Archivo de la etiqueta: José Alberto Andrés Lacasta

Leer a… Hervé Guibert. El pudor y el impudor de la generación literaria del sida

El próximo 27 de Diciembre se cumplirá el 25 aniversario del fallecimiento a los 36 años de edad de Hervé Guibert (París 1955 - Clamart 1991), escritor, dramaturgo, periodista, pintor, fotógrafo, performer y videoartista. Guibert forma parte destacada de la denominada coloquialmente “Generación del sida” que aglutinó a un grupo de artistas, literatos, cineastas, filósofos e investigadores sociales, que mediante su obra y su activismo político dieron luz, crítica y acción pública al devastador problema sanitario y social que esta enfermedad puso en evidencia en la década de los 80 y 90.

PUEBLOS 71 – CUARTO TRIMESTRE DE 2016

La Economía Social y Solidaria (ESS) es una economía de personas. Y se hace de, desde, por y para las personas. Esta afirmación que a priori puede parecernos un epíteto, tiene sin embargo hoy más sentido que nunca en este sistema hiperfinanciarizado, donde todo son índices y dividendos que no “olemos”, donde las páginas salmón son códigos cifrados de difícil comprensión y las cuestiones económicas asuntos de expertos, por más que sus decisiones nos afecten en lo más profundo de nuestras vidas.

“Misántropo” o la crónica del dolor

“La verdad es siempre un tema delicado”, dice el programa de mano de la obra de teatro 'Misántropo' presentada esta temporada por la Compañía Kamikaze Producciones y basada en la tragicomedia de Molière 'El Misántropo'. Imaginamos que la frase que declama desesperadamente Alcestes, el protagonista, está escogida con una ingenuidad y sarcasmo perfectamente calibrado, porque de lo que no cabe duda, y más después de ver este brillante espectáculo, es que la verdad no sólo es un tema delicado, sino que es un valor en muchos ámbitos y desde hace muchos siglos absolutamente 'demodé'. Peor todavía: practicar la verdad puede llegar a resultar inoportuno, maleducado, grotesco, ramplón…

“El veneno del teatro”… o el teatro, envenenado

El público puesto en pie no deja de aplaudir. Los dos actores, aún jadeantes por el esfuerzo interpretativo y la intensidad del final de obra, lanzan miradas infinitas de agradecimiento y coreografían a la perfección un elegante y simétrico arqueo de espalda en reconocimiento al respetable, que según avanzan las galas y la luz de sala gana en intensidad, se desinhibe en bravos y loas por la excelencia teatral vivida. En estas, uno de los actores hace un gesto a la platea con la palma de una mano mirando hacia abajo y el dedo índice de la otra completamente erguido percutiéndole con insistencia, pidiendo tiempo y momento para expresarse.