Archivo de la etiqueta: fmln

Políticas sociales en El Salvador: actualidad, cobertura, presupuesto, problemas y retos

El Salvador, con sus 21.000 kilómetros cuadrados y 5,7 millones de habitantes, es uno de los países más pequeños de América Latina. Su historia se ha caracterizado por profundas inequidades entre personas ricas y pobres que han generado siempre conflictos sociales. Inequidades que, en la historia reciente desembocaron en una guerra civil que duró 12 años y que finalizó con los Acuerdos de Paz de Chapultepec, firmados en enero de 1992. Hoy se trabaja, desde instituciones y organizaciones, para superar esta situación y lograr una sociedad más justa e igualitaria.

El Salvador: dialéctica de la negociación

Los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra de 20 años en El Salvador son una especie de joya de la corona de las Naciones Unidas, sobre todo por el funcionamiento casi perfecto del alto al fuego. Sin embargo, la reflexión política impone la necesidad de distinguir entre guerra y conflicto, entre negociación y confrontación, entre diálogo y negociación, entre paz y guerra; y ésta es la lógica que seguiremos en las siguientes líneas.

El Salvador

La tregua y sus muertos

El pasado 7 de marzo, el asesinato del ex pandillero (recientemente reinsertado en la sociedad salvadoreña) Giovanni Morales, de 32 años, ponía a prueba la tregua entre la MS-13 y la Mara del Barrio 18. Algunas voces críticas a este proceso, como la del sacerdote católico Antonio Rodríguez Tercero, quien preside el Servicio Social Pasionista (SSP), misión católica para la que ha trabajado como coordinador del programa de rehabilitación y reinserción de pandilleros en el municipio de Mejicanos y por la que ha recibido incontables amenazas de muerte, se alzan para calificar la muerte de Giovanni como “un mensaje político, institucional” sobreentendiendo un aviso por parte de las pandillas que han asesinado al joven a la puerta del centro religioso que lo vio rehabilitarse, y que no pretende sino volver a infundir el terror que, en cierto modo, nunca ha abandonado a los salvadoreños.