Archivo de la etiqueta: twitter

Un paseo por el Twitter africano

La afirmación de que África sería el “continente móvil”[1] es aún más fuerte de lo que se pensaba. Algunas previsiones sostienen que el uso de Internet en los teléfonos móviles se incrementará 20 veces en los próximos cinco años, algo que supone el doble de la tasa de crecimiento en el resto del mundo. No hay duda de que la gran mayoría de las y los africanos utilizan los móviles para las actividades en línea que otros realizan normalmente en los ordenadores portátiles o de escritorio. ¿Las principales razones? Dos: la económica y la energética, ya que el acceso a la electricidad es una constante en grandes regiones del continente más empobrecido del mundo.

África, la innovación móvil

La innovación y el ingenio en la conectividad móvil están liderados por África, donde en muchas zonas no existe una red previa de telefonía fija y los celulares se hacen imprescindibles. La tecnología móvil es un factor de riqueza y desarrollo, de creatividad a la hora de solucionar problemas cotidianos y, por tanto, de innovación social. El móvil no sólo es una herramienta de comunicación sino que garantiza el acceso a recursos para la educación, a operaciones bancarias o a contenidos de la radio y la televisión.

La red rompe barreras. Periodismo ciudadano y libertad de prensa

Las redes sociales y las herramientas de la 'web 2.0' han aportado al África subsahariana un indudable avance en cuanto a libertad de prensa. La cruz de la moneda es que, debido a la todavía escasa penetración de internet en el continente, el impacto de esta novedad no está siendo todo lo transformador que podría llegar a ser. Estas herramientas hacen que no sea difícil crear un, aunque sea frágil, medio de comunicación 'online'. De hecho, la inquietud de jóvenes (y veteranos) periodistas expulsados de un mercado laboral lastrado, en la mayor parte de los países, por la precariedad, ha hecho que estas iniciativas se multipliquen.

Apunta, dispara y publica: ¿Puede la agitación en las redes sociales sustituir a la gente aglomerándose en las calles?

En la mañana del 9 de junio, una multitud se quedaba fuera, a la sombra del Hotel Hilton y del Corner House, al lado de Kimathi Street, en Nairobi (Kenia). Sus ojos estaban fijos en un hombre que se había encadenado a la estatua de Dedan Kimathi, el luchador por la libertad que después daría nombre a la calle. El manifestante, que se identificó como Dedan Kimathi Waceke, llevaba una bandera de Kenia con un sombrero con los colores nacionales y gritó que no iba a liberarse de su prisión a menos que se le concediera una audiencia con su abuela, Mukami Kimathi. Afirmaba que era el tercer nieto de Dedan Kimathi, pero que, a pesar de tan impresionante pedigrí, languidecía en la pobreza.

La tecnología para los movimientos sociales: ni caja mágica ni quimera

En los últimos tiempos la relación entre tecnología y cambio social se ha intensificado hasta niveles inimaginables. Si alguien nos hubiera interrogado en nuestra más tierna infancia sobre predicciones apocalípticas de ciencia ficción para el siglo XXI nunca hubiéramos acertado. Basta con ver las películas del género de aquella época (lo llaman “paleofuturismo”), que siempre trataban de pesadillas de control autoritario, 'cyborgs' resplandecientes y paisajes postnucleares devastados.

Reseña:

Pascual Serrano: “La comunicación jibarizada”

Queremos enterarnos de todo pero no tenemos mucho tiempo. Leemos rápidamente los titulares de las ediciones digitales de los periódicos de siempre (quizás, los mismos titulares varias veces al día), consultamos las actualizaciones de nuestros contactos en Facebook, ojeamos algunos tuits y, si hay oportunidad, buscamos completar o contrastar algo que nos haya llamado mucho la atención. El móvil vibra cerca con algún mensaje recibido y unos cuantos libros descansan pacientes en una esquina de la mesa. La información está por todos los lados pero, según la frase de El Roto, que rescata Pascual Serrano en La comunicación jibarizada. Cómo la tecnología ha cambiado nuestras mentes (Península, 2013), “gracias a las nuevas tecnologías, me informo al segundo y lo olvido al instante”.