Archivo de la etiqueta: energía

Las políticas públicas locales como herramienta de transformación. Sembrando soberanía alimentaria para otros modelos de vida en Euskal Herria

El modelo alimentario actual, basado en el concepto de alimentación como mercancía y no como derecho y estructurado en torno a los intereses de las grandes empresas del agronegocio, genera vulnerabilidad alimentaria, ecológica, social y económica. Frente a esto, la soberanía alimentaria, como enfoque integral, abierto y alternativo construida desde los movimientos campesinos y sociales, se nos presenta como una propuesta contrahegemónica de primer orden, los territorios como ámbito estratégico para desarrollarla, y las políticas públicas como una de las herramientas tractoras para transitar hacia otros modelos de organización sociales, políticos y económicos que coloquen la sostenibilidad de la alimentación y la vida en el centro.

Inteligencia colectiva contra el cambio climático

Es un tema es muy serio, probablemente uno de los más serios a los que se tenga que enfrentar la humanidad los próximos años. El cambio climático es de consecuencias globales y afectará de un modo u otro a todas las regiones. En España se han detectado, por ejemplo, impactos sobre la costa: incremento del nivel del mar, nivel medio del mar local, extremos de nivel del mar, cambios en oleajes, temperatura superficial del agua y acidificación de los océanos. Para hacer frente a algo de tal magnitud, se propone una política basada en la ciencia[1].

La gestión eco-integradora y adaptativa del ciclo urbano del agua

A lo largo de más de un siglo, la sociedad española ha hecho un gran esfuerzo por llevar el agua a toda la ciudadanía. Inicialmente la prioridad fue el abastecimiento de agua en cantidad y calidad adecuadas; luego el alcantarillado y el saneamiento; más tarde la depuración de las aguas residuales. Este proceso no ha sido lineal, sino que ha estado marcado por grandes diferencias territoriales y sociales: determinadas ciudades, o barrios dentro de ellas, ya disponían del ciclo completo en buenas condiciones, cuando otros territorios o sectores sociales todavía no tenían (y algunos todavía no lo tienen) el problema del agua de boca resuelto.

‘No electricity’: la cara menos conocida de la pobreza en África

Desde Marruecos y bajando por la cornisa atlántica hasta Ciudad del Cabo (Sudáfrica) o, tal vez, desde las costas mozambicanas hasta las somalíes. Desde Mombasa (Kenia) hasta algún lugar aislado de la República Democrática del Congo. Una de las apreciaciones de cualquier persona que viaja por el continente africano es que, cuando cae la luz del sol, la penumbra es más bien generalizada. Linternas de fabricación china, lámparas de queroseno o móviles sirven de alumbrado público, sobre todo en las zonas rurales, aunque ahora, también, multitud de placas solares pueblan los techos de chapa de muchas aldeas aisladas.

La defensa del clima y la lógica neoliberal

En un artículo anterior intenté demostrar que una política climática que busque una solución efectiva al problema del cambio climático debe basarse más en un plan de reducción radical de las emisiones que en un aumento de la proporción de fuentes renovables en el sistema energético. Ahora quisiera destacar la importancia de este principio comentando el caso concreto de la campaña“Jobs4Climate” (puestos de trabajo para el clima) de la “Coalition climat” (Coalición por el clima). Esta Coalición agrupa a 70 organizaciones del movimiento ecologista, sindical y de ayuda al desarrollo. El pasado 27 de marzo lanzó una campaña destinada a reclamar “un vasto programa de inversiones en la renovación de los edificios, los transportes públicos, el desarrollo de la red eléctrica y las energías renovables”.

Fracking. ¿Alternativa o peligro?

Dado que las energías alternativas todavía necesitan enormes subsidios como para ser viables en los países en vías de desarrollo, que la práctica del fracking (especie de piedra filosofal que resolverá los problemas energéticos de la Humanidad) es todavía incipiente y suscita recelos medioambientales y que la inercia de los activos petroleros no permitirá que las grandes compañías abandones sus equipos e infraestructura actual, se deduce que la economía mundial seguirá gravitando sobre la dependencia del petróleo en la próxima década.