Archivo de la etiqueta: teresa aranguren

“Toda fotografía es un certificado de presencia”. Roland Barthes

Contra el olvido. Memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948

La “no existencia” de Palestina antes del año 1948 constituye uno de los pilares del discurso sionista. Negar la presencia de sus gentes también. Echar por tierra el eslogan sionista “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” es lo que nos ha llevado a la periodista Teresa Aranguren y la fotógrafa Sandra Barrilaro a buscar en archivos y álbumes familiares fotografías previas a ese año para reunirlas en este libro.

Imaginemos que tuvieran nombre

En el año 2003 Teresa Aranguren escribió una obra de culto o, más exactamente, una obra clásica, 'Palestina, el hilo de la memoria', reeditada muchas veces y leída por innumerables lectores como se lee con los dedos el cuerpo de un niño mojado o de un amigo enamorado. En ese libro, donde la historia de la Palestina robada y martirizada se presentaba en carne y hueso, digna y real, Teresa Aranguren demostró que era no sólo la gran periodista cuyo trabajo habíamos admirado durante dos décadas sino también una gran escritora camuflada. Por eso, cuando tres años más tarde, en 2006, Constantino Bértolo publicó la primera edición de 'Olivo Roto: escenas de la ocupación', ahora felizmente reeditada por Barataria, muchos sentimos que se trataba del cumplimiento de una promesa aplazada, pues 'El hilo de la memoria', tejido con distintos olvillos, era la promesa muy concreta de un libro -precisamente- de relatos.

Después de la matanza

Dice el Gobierno israelí que la Operación Margen Protector ha conseguido sus objetivos, lo que podría hacer pensar que superar la cifra de 2.000 muertos era uno de ellos. ¿Demasiado cínico? Quizás no. Estamos tan acostumbrados a dejarnos enredar por las palabras que ya no oímos lo que dicen los hechos. Y lo que dicen de esta última matanza (¿será de verdad la “última”?) y de las anteriores en 2012, 2009, 2006, 2004, 2002, 1996, 1982... es que los muertos, el número de muertos, siempre que sean palestinos, no importa. Todas las ofensivas israelíes, en Gaza, en Cisjordania, en Líbano, se han caracterizado por un absoluto desprecio hacia las víctimas de la población palestina. Se diría que el término “civiles palestinos” no figura en el vocabulario militar israelí, quizá para el ejército israelí no hay civiles palestinos, hay simplemente palestinos. Simplemente, el enemigo.

Morir en Gaza

Ya ha ocurrido antes. Todo se repite. Israel bombardea Gaza. ¿Y qué? Todo pasa sin que pase nada. Una y otra vez. A esta matanza le precedió otra, le llamaron Pilar Defensivo, noviembre de 2012, 150 muertos, y antes fue Plomo fundido, diciembre 2008-enero 2009, 1400 muertos, y Lluvias de verano en el verano de 2006, 450 muertos, y Dias de Penitencia en septiembre de 2004, y Cinturón Defensivo en abril de 2002, en Cisjordania, 545 muertos… Una y otra vez.

Contra Palestina, primero se creó el discurso

La frecuencia con la que un tema aparece en los medios de comunicación no conlleva necesariamente un mejor conocimiento de esa realidad, pero sí genera una opinión sobre ella. En el caso de Palestina, esa opinión se traduce en un “eso no hay quien lo entienda”, “eso no tiene arreglo” o, modelo de comentario con pretensiones históricas, “eso lleva así desde tiempo inmemorial y… no hay quien lo arregle, ni quien lo entienda”. Es decir, que mejor no hacer nada. Aunque la confusión siempre favorezca al opresor.

“Vamos a contar verdades”. Comunicación, poder, propaganda y ética periodística

En el año 2004, el gobierno de Guatemala quebrantó por una vez la tradición de impunidad del poder, y oficialmente reconoció que Myrna Mack había sido asesinada por orden de la presidencia del país. Myrna había cometido una búsqueda prohibida. A pesar de las amenazas, se había metido en las selvas y las montañas donde deambulaban, exiliados en su propio país, los indígenas que habían sobrevivido a las matanzas militares. Y había recogido sus voces.