Archivo de la etiqueta: revolución verde

Tierra y reforma agraria: Propuestas desde el Sindicato de Obreros del Campo- Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras

Andalucía ha sufrido históricamente una injusta distribución de la tierra derivada del modo en que se configuró la Andalucía moderna. La ocupación y la guerra de conquista, así como el reparto de tierras por derecho de conquista dieron lugar a un modo desigual de propiedad que conocemos como latifundismo y que se da fundamentalmente en la zona del valle del Guadalquivir. Desde las primeras décadas del siglo XIX, las reformas liberales y especialmente tras las desamortizaciones (procesos de privatización de tierras sobre todo comunales y propiedades eclesiásticas) las primeras manifestaciones del malestar rural por la penetración del capitalismo agrario en el campo tuvieron que ver con la expropiación de tierras comunales y con la privatización de tierras que hasta entonces eran propiedad de los ayuntamientos. Durante todo el siglo XIX y hasta el primer tercio del XX Andalucía vivió una serie de episodios de movilización social, especialmente tras la revolución gloriosa (1868-1874) y durante el trienio bolchevique (1917-1920), en los cuales el eje fundamental de la movilización fue el reparto de la tierra, es decir la distribución del trabajo y de la riqueza. En ese sentido con la proclamación de la II República una de las cuestiones prioritarias para los Gobiernos fue una legislación en política agraria que modernizara la agricultura andaluza y española y que mejorara la desigual distribución de la tierra.

“Escuche al ingeniero agrónomo y después haga lo contrario”. Jairo Restrepo (agricultor ecológico)

La agroecología en Costa Rica: un proyecto de desarrollo cultural

Lo cultural es un concepto que hace referencia a un conjunto de creencias y valores, a una ideología que identifica a una sociedad determinada. La identidad cultural es insoslayable de una cultura social y política que trasciende de generación en generación. Aquello que logre conscientemente instalarse como un sistema de normas en el seno de dicha sociedad conseguirá sembrar en lo más profundo una forma de vida prácticamente inquebrantable. Así, lo cultural se moldeará en función de los intereses y necesidades de las personas como una forma de entendimiento humano. Cada grupo humano creará su propio conjunto de conocimientos, prácticas, creencias, tradiciones y técnicas que terminarán representando una manera de comprender el mundo.