Archivo de la etiqueta: dictadura

Aguas y neoliberalismo en Chile

El desarrollo de la hidroelectricidad en Chile se remonta a 1897, con la construcción de la primera central en Chivilingo (Biobío), para iluminar minas de carbón. Hoy existen más de 70 pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas, y 38 centrales de pasada y represas de mayor envergadura, de más de 40 y hasta 690 MW de potencia. El conjunto ha degradado y fragmentado en forma significativa los cortos ríos del centro-sur del país.

Siria: dictadura, intervención, yihadismo

El pasado 25 de febrero cuatro diputados franceses, entre ellos el socialista Gérard Bapt, visitaron Damasco y se entrevistaron con Bashar al-Asad. Esta entrevista suscitó polémica, protestas y hasta una amenaza de sanciones contra su representante por parte de la dirección del PSF, pero lo cierto es que revela la naturalización pública de un reposicionamiento francés, europeo y estadounidense ya asumido sobre el terreno: “¿hay que reanudar relaciones con el régimen de Damasco?”, propone a debate el periódico Le Monde. La postura oficial expresada por Hollande y Cameron sigue siendo la de rechazar “un futuro para Siria que incluya a Bashar al-Asad”, pero ese “futuro”, como ironiza el analista Faysal Al-Qassem, puede esperar aún diez o quince años.

El Reportaje. Memoria de Argentina

Aparece en escena el viejo militar (Federico Luppi) esposado y custodiado por un joven policía (Juanjo Andreu). Una vez encerrado en la sala y liberado de los grilletes, ordena diligentemente sus papeles, coloca en protocolaria posición castrense su gorra de plato, se ajusta los puños y entalla con soltura la chaqueta del viejo traje de general. Recuperado el añejo orgullo, levanta la vista hacia la periodista interlocutora (Susana Hornos) con la que se va a confesar y la saluda con formalidad. A pesar del oprobio carcelario y su senectud, el personaje lo ocupa todo, y como una estremecedora pesadilla volvemos a ver, altiva y real, la terrorífica silueta de aquellos oficiales de la Junta Militar que instauraron el miedo y la represión como única forma de gobierno y destruyeron a picana y fuego casi una generación entera de jóvenes argentinos entre 1976 y 1983.

De Michelle Bachelet en Guatemala

Me pregunto si después de la reunión que sostuvo a finales de enero Michelle Bachelet, presidenta de Chile, con Otto Pérez Molina, presidente de Guatelama, la llevaron ante Maximón a hacerse "una limpia", porque era sumamente necesaria. Requiere valor dar la mano y conversar con un genocida que no sólo ha evadido la justicia sino que además desde una presidencia dirige bandas criminales que tienen un país sumido en la pobreza y el terror, como una dictadura militar.

Túnez, fin de ciclo

Cualquiera que sea a partir de ahora el destino de Túnez, se vuelva o no al 'anciene regime', haya más o menos paz y democracia, lo cierto es que la victoria en el segundo turno de las presidenciales de Beji Caid Essebsi, ministro torturador de Bourguiba, presidente del Parlamento de Ben Ali, representante de las élites económicas del país, cierra el ciclo que comenzó en este país hace ahora cuatro años, con la muerte del olvidado Mohamed Bouazizi y el incendio revolucionario de toda la región árabe. Con independencia de lo que ocurra a partir de ahora, lo cierto es que el triunfo de Essebsi y su partido “restaurador” (del “prestigio del Estado”, núcleo de su campaña electoral) significa la muerte simbólica de la llamada “primavera árabe” en el lugar mismo donde nació. ¿Qué queda de esa estimulante irrupción de los pueblos en la historia? La revolución lleva ya muchos meses al margen, sedimentada en una abstención que no ha dejado de crecer en las sucesivas citas electorales; pero a nivel político e institucional, con Moncef Marzouki, el psiquiatra activista de los DDHH que ha ocupado la presidencia en los últimos tres años, desaparece también el último vestigio simbólico del movimiento popular del 14 de Enero.

Recordar a Salvador Allende

La madrugada del 5 de septiembre de 1970 Salvador Allende salió al balcón del viejo caserón que la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) tenía en la Alameda, frente a la Biblioteca Nacional. Con un modesto micrófono habló a las miles de personas que festejaban la victoria de la Unidad Popular en la principal arteria de Santiago, en una noche constelada que la izquierda había anhelado durante todo el siglo XX. Pronunció un discurso emocionante en el que rindió homenaje a la dura historia del movimiento popular, ensalzó el pluralismo de las fuerzas sociales y políticas que sustentaban su candidatura y prometió que sería leal a la confianza que el pueblo había depositado en él.