Archivo de la etiqueta: ACNUR

Jennifer Ávila, documentalista hondureña: “Estamos viviendo una dictadura disfrazada de democracia”

El documental ‘Bahía de Tela: el tercer destierro’, realizado por la hondureña Jennifer Ávila junto a un equipo formado por personas de Radio Progreso y el ERIC[1], es una denuncia audiovisual de las problemáticas sociales y medioambientales provocadas por los megaproyectos turísticos en el país centroamericano. Esta comunicadora, comprometida con las luchas populares, ha presentado también recientemente[2] la serie de cortometrajes ‘Guardiana de los ríos’, que recoge la vida de la luchadora Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016. El homicidio de Berta Cáceres ha sido uno de los tantos actos criminales en contra de las organizaciones sociales de Honduras, en un contexto que trágicamente ha empeorado después del golpe de Estado del 2009.

Migrar a tierra de nadie

Los consecutivos informes de ACNUR sobre desplazamientos de población provocados por las guerras, los conflictos y la persecución demuestran un imparable ascenso de personas que huyen de sus hogares. El último de ellos arroja la terrorífica cifra de 65,3 millones de personas refugiadas y desplazadas, casi seis millones más que doce meses antes. En el último lustro, más de 4 millones de sirios y sirias han abandonado su país a territorios limítrofes como Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía, sin olvidar las más de 6,6 millones de personas desplazadas internamente. Pero no es el único pueblo con un éxodo masivo de habitantes: Afganistán, Irak, Pakistán, Eritrea, Somalia, Sudán, Malí, Nigeria... La lista es larga.

Sáhara. La vida a ambos lados del muro

Cuarenta años después, el conflicto saharaui sigue afectando a la vida de miles de personas a las que se niega el ejercicio del derecho a la libre determinación. Empieza a nacer otra generación (la segunda) que sólo conoce la vida en el exilio o bajo la ocupación marroquí. Como en el resto de países del entorno, la población joven se rebela ante la falta de oportunidades y la imposibilidad de trazar un proyecto vital. En ese contexto, enfrentar de manera pacífica la vulneración de derechos civiles y políticos, pero también económicos sociales y culturales, se convierte en una batalla cotidiana.

De Siria no vienen árboles

“El hombre no es un árbol: carece de raíces, tiene pies, camina”, explicaba Juan Goytisolo hace once años en el Fórum de las Migraciones de Barcelona. El ser humano siempre se ha desplazado impulsado por su instinto de vida, por la búsqueda de lugares en los que satisfacer sus necesidades, las más y las menos elementales. Porque no hay qué comer, porque no hay empleo, porque no hay posibilidades de mejorar… Porque hay guerra (y por tanto, todo lo anterior y mucho más), porque no hay futuro. Hablamos de personas refugiadas, de migrantes, de la gestión de la “crisis de los refugiados sirios” por parte de las instituciones europeas y de las distintas posturas presentes en la ciudadanía.