Archivo de la etiqueta: personas refugiadas

Pueblos 74 – Tercer trimestre de 2017

¿Hacia dónde va el mundo con Trump? Más allá de sus éxitos o fracasos puntuales, de sus bravuconadas y choques con la realidad, Trump es el abanderado de la nueva derecha ante la cual nos estamos ya enfrentando y, sobre todo, nos enfrentaremos en las próximas décadas, también en Europa. El Brexit, el golpe parlamentario en Brasil, la ofensiva colonial de la Troika sobre Grecia o el gobierno violento en Filipinas, entre otros muchos casos, son síntomas que apuntan a una profunda crisis del capitalismo universalista vigente durante la II Guerra Mundial, ante el que se posiciona otro capitalismo de guerra, sin caretas ni retórica, que representan Trump y compañía.

Tarajal: No nos cansaremos de denunciar la impunidad

Hace tres años, el 6 de febrero de 2014, quince personas murieron en la playa Tarajal de Ceuta mientras intentaban llegar a tierras europeas. Como muchas otras, estas personas atravesaron gran parte del continente africano para mejorar sus condiciones de vida y lo que recibieron, mientras luchaban por no ahogarse en el mar, fueron pelotazos de goma y más violencia.

Migrar a tierra de nadie

Los consecutivos informes de ACNUR sobre desplazamientos de población provocados por las guerras, los conflictos y la persecución demuestran un imparable ascenso de personas que huyen de sus hogares. El último de ellos arroja la terrorífica cifra de 65,3 millones de personas refugiadas y desplazadas, casi seis millones más que doce meses antes. En el último lustro, más de 4 millones de sirios y sirias han abandonado su país a territorios limítrofes como Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía, sin olvidar las más de 6,6 millones de personas desplazadas internamente. Pero no es el único pueblo con un éxodo masivo de habitantes: Afganistán, Irak, Pakistán, Eritrea, Somalia, Sudán, Malí, Nigeria... La lista es larga.

Frontex y Schengen, el lado más oscuro de la Unión Europea

La Unión Europea y cada una de sus instituciones nos están dejando cada vez más claro cuál es su papel fundamental. Mientras se desmorona la ficción de un proyecto europeo de unión solidaria de los pueblos para homogeneizar al alza nuestros derechos y libertades, tal y como nos vendieron en los ochenta, asistimos al surgimiento de un dogma. El dogma de que no existen alternativas a las políticas que imponen los poderosos a través de las instituciones europeas. Si antes presenciamos el chantaje para la implantación de políticas económicas beneficiosas para el pueblo y perjudiciales para la mayoría social, hoy volvemos de nuevo al no hay alternativa.