Archivo de la etiqueta: valentin moreno

Se decía ayer… “No echen mano al monedero, no vengo a pedir dinero”[1]

Todos los días de camino al trabajo me lo encuentro en la pasarela, me da los buenos días con una sonrisa blanca y una leve inclinación de su cuerpo, entre cortés, amable y servil, y me ofrece La Farola. Nunca le he comprado el periódico. Tampoco he visto nunca que lo haga nadie. Supongo que habrá personas que, sin ningún interés por adquirir el producto que vende, le dan una limosna para ayudarle, y así va tirando.

Se decía ayer...

La vacía opinión

“De los deseos, unos son físicos y necesarios; otros físicos pero no necesarios, los terceros no son ni físicos ni necesarios, sino que se generan de la vacía opinión” (Epicuro[1], 341 a. C. – 270 a.C.) Desolados rostros serios, somnolientos y crispados, observamos nuestras máscaras en un ritual molesto, temor a ser tocado por lo desconocido[2]. La producción sin fin de nuestra civilización capitalista exige el sacrificio diario de ingentes multitudes, sujetos sin sueños ahormados en códigos de barras a los que un día trocaron deseos de vida por cachivaches tecnológicos, diariamente arrojados al Moloch del progreso.

Se decía ayer...

Utopía

“De todos modos, mi querido Moro, voy a decirte lo que siento. Creo que donde hay propiedad privada y donde todo se mide por el dinero, difícilmente se logrará que la cosa pública se administre con justicia y se viva con prosperidad. A no ser que pienses que se administra justicia permitiendo que las mejores prebendas vayan a manos de los peores, o que juzgues como signo de prosperidad de un Estado el que unos cuantos acaparen casi todos los bienes y disfruten a placer de ellos, mientras los otros se mueren de miseria”.[1]

Se decía ayer...

Rousseau y el actual “contrato social”

"La soberanía que reside en el pueblo no puede ser delegada ni alienada. La esencia de la soberanía es la voluntad general y la voluntad no puede ser representada. O bien es una o bien es otra; no hay término medio. Los diputados del pueblo no son sus representantes; sólo son sus comisarios. Las leyes que el pueblo mismo no ratifica no tienen validez; son leyes nulas". [1] Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) [1]: Rousseau (1762): El Contrato Social, libro III, capítulo XV. Citado por Godwin, William (1793) en: Investigación acerca de la justicia política. Cita tomada de la edición de Júcar de 1983.