Archivo de la etiqueta: Pueblos en papel

Las políticas públicas locales como herramienta de transformación. Sembrando soberanía alimentaria para otros modelos de vida en Euskal Herria

El modelo alimentario actual, basado en el concepto de alimentación como mercancía y no como derecho y estructurado en torno a los intereses de las grandes empresas del agronegocio, genera vulnerabilidad alimentaria, ecológica, social y económica. Frente a esto, la soberanía alimentaria, como enfoque integral, abierto y alternativo construida desde los movimientos campesinos y sociales, se nos presenta como una propuesta contrahegemónica de primer orden, los territorios como ámbito estratégico para desarrollarla, y las políticas públicas como una de las herramientas tractoras para transitar hacia otros modelos de organización sociales, políticos y económicos que coloquen la sostenibilidad de la alimentación y la vida en el centro.

La pócima verde del capitalismo

El sistema promete la solución al cambio climático (y de paso una salida a la crisis económica y social) tiñéndose de un color-esperanza que posibilitaría el cacareado desarrollo sostenible gracias a los avances tecnológicos. Los negocios y la política abrazan el renovado dogma crecentista, en una desbocada carrera de beneficios y ganadores, pero también con pérdidas y víctimas.

Inteligencia colectiva contra el cambio climático

Es un tema es muy serio, probablemente uno de los más serios a los que se tenga que enfrentar la humanidad los próximos años. El cambio climático es de consecuencias globales y afectará de un modo u otro a todas las regiones. En España se han detectado, por ejemplo, impactos sobre la costa: incremento del nivel del mar, nivel medio del mar local, extremos de nivel del mar, cambios en oleajes, temperatura superficial del agua y acidificación de los océanos. Para hacer frente a algo de tal magnitud, se propone una política basada en la ciencia[1].

La “respuesta” de la humanidad al cambio climático

Los cambios climáticos se han sucedido a lo largo de la historia de la humanidad. De hecho, están en el origen de la dispersión de los homínidos por todo el planeta. Fue probablemente una aridificación del ecosistema de los primeros homínidos la que forzó a estas comunidades a desplazarse hacia el norte, donde continuaría el desarrollo de la agricultura y la conformación de una estructura social. Del mismo modo, un cambio en las corrientes marinas, que cumplen un papel fundamental en la regulación de la atmósfera, serían responsables de una 'mini edad de hielo' en Europa. Estos hechos muestran la enorme vulnerabilidad humana a cualquier alteración de la temperatura y la precipitación.