Archivo de la etiqueta: literatura

“Las historias son cosas revolucionarios y rebeldes” Ben Okri, Nigeria.

Las literaturas africanas en clave continental

El debate continua vivo. El movimiento #RodhesMustFall (Rhodes debe caer) comenzó el marzo pasado en Sudáfrica donde un colectivo de estudiantes y personal no docente se movilizaron por una acción directa contra la realidad del racismo institucional en la Universidad de Ciudad del Cabo que mantenía una estatua de Cecil Rhodes en el campus del edificio. Pero la protesta no era exclusivamente simbólica. Rhodes fue un empresario imperialista y político británico que desempeñó un papel dominante en el sur de África a finales del siglo XIX.

Crítica y literatura en Roland Barthes

Roland Barthes es quizás el crítico literario francés más importante de la segunda mitad del siglo XX y un exponente privilegiado de la renovación de los estudios literarios. Su primera obra, 'El grado cero de la escritura' (1953), está dedicada a la literatura moderna y la última, 'La cámara lúcida' (1980), a la fotografía, lo que da cuenta de la disparidad de sus intereses durante treinta años de escritura. En ese tiempo, Barthes se ocupó de los campos más diversos, siempre a la vanguardia del pensamiento: estudió la comunicación de masas ('Mitologías', 1958) en un momento en el que todavía se consideraba un objeto indigno de atención; se interesó por la moda ('Sistema de la moda', 1967); apostando siempre por la ruptura, en los años setenta, en un momento de cientifismo, reinvidicó el placer de la lectura y la escritura ('El placer del texto', 1973); y, siguiendo esa reivindicación, escribió un libro biográfico compuesto por fragmentos en tercera persona ('Roland Barthes' por Roland Barthes, 1975) y otro, sorprendente, sobre el discurso amoroso ('Fragmentos de un discurso amoroso', 1977), que llegó a ser un 'best-seller'.

Leer a… Simone Weil

Simone Weil nació en París a principios del siglo XX. Participó en grupos pacifistas y sobre todo estuvo vinculada al sindicalismo revolucionario. Incomprendida por sus contemporáneos y ninguneada por la posterior tradición política y filosófica oficial, ya son muchas las personas que, libres de prejuicios, se aproximan a su filosofía. Llevada por la necesidad de exponerse a la realidad, asume a lo largo de su vida distintos trabajos manuales: trabajó en una fábrica inglesa, fue miliciana en la guerra civil española[1], colaboró con en la Resistencia francesa… Le tocó vivir acontecimientos difíciles y oscuros del corazón del siglo XX, vivencias que contribuyeron a ir creando en ella un pensamiento difícil de clasificar.

Diálogo sobre la lucha y la memoria con Alicia Partnoy

La literatura tiene la posibilidad de generarnos múltiples sensaciones: deleites, ansiedades, deseos, inquietudes, esperanza, incomodidades… Pero uno de los placeres más grandes que solo a veces nos reserva es la oportunidad del encuentro con alguno de nuestros escritores admirados. Entonces puede ocurrir que se produzca una misteriosa alquimia entre la idea que de él o de ella construimos pacientemente en nuestra imaginación a través de las palabras y la persona de carne y hueso que se materializa del otro lado de la conversación. Si esa magia se produce, ya no serán los mismos sus libros, ya no seremos nosotros los mismos lectores.

Michel Foucault y la crítica del presente: prácticas de resistencia y transformación

Este año se cumplen treinta años de la muerte de Michel Foucault (1926-1984). Pensador del que sería difícil trazar un retrato intelectual de un solo trazo (pues, según su propio testimonio, escribía “para no tener ya rostro”), consideraba sus libros ante todo como intervenciones. “Quisiera construir libros bomba”, decía, “libros útiles precisamente en el momento en el que alguien los escribe o los lee. Y que desaparecieran luego”. Así, Foucault soñaba con libros imposibles que brillaran con la fuerza del acontecimiento y posibilitaran una transformación antes de verse reducidos a ceniza.