Archivo de la etiqueta: tatcher

La nueva propaganda como cambio de mentalidad

En las últimas semanas triunfa en la red Flos Mariae, un grupo musical de "chorrocientas" hermanas que cantan canciones que, al parecer, compone su madre. Son canciones que tratan el amor, el matrimonio, la familia, el esfuerzo, la maternidad y la espiritualidad desde una perspectiva católica integrista. Eso, sumado a que cantan como una almeja, provoca cierto humor en quien no comparte esa lógica. Sí, es divertido. Hasta que descubres que ese grupo es un indicio de un cambio descomunal "por aquí abajo" que puede helar la sangre. Y se te congela la risa. Este artículo, de hecho, es un intento de congelar la risa.

Propaganda berria pentsamolde aldaketa gisa

Azken asteotan, hamaika ahizpak osatutako Flos Mariae musika taldea arrakasta izugarria izaten ari da interneten. Abestiek maitasunaz, ezkontzaz, familiaz, esfortzuaz, amatasunaz eta espiritualtasunaz dihardute ikuspegi katoliko integrista batetik. Txarto abesten badute ere, horrek grazia du pentsamolde hori ez duenarentzat. Bai, barregarria da. Baina talde hori hemen behean gertatzen ari den aldaketa erraldoi baten adierazlea dela ohartzean barregura desagertzen da. Artikulu hau, izan ere, barregura ezabatzeko saiakera da.

La necedad neoliberal

En política los extremos suelen conducir al cierre de la razón y, en ocasiones, de la sensibilidad humana. Hace unas horas leí un texto de Mario Vargas Llosa ("La partida de la Dama, El País, 21/04/2013)[1] en el cual el laureado escritor hacía una suerte de elogioso obituario a la recién fallecida Dama de Hiero, Margaret Tatcher. Mientras lo ojeaba, vi como la mudez de Vargas Llosa ante los costos y víctimas de las políticas tatcheristas llegaba a alturas siderales. Recordándome que si un socialista degradado puede derivar al estalinismo, desde un liberalismo a ultranza es fácil pasar a posiciones neoconservaduras, difícilmente compaginables con la democracia y la justicia.

Capitalismo en espiral

Parte de un punto y va girando una y otra vez, dando vueltas alrededor de un centro del que a cada paso se aleja más. La espiral está presente en el diseño de la naturaleza, desde algunas moléculas a innumerables galaxias, y es, también, una de las formas más representadas por el ser humano desde sus orígenes. Cada vuelta de espiral se va construyendo ampliando la anterior. Con la evolución del capitalismo, sus crisis cíclicas y ciertas recetas “milagrosas” pasa algo semejante, y es tal vez eso lo que explica que tantas personas nos encontremos viviendo un déjà vu que nos deja con los pies helados y las tripas revueltas.