Archivo de la etiqueta: extractivismo

¡Conga no va! Resistencias populares contra el extractivismo minero en Perú

En el marco de la división internacional de la economía que fija el capitalismo, América Latina es un territorio estratégico en la extracción minera, ya que recibe el 25 por ciento de la inversión total mundial. Perú, además de ser el segundo país receptor de la región, tras Chile, es el principal exportador latinoamericano de oro, estaño, plomo y cinc.

Germán Roncancio, miembro del Congreso de los Pueblos (Colombia): “La paz es un terreno en disputa política e ideológica entre una paz sin cambios ni reformas sustanciales y una paz con justicia social”

En 2012 las FARC-EP y el Gobierno colombiano inician los diálogos de Paz en La Habana y desde entonces la sociedad civil colombiana ha venido articulando a nivel regional y nacional diferentes iniciativas para la consolidación de una agenda social y política para la paz. Germán Roncancio Jiménez es analista y observador de los procesos de paz en Centroamérica y Colombia desde 1992 (Tlaxcala, México). Participa en espacios de paz en su país como la Red de Universitarios por la Paz, Ruta Social Común para la Paz, Clamor Social por la Paz, Congreso por Paz y Congreso de los Pueblos, proceso de carácter social y popular que ha emprendido una construcción legislativa común. Actualmente, es editor de la Revista CEPA, Centro Estratégico de Pensamiento Alternativo. Conversamos con él durante el 1º Encuentro de Movimientos Sociales “Construyendo la Paz en Colombia”, celebrado en Bilbao y Gernika el pasado mes de febrero.

Feminismos y lucha por el territorio en América Latina

Durante el recién celebrado XIII Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe[1], 1.500 mujeres feministas reflexionaron juntas desde sus diversas identidades (mujeres indígenas y campesinas, feministas comunitarias, jóvenes, lesbianas y 'trans', trabajadoras del hogar, trabajadoras sexuales, mujeres migrantes y afro-descendientes) evidenciando que el feminismo es un movimiento abierto, que engloba diferentes feminismos, con vocación de enriquecerse, crecer, repensarse y cuestionarse. Los tres ejes de trabajo elegidos fueron: interculturalidad crítica, sostenibilidad de la vida y cuerpo-territorio.

Feminismoak eta lurraldearen aldeko borrokak Latinoamerikan

Ospatu berri den Latinoamerika eta Karibeko XIII. Topaketa Feministan[1], 1500 emakume feministak elkarrekin hausnartu dute euren identitate ezberdinetatik (emakume indigena eta nekazariak, feminista komunitarioak, gazteak, lesbianak eta 'trans', etxeko langileak, sexu-langileak, emakume migranteak eta afrikarren ondorengoak), Hala, emakume hauek feminismoa mugimendu irekia dela agerian utzi dute, bere baitan feminismo ezberdinak hartzen dituen mugimendua eta aberastu, hazi, birpentsatu eta bere burua zalantzan jartzeko bokazioa duena. Aukeratutako hiru lan ardatzak kultura artekotasun kritikoa, bizitzaren jasangarritasuna eta gorputz-lurraldea dira.

Neoextractivismo, de las trincheras al debate democrático

Todas las personas que nos consideramos de izquierdas podemos compartir que la naturaleza es un patrimonio universal indispensable para la vida y que el capitalismo ha convertido los bienes comunes (recursos al servicio de la comunidad como el agua, el aire o los bosques) en mercancías. Esto implica tratar a la naturaleza como un insumo más, priorizar la propiedad privada sobre otras formas de propiedad y desconocer los derechos consuetudinarios de los pueblos que habitan sobre ese patrimonio. Hay dos lógicas que se tensionan y que discurren superpuestas: la lógica de la vida y la lógica de un determinado modelo de “desarrollo”.

Necrología incómoda de México. La náusea de los crímenes de Iguala

Neopatrimonialismo, nepotismo, violencia e impunidad en la era de la narcopolítica y el extractivismo desatado. La barbarie de Iguala ha dejado al desnudo las subterráneas corrientes que han venido manteniendo a flote al Estado mexicano de la posguerra fría; y ha desvelado también que estas, aunque se alimenten de fuentes jóvenes, manan de otras más profundas. El preconizado fin de la historia fue sólo un error de imprenta en un relato al que le faltan páginas y le sobran muertos. Pueden adornarlo con velas y flores, llenarlo de virtuosos adjetivos; pero México, un lugar tan hermoso como siniestro, seguirá pareciendo un cementerio.