La idea

El mundo varía según las gafas con las que lo mires. Por eso hay personas que son incapaces de ver que Israel ocupa Palestina y que, por tanto, no se puede hablar así simplemente de “guerra”; o las múltiples y variadas discriminaciones a las que, día tras día y en distintos contextos, se enfrentan las mujeres. Por eso hay personas que olvidan que el hambre sigue matando en África más que el ébola, o piensan, en el XXI!, que el color de la piel está relacionado con la inteligencia. Por eso hay personas que creen, todavía, que se puede equiparar lo que (presuntamente) defrauda a Hacienda un fontanero con lo que hacen los protagonistas del papel couché (que no pierden el “presunto” casi ni en la cárcel).

Todas estas cuestiones, a primera vista tan dispares, tienen que ver con el orden mundial actual, con un modelo económico que para subsistir necesita personas-países-empresas ganadoras y perdedoras, explotadores y explotados, pequeñas reservas naturales e inmensas selvas arrasadas, centros y periferias. Para encontrar alternativas que terminen con la pobreza y las desigualdades y conserven a la vez las diferencias, las lenguas, las semillas y el agua, necesitamos informarnos, filtrar lo que desde los medios nos cuentan (¿quién nos lo cuenta?, ¿por qué nos lo cuenta?), reflexionar mucho y compartir, contrastar, debatir. Es la base para unirnos, para actuar.

La revista de información y debate Pueblos es un espacio impulsado por la asociación Paz con Dignidad desde el que navegamos en la sobreinformación, intentamos entender, encontrar puntos fijos, compartir lo encontrado, contrastarlo, pensar con quien quiera compartir camino. En cada número de la revista participa más de medio centenar de personas (artículos, ilustraciones, fotos, entrevistas, distribución, cuentas, traducciones, web, redes…) que creen que hay alternativas ya en marcha, iniciativas más grandes o pequeñas que, con sus errores y aciertos, han demostrando ya que la pobreza no es inherente al ser humano y que sí es posible terminar con las desigualdades.

 

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *