25 N: espacio/tiempo para el recuerdo

Es curioso. Por fin ha conseguido el movimiento feminista y de mujeres en Bilbao que se cree un espacio conmemorativo de la lucha contra la violencia hacia las mujeres. Será en Abando, frente a la iglesia de San Vicente, y contará con alguna escultura, se llamará "Plaza de las mujeres, 25N", aunque desde el movimiento se reivindicaba "Plaza 25N" porque la plaza no es nuestra, de las mujeres, sino que es contra la violencia que se ejerce sobre nosotras por parte de los hombres. El 25N como día para la eliminación de la violencia contra las mujeres desde 1981, va a contar con un espacio público, gracias a Miren LLona, experta feminista en la recuperación de la Historia de las mujeres y autora intelectual de la campaña.

Digo que me parece curioso, pues tras la alegría por lo conseguido, me resulta extraño. Un extraño sabor agridulce recorre mi boca y la desazón impregna mi cuerpo.

Todo espacio con escultura conmemorativo que se precie, siempre se ha realizado para recordar, por lo general para recordar algo “malo”, algo pasado, algo finalizado. Algo que queremos o pensamos que no va a volver a ocurrir. Siempre se pretende visibilizar, tener memoria de lo ocurrido y reconocer el daño hecho y esos son los objetivos planteados.

Las personas muertas habidas por guerras, conflictos, atentados o desastres, siempre se conmemoran con la intención de que aquello no vuelva a pasar. Se viven como un episodio fallido o ya superado aquí y ahora, y asumiendo que las condiciones han cambiado desde que ocurrió el hecho.

Pero este espacio, esta futura escultura que reivindicamos, resulta tremendamente extraña porque el episodio no ha terminado. El conflicto continúa. Las muertes de mujeres a manos de los hombres siguen sumando cifras cada año. Los hombres siguen matando a las mujeres. Es una realidad. No hemos conseguido parar esta guerra no declarada, no anunciada, esta guerra que las mujeres nunca comenzaron.

Sin embargo, el lugar en sí, Abando , tiene connotaciones para mi positivas. Es aquí donde se conmemora también el fin de la República de Abando y su anexión a Bilbao en 1890. Ahora en 2012 o 2013 cuando se inaugure, después de 120 años, podrá convertirse en un espacio para las mujeres, su república particular. Un lugar libre de violencia de los hombres hacia las mujeres.

Un lugar, para tocar, para oír. Una escultura donde se palpe el futuro por venir, donde se pueda ver y tocar lo que les falta a las mujeres: las letras, los números , la suavidad, la música. En definitiva el futuro de las mujeres.

Un espacio que me gustaría que fuese
para todas aquellas mujeres que sufren violencia
Para aquellas mujeres
Que no ven su futuro
Que no ven
Que les han tapado los ojos
Para aquellas
Que sienten sus manos atadas
Que sus pies no dejan huella
Que no andan la vida
Un espacio para aquellas mujeres
Sin sonidos
Sin dulces susurros
Sin caricias (o demasiadas sin amor)
Para todas las mujeres
Sin sitio
Sin habitación propia
Sin un lugar en el mundo
Para todas aquellas mujeres
Sin espacio
Sin tiempo
Sin autonomía
Que este espacio conmemorativo sea
Un espacio y un tiempo para las mujeres
Un espacio y un tiempo que ha de venir
Una república sin violencia para todas las mujeres
Una república de mujeres


Puri Pérez Rojo, coordinadora de Mugarik Gabe.

Puri Pérez Rojo forma parte del Consejo Editorial de Pueblos – Revista de Información y Debate.


Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *