirectos e inducidos ya que cada millón de Euros invertido en Obra Civil generaría 12 empleos directos, 6 indirectos y 5 inducidos”. Por ello, la patronal de las grandes constructoras (Seopan) en su revista El Monitor, ha propuesto al Gobierno reactivar en el 2014 una tercera parte de las obras de infraestructura contratadas pero pendientes de ejecución,para lo que se requiere una inversión adicional de 8.000 millones euros y que supondría la creación de unos 145.000 empleos y el retorno fiscal de unos 5.000, según sus estimaciones.

Además, según un informe realizado por Asefma y la Asociación Española de la Carretera (AEC) “la crisis ha provocado que la red de carreteras presente un estado infame” (similar a la Década de los 90) y señala que “para devolver los firmes a un estado mínimamente adecuado, se necesitaría una inversión superior a 5.200 millones de euros” y dado que en el caso de España, la CE ya avaló el retraso hasta 2016 del plazo para reducir el déficit por debajo del 3 % del PIB incluido en el programa de estabilidad, dicha dilación en la fecha del déficit excesivo podría ser aprovechado para incrementar la inversión estatal en Obras Públicas.

Caso de que la Deuda Pública y privada prosigan su vuelo por la estratosfera, que los salarios sigan congelados o con incrementos inferiores al IPC,que el crédito bancario siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés reales a pymes, autónomos y particulares y no se aproveche la dilación en los plazos para reducir el déficit hasta el 2016 en incrementar la inversión en Obra Pública y reducir el desempleo, la economía española se verá abocada a un peligroso cóctel explosivo,(el DDD), cuyos ingredientes sería una deflación en los precios que impedirá a las empresas conseguir beneficios y a los trabajadores incrementar sus sueldos, una deuda privada imposible de asumir por las empresas y un desempleo estratosférico (rondando el 26%), lo que podría generar una década de estancamiento en la economía española, rememorando la Década perdida de la economía japonesa.


Germán Gorraiz López forma parte de ATTAC Navarra-Nafarroa. @germngorraizblog Los restos del naufragio.


Print Friendly, PDF & Email

Un pensamiento en “El nuevo virus patógeno de la economía española”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *