Archivo de la etiqueta: bancos

El escrache y el umbral

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) tiene un contador de desahucios paralizados en su web. 612 hasta comienzos de abril. 612 parejas mayores, parejas jóvenes o no tanto, con bebés, con dos niños, una, ninguno. Con o sin títulos universitarios, con o sin coche, con o sin trabajo, con sueños, siempre, aunque a veces los esconda la niebla. 612 umbrales que las fuerzas del orden (¿?) no han podido traspasar. 612 intimidades que no han sido arrastradas, despreciadas, arrumbadas como muebles viejos ante los contenedores por alguien que ni se ha preocupado de llevar juntas todas las piezas. Pero, ¿cuántos umbrales sí han logrado romper bancos y señorías? ¿Cuántos miles? ¿Y qué si no fuesen miles, si no hubiese suicidios, si fuese un umbral solo, una sola persona desahuciada?

En defensa del escrache

La enorme fuerza que las derechas tuvieron sobre el Estado español en el proceso de Transición de la dictadura a la democracia (erróneamente definido por el establishment político y mediático como modélico) produjo una democracia muy limitada e incompleta, causa del enorme retraso social de España. Después de más de treinta años viviendo bajo esta democracia, España todavía tiene el gasto público social por habitante más bajo de la UE-15, el grupo de países de la Unión Europea (UE) de semejante nivel de desarrollo económico al español (ver mi libro Bienestar insuficiente. Democracia Incompleta. De lo que no se habla en nuestro país. 2002).

Lecciones de la crisis. Ahora Bolivia

Está asumido, tanto social como políticamente, que las medidas de austeridad y recortes que castigan fundamentalmente a los sectores sociales mayoritarios, no inciden positivamente en la salida de la crisis. Al contrario, en el plano estrictamente económico la agravan de continuo y, además, están produciendo una eliminación paulatina de derechos políticos, sociales y laborales que costaron décadas de lucha, principalmente de la clase trabajadora.

Un crimen social

La primera noticia cuando abro el ordenador es que Lourdes Castro, la desahuciada y okupa de su casa del Campo de la Verdad de Córdoba, ha sufrido un aborto. El crío que llevaba dentro se ha suicidado, como ya hiciera el librero granadino cuando lo iban a humillar públicamente dejándolo en la calle por no pagar. El bebé de Lourdes, pese a las caricias y mimos con las que su madre lo ha ido criando en su interior, se ha dado de baja en este mundo que le niega una cuna con techumbre, un dormitorio con peluches y un futuro digno. El renacuajo sumaba dos vidas inciertas, precarias, temerosas.