Archivo de la etiqueta: salud

Cuba: hay un país real si levantamos la lupa mediática

Los grandes medios de comunicación disparan, cada día, una completa batería de medias verdades ymitos informativos que, por repetición, han conseguido grabar en la opinión pública internacional una imagen de Cuba sesgada y estereotipada. El único país de América Latina sin desnutrición infantil severa (según UNICEF) es un ejemplo de “fracaso económico”. De la nación que más invierte en educación del mundo (según datos de la UNESCO y el Banco Mundial) apenas conocemos su literatura o sus intelectuales, pero sí a iletrados convertidos en “disidentes políticos”. Acerca de una isla que ha conseguido (sin una ley de cuotas) la paridad entre hombres y mujeres en su Parlamento nacional, nos llega una imagen estereotipada y degradante de sus mujeres, creada por la misma prensa que en Europa (curiosamente) vive del lucrativo negocio de la publicidad de la explotación sexual.

Una alimentación adicta al petróleo

Comemos petróleo, aunque no lo parezca. El actual modelo de producción, distribución y consumo de alimentos es adicto al “oro negro”. Sin petroleo, no podríamos comer como lo hacemos. Sin embargo, ante un escenario donde cada vez va a ser más difícil extraer petróleo y éste resultará más caro, ¿cómo vamos a alimentarnos? La agricultura industrial nos ha hecho dependientes del petróleo. Desde el cultivo, la recolección, la comercialización y hasta el consumo, necesitamos de él. La revolución verde, las políticas que nos dijeron modernizarían la agricultura y acabarían con el hambre, y que se implementaron entre los años 40 y 70, nos convirtieron en “yonquis” de este combustible fósil, en parte gracias a su precio relativamente barato. La maquinización de los sistemas agrícolas y el uso intensivo de fertilizantes y pesticidas químicos son el mejor ejemplo. Estas políticas significaron la privatización de la agricultura, dejándonos, a campesinos y consumidores, en manos de un puñado de empresas del agronegocio.

Salud materno infantil en Gaza. Experiencias y deseos de dos mujeres

Más de 56.000 niños y niñas nacieron en 2012 en la Franja de Gaza[1]. Miles de historias, algunas sencillas y cercanas a lo habitual en los países de la Unión Europea; otras, lejanas, dolorosas, tan duras que resultan incomprensibles y generan rabia[2]. Presentamos en estas páginas un par de experiencias[3] que dejan entrever la cotidianidad de la vida en Gaza y las deficiencias de su sistema sanitario.

La salud de las mujeres de la Franja de Gaza: pagando el precio de la ocupación

El bloqueo y la ocupación de la Franja de Gaza por parte de Israel afecta a todas las personas que habitan en Gaza en todos los aspectos de su vida diaria. En el caso de las mujeres, el desempleo, la segregación en el mercado laboral, la violencia de género, la escasez de medicamentos y la fractura de los sistemas de apoyo tienen graves implicaciones para su salud. Durante los últimos años, los principales indicadores de salud han permanecido estancados o han continuado deteriorándose.

Salud en Gaza: bajo control (pero de la ocupación, como todo lo demás)

En un lugar en el que los recursos, los puertos y las fronteras están controladas por fuerzas de ocupación, la salud de las personas también lo está. El análisis de la situación de la salud en la Franja de Gaza gira en torno a deficiencias verdaderamente serias: los hospitales públicos sufren una grave escasez de medicamentos esenciales, los tratamientos privados son muy caros y no hay suficientes tratamientos gratuitos. En el caso de las mujeres la situación se agrava, como veremos en los siguientes párrafos.

¿Abolición o regularización de la prostitución?

En julio de 2012 el Grupo de HIV/SIDA del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicaba un amplio informe, sobre cuya base el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, recomendaba la descriminalización de la prostitución a nivel global. Sin embargo, a pesar de haber realizado entrevistas a prostitutas/os, activistas y trabajadores/as en el ámbito de la salud pública en más 140 países, este informe se centra fundamentalmente en la cuestión del SIDA y no entra a analizar las diferentes políticas que se pueden aplicar en relación con la prostitución y sus respectivos impactos, a pesar de antecedentes como el estudio elaborado por la London Metropolitan University, que sí lo hace y en profundidad.