Archivo de la etiqueta: represión

Berta no murió, se multiplicó…

“Fui a las comunidades lenca para dar un curso sobre energías renovables, organizado por el COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras), y Berta me ofreció su casa”, relataba Gustavo Castro. “Estuvimos hablando en el porche de su casita hasta tarde; y finalmente nos retiramos a dormir. Estaba trabajando con el ordenador, en mi cama, cuando se oyó un fuerte golpe. Habían tirado la puerta de la cocina. Al momento se abrió bruscamente la puerta de mi habitación y me vi encañonado, mientras oí a Berta enfrentar a sus agresores; varios disparos y cuando quien me apuntaba a la frente hizo el gesto definitivo de disparar, me encogí instintivamente y me tiré al suelo. El disparo me atravesó la oreja y la mano con la que me tapaba la cara. Me dieron por muerto y salieron huyendo”. Gustavo Castro es un buen amigo de Chiapas, dirigente muy conocido y reconocido del MAPDER, que lucha contra las grandes presas en México. Habían pasado varias semanas, pero aún se estremecía al contarlo, allá en la embajada mexicana en Tegucigalpa, donde la embajadora, Dª Dolores Jiménez, le protegió durante más de un mes, salvándole sin duda la vida.

Argentina: el retorno del neoliberalismo

Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina el 10 de diciembre de 2015 e inició un proceso que su Gobierno dio en llamar “de organización”, que en 60 días ha consistido en 25 mil despidos en el Estado, incorporar en puestos centrales de su gabinete y la administración pública a cargos de la dirección ejecutiva de las empresas privadas, y modificar leyes con decretos de necesidad y urgencia, aprovechando el receso parlamentario. Entre las medidas adoptadas, que son un claro retroceso de muchos de los derechos adquiridos en la última década, hay una vía libre a las fuerzas policiales para solicitar documentos en la calle, instrumentos para criminalizar la protesta, y medidas económicas que en pocos meses implicarán un aumento abrupto de la pobreza. Todo ello con un blindaje mediático sin precedentes.

La lucha contra el pantano de Yesa y por la dignidad de la montaña

Un abuelo, una madre, un joven y una niña caminan con una pancarta que clama “Por la dignidad de la montaña”. Así es y así fue el grito de las personas olvidadas de un pirineo aragonés que tuvo que ver como sus vecinos y vecinas eran expropiados de sus casas y arrancados de su tierra. La lucha contra el recrecimiento de Yesa es y fue un referente en la oposición a la política hidráulica que condenó a muerte todo un territorio.

Jabier Salutregi: “El cometido de un medio de comunicación es dar coherencia a un colectivo humano que imagina una nación”

En julio de 1997 el juez Baltasar Garzón ordenó el cierre del periódico Egin y de su radio. El juicio no se celebró casi nueve años después y las personas implicadas, algunas fallecidas en el ínterin, fueron procesadas dentro del macro sumario 18/98 bajo el lema “todo es ETA”. Aunque en 2009 el Tribunal Supremo admitió la legalidad de la actividad de Egin, los miembros imputados e imputadas han tenido que cumplir la condena en su totalidad y no se ha podido reabrir el periódico. En octubre de 2015 Jabier Salutregi salió en libertad tras siete años y medio de prisión más de diecisiete años después de ser procesado , habiendo sido el único periodista preso de Europa por dirigir un diario. Hemos tenido el placer de entrevistarlo en directo desde la radio Ttan Ttakun con la presencia de un público que también ha tenido oportunidad de hacerle preguntas.

Solidaridad con el pueblo saharaui. ¿Alimentando una esperanza?

A principios del siglo pasado, Mohammad, el abuelo de Lalia, recorría el Desierto del Sáhara con su caravana de dromedarios para conseguir vender la sal y el oro que transportaban desde el Golfo de Guinea a las costas del Norte de África. Hoy, en el siglo XXI, Lalia espera las caravanas de alimentos que miles de personas solidarias del Estado español envían cada año a los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia), ciudad a la que llegaba el abuelo de Lalia para vender sus mercancías. Terrible condena para un pueblo cuyo único delito es haber querido ser sólo saharauis, en su tierra (la que sobrevive en los mapas de su memoria, en la geografía de sus sueños), el Sáhara Occidental, ilegalmente ocupado por el Reino de Marruecos tras el vergonzoso abandono de España, que dejó a su colonia al albur de las rapiñas.