Archivo de la etiqueta: tratados de libre comercio

TTIP y CETA, prioridades de la agenda de lucha campesina europea

El presente artículo analiza los posibles impactos de la firma del CETA y del TTIP sobre la agricultura y la alimentación en Europa. En este sentido, destacan los perniciosos efectos que la apertura a un modelo norteamericano basado en grandes fincas para el agronegocio y en una menor protección pudieran tener sobre las economías campesinas y, en última instancia, sobre la población europea en su conjunto. Debido a ello, se hace un llamado a la lucha contra la aprobación e implementación de estos acuerdos, siguiendo la estela que el movimiento campesino europeo viene desarrollando, junto a otros actores sociales, a tal efecto.

Impactos del TTIP en la agricultura y ganadería del Estado español: de la seguridad y calidad alimentaria a la comida basura

El sector agroalimentario es una parte pequeña dentro del conjunto de las negociaciones de Tratado Trasatlántico de Libre Comercio entre EEUU y la UE (TTIP). Pero, desde nuestro punto de vista, esencial y estratégico para la ciudadanía, pues está en riesgo la calidad y seguridad de nuestra alimentación diaria, un modelo alimentario y agrario sostenible de carácter social, la preservación del medio ambiente y rural, nuestra propia capacidad de decisión y por lo tanto, la soberanía alimentaria.

Pueblos 72 – Primer trimestre de 2017. Luchas campesinas para transformar el mundo

El próximo mes de julio se desarrollará en Bizkaia la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina (LVC), movimiento que aglutina a millones de campesinos y campesinas en defensa de la soberanía alimentaria. Esta propuesta política posiciona el derecho de los pueblos a decidir sobre su modelo alimentario, apuesta por la agroecología como horizonte hacia el que transitar, y se sostiene sobre las economías campesinas como sujeto económico y político de primer orden.

El “triunfo político” de las comunidades de El Salvador contra la minería

En una sentencia considerada como histórica, un órgano de arbitraje del Banco Mundial denegó a la transnacional OceanGold la demanda contra el Estado salvadoreño por impedirle la explotación de una mina de oro. El fallo ha sido recibido en las comunidades afectadas como un “triunfo político” que da nuevos argumentos para prohibir los proyectos mineros en el país que, al igual que en el resto de la región centroamericana, tratan de imponerse en los territorios a través de la violencia y el despojo.

Berta no murió, se multiplicó…

“Fui a las comunidades lenca para dar un curso sobre energías renovables, organizado por el COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras), y Berta me ofreció su casa”, relataba Gustavo Castro. “Estuvimos hablando en el porche de su casita hasta tarde; y finalmente nos retiramos a dormir. Estaba trabajando con el ordenador, en mi cama, cuando se oyó un fuerte golpe. Habían tirado la puerta de la cocina. Al momento se abrió bruscamente la puerta de mi habitación y me vi encañonado, mientras oí a Berta enfrentar a sus agresores; varios disparos y cuando quien me apuntaba a la frente hizo el gesto definitivo de disparar, me encogí instintivamente y me tiré al suelo. El disparo me atravesó la oreja y la mano con la que me tapaba la cara. Me dieron por muerto y salieron huyendo”. Gustavo Castro es un buen amigo de Chiapas, dirigente muy conocido y reconocido del MAPDER, que lucha contra las grandes presas en México. Habían pasado varias semanas, pero aún se estremecía al contarlo, allá en la embajada mexicana en Tegucigalpa, donde la embajadora, Dª Dolores Jiménez, le protegió durante más de un mes, salvándole sin duda la vida.

“Europa canalla, abre las murallas” o cómo la Unión Europea trata de compatibilizar lo incompatible

Los Estados miembro e instituciones de la UE han ratificado en 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Nueva York y la financiación del desarrollo de Addis Abeba, comprometiéndose a cumplir con la nueva Agenda 2030 y la necesidad de “ir más allá de la AOD”, para lo que afirman que van a tratar de ayudar a reorientar los ingresos nacionales, las inversiones extranjeras y los flujos financieros internacionales a estos nuevos objetivos de lucha contra la pobreza y el desarrollo sostenible. Europa se compromete con esta revisión parcial de las propuestas de desarrollo mundial para los próximos 15 años, y trata de compatibilizarla con su agenda neoliberal capitalista, que sigue otorgando poder económico y jurídico a las empresas transnacionales[1], y que es profundamente insolidaria con el bienestar y desarrollo de los países del Sur. Algo no casa.