Archivo de la etiqueta: 2015 y mas

Agenda post-2015, interdependencia y crisis: ¿oportunidad o amenaza para los gobiernos descentralizados?

Hace poco más de un año reflexionábamos en las páginas de esta revista sobre el estado de la cooperación descentralizada española. Era un análisis motivado y condicionado por la enorme preocupación debida al estado generalizado de debilitamiento de las políticas de cooperación de numerosos pueblos, ciudades y regiones. Este debilitamiento se producía, además, en un contexto de agudización de algunos de los problemas más críticos del desarrollo, como la insuficiente adaptación y mitigación al cambio climático, la inseguridad[1] y, de manera alarmante, el incremento de las desigualdades[2], así como la interdependencia de sus causas y, por lo tanto, también de sus soluciones. Todo ello en un momento en el que se iniciaba el debate internacional para la configuración de la agenda de desarrollo que debía tomar el testigo de la agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuyo periodo de finalización está previsto para el año 2015.

¿Tiene futuro la cooperación? Obstáculos y retos ante la agenda post 2015

No descubrimos nada nuevo. La política y el sistema de cooperación han respondido siempre a una matriz unilateral, arbitraria y discrecional. Si alguna de sus implementaciones ha tenido impactos notables en la transformación de las condiciones de vida de algunas poblaciones, ha sido por razones ajenas al común de las prácticas defendidas y articuladas en lo que hemos conocido hasta ahora como política de cooperación para el desarrollo. Al contrario, ésta ha estado guiada por razones a menudo no tan confesables de carácter geoestratégico, geo-económico o comercial, es decir, siempre se ha comportado como una política que respondió prioritariamente (si no exclusivamente) a los intereses de los donantes. En efecto, el peso que la dirección de la financiación ha tenido en el establecimiento de las relaciones acabó por consolidar una cadena de la ayuda, en la que, al contrario de lo que afirman sus principios y valores comúnmente aceptados, la igualdad de los socios a ambos lados de la cooperación nunca ha dejado de ser nada más que parte de su discurso.