EDITORIAL - PUEBLOS 35 - DICIEMBRE DE 2008

Distracciones anticrisis

En plena crisis, y llega el momento más consumista del año. En las calles de Madrid brillan ya 9 millones de bombillas que en este 2008 deben cumplir una labor de alto contenido social. A su tradicional función de estimuladores de nostalgias y deseos, se le añade la tarea de proporcionar instantes de distracción anticrisis. Se trata de que los paseantes se distraigan durante el tránsito de comercio en comercio mientras hacen acopio de los productos "básicos" para estas fechas. El efecto psicológico deseado es que, después de haberse gastado la mitad del sueldo en regalos, se queden un rato mirando esas lucecitas que les recordarán que en Navidad hay que dejarse llevar, incluso en este año de tantas dificultades. ¡Fuera preocupaciones! Por eso, a pesar de las demandas de grupos ecologistas, 4,6 millones de euros iluminan la capital española entre 4 y 6 horas al día desde el pasado 28 de noviembre.

Precisamente entonces se celebraba, aquí y en otros lugares, el Día Internacional Sin Compras, una jornada que “es algo parecido a un día de huelga del consumidor, una operación de boicot no contra un producto o una multinacional concreta, sino contra la sociedad de consumo en general, que promueve un modelo de consumo social y ambientalmente insostenible”[1]. Un modelo que es  directamente responsable de la muerte de millones de personas en el mundo… Nos relatan en el periódico que el día anterior, por ejemplo, un dependiente de los almacenes Wal Mart, posiblemente mal pagado y explotado por la multinacional, moría pisoteado en el Estado de Nueva York por cientos de consumidores deseosos de entrar de primeros en el suculento universo de las rebajas [2]. Aunque no nos referíamos exactamente a eso, perdón, nos hemos distraído…

Volvemos al periódico y en otra página leemos cómo son diferentes los estímulos que han movido a los 150.000 desplazados por el   conflicto en Kivu-Norte, en la República Democrática del Congo, donde lo que está de rebajas es el valor de la vida. Lo que no nos dicen es que el dependiente de Nueva York, sus asesinos, los desplazados del Congo y nosotros, afectados directa o indirectamente por una  crisis perpetua, estamos sujetos a esa misma estructura, la  de la explotación de unos sobre otros, la de la dominación del mercado sobre las  personas, la del sálvese quien pueda.

Pero regresemos al Congo. Si queremos saber más sobre el conflicto busquemos en la versión digital del diario El País. Junto a las noticias dedicadas a relatar la “realidad” de este lugar, una empresa anuncia que “Ahora es fácil viajar al Congo” [3]. Perfecto, otro oasis navideño. Nos dicen que desde 390 euros  ya se puede vivir una intensa  experiencia en el auténtico corazón de las tinieblas. Algo que seguramente no podrá permitirse al menos el 19’7 de la población española, un millón y medio de personas cuyos ingresos mensuales son 80 euros inferiores a esa cifra [4]. El resto, aun pudiendo permitírselo, preferíría, lógicamente, una guerra estilo Wal Mart, aun bajo el riesgo de muerte.

¿Y si ni las lucecitas, ni los sucesos del periódico, ni las guerras lejanas, ni las arriesgadas rebajas logran distraer lo suficiente al consumidor prenavideño? Seguro que la oferta es mucho más amplia y variada. En cualquier caso, siempre quedará el refugio de la televisión.


Artículo publicado en el número 35 de Pueblos – Revista de Información y Debate, diciembre de 2008.


NOTAS:

[1]: ConsumeHastaMorir:www.consumehastamorir.com
[2]: El País Digital: www.elpais.com
[3]: Ibidem.
[4]: Instituto Nacional de Estadística (INE): www.ine.es


Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *