La Academia de Lenguas Mayas y su lucha contra el racismo

La Academia de Lenguas Mayas de Guatemala lleva ya casi 30 años tratando de lograr revitalizar y formalizar el uso de los idiomas originarios en el país. Esta Academia, la única esta naturaleza en América Latina, promueve educación en idiomas mayas, elabora materiales lingüísticos propios y difunde su uso a través de medios de comunicación. Sus esfuerzos tratan de contrarrestar los efectos sobre el idioma de un racismo fuertemente arraigado, contrapoliticas estatales y las consecuencias devastadoras para la población indígena del conflicto armado interno.

“Nuestros hijos ya no hablan en lenguas mayas. Y, ¿quiénes están haciendo el esfuerzo de transmitir la lengua en la familia? Las abuelas. Nosotros estamos desvalorizando nuestro idioma”. Rosenda Pérez, presidenta de la comunidad lingüística maya q’anjob’al, reflexiona sobre el futuro de los 22 idiomas mayas de Guatemala, en un foro sobre idiomas celebrado en la Academia de Lenguas Mayas de Guatemala, en la capital del país.

UNO DE LOS OBJETIVOS DE LA ACADEMIA DE LENGUAS MAYAS ES EDITAR MATERIAL SOBRE LA CULTURA E IDIOMA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS. FOTOGRAFÍA: CAROLINA GAMAZO.

Uno de los objetivos de la Academia de Lenguas Mayas es editar material sobre la cultura e idioma de los pueblos originarios. Fotografía: Carolina Gamazo.

La Academia de Lenguas Mayas de Guatemala es una organización del Estado guatemalteco que regula el uso, la escritura y la promoción de las lenguas originarias del país. Fue constituida en 1990, como un intento de salvar los idiomas mayas durante el conflicto armado guatemalteco, que se prolongó entre 1963 y 1996 con un saldo de 200.000 víctimas mortales, en su mayor parte población indígena.

“Dentro de ese marco de lucha, existió siempre la preocupación de la conservación de la cultura y, como componente de la cultura, el idioma. A pesar del alto nivel de violencia prevaleciente en aquella época, los pueblos mayas mantuvieron un nivel de JuliánCumatz, maya kakchiquel y coordinador del Programa de Educación,  Promoción y Difusión de los Idiomas Mayas dentro de la Academia.

En 1988, explica Cumatz, se realizaron congresos lingüísticos en varias áreas del país, con representación de personas de diferentes rangos de liderazgo dentro de las comunidades: guías espirituales, personal académico, líderes y lideresas comunitarios o comadronas. De estos, salió el proyecto de Ley que finalmente dio lugar a la conformación de la Academia, aprobada por el Congreso de Guatemala en 1990.

En 2004, el Estado otorgó a la Academia la sede donde actualmente se encuentra ubicada, la llamada Casa Crema, utilizada previamente como residencia del Jefe del Estado Mayor Presidencial del Ejército de Guatemala. En ese momento, también se arrebató al Ejército su canal de televisión, que pasó a ser administrado por la Academia, convirtiéndose en TV Maya.

Enseñar, investigar y difundir el idioma

La Academia de Lenguas Mayas se organiza a través de consejos, un modelo de organización propia de los pueblos mayas previa a la colonia española y que se sigue manteniendo a nivel comunitario como un estado paralelo en toda el área occidental del país. Así, el órgano máximo de la Academia es un Consejo Superior, conformado por los presidentes y presidentas de las 22 comunidades lingüísticas del país. Estos son encargados de la toma de decisiones políticas y directrices de la Academia. Cada año, eligen a un presidente o presidenta y miembros de una junta directiva.

La Academia tiene tres objetivos. El primero es la formación de la población maya en idioma y cultura propios, a través de centros de enseñanza y aprendizaje de los idiomas. En la sede central, por ejemplo, se encuentran dando cursos en kakchiquel y k’iche -los dos idiomas mayas con mayor número de hablantes-, a docentes y funcionariado público. El segundo objetivo de la Academia es la elaboración de investigaciones lingüísticas y jurídicas, así como material de aprendizaje y gramáticas de los diferentes idiomas.

Como último fin se encuentra la difusión del idioma. Para ello, la Academia cuenta con acuerdos de colaboración con radios comunitarias, donde se emiten programas sobre elementos de la cultura ancestral, como el calendario o el Popol Vuh, su libro  sagrado. Por el otro lado, y como reto más importante de difusión, está la creación de TV Maya. José Diego Chivalán Osorio, actual director de este canal de televisión, explica que a pesar del casi nulo apoyo del Estado para su promoción, ha logrado en la actualidad llegar a 16 municipios del país a través de acuerdos con televisiones locales de cable.

Un cambio de paradigma en la política lingüística

La creación como tal de la Academia es un logro, considerando la política lingüística que había tenido el Estado guatemalteco”, explica Mario Roberto Aguilón Crisóstomo, maya mam, y presidente de la Academia en 2016. “Primero durante los cinco siglos de colonia, y luego durante los dos siglos de vida independiente, la política había sido erradicar, exterminar, los idiomas indígenas. La creación de la Academia de Lenguas mayas es un cambio de paradigma de la política lingüística”, agrega Aguilón.

Debido a las condiciones de pobreza y extrema pobreza y aislamiento en la que aún vive el país, con comunidades sin acceso a agua ni electricidad, y por lo tanto al margen de los medios de comunicación y otras influencias, estos 22 idiomas mayas repartidos por comunidades por todo Guatemala cuentan a día de hoy con hablantes. El K’iche ubicado en el Altiplano de Guatemala, es el idioma con más hablantes, con 1.270.953 mayas k’iches que se comunican en su idioma. En el otro extremo, el Itza, hablado en Petén, en la biósfera maya, cuenta tan solo con 1.983 hablantes. Según este censo, elaborado en 2002, en Guatemala había 4.710.440 hablantes mayas de los 11.237.196 habitantes del país. Es decir, un 40 por ciento de la población guatemalteca seguía hablando en su propio idioma.

Esto, para el sociólogo Carlos Guzmán Bockler, como indicó en una entrevista[1] es una muestra de la fuerte identidad de los pueblos mayas a pesar de todos los intentos de erradicarlos. “La identidad se puede leer mucho en los idiomas, es un pueblo que llegó a escribir, al que le fue totalmente dada la escritura, aquí se mantienen vivos muchos de estos idiomas. Eso quiere decir que la identidad es muy fuerte, ya que un idioma no es el resultado al azar de una cuestión, sino un proceso histórico”, explicaba el sociólogo guatemalteco.

Aumentar la atención desde el Estado y luchar contra el racismo

Entre los principales retos de la academia, explica su presidente Mario Aguilón, está seguir posicionando el uso de los idiomas mayas dentro del Estado, especialmente en los ministerios de Educación, Salud y en el Sistema Judicial. Otro de los retos es lograr aumentar el número maya-hablantes capaces de escribir en su propia lengua, algo que la Academia por sí sola no puede lograr. El presupuesto de la misma es de 31 millones de quetzales anuales (3,63 millones de euros), y de momento solo cuenta con cuatro sedes en el país. El Estado por su parte, promociona el aprendizaje de lenguas indígenas a través del Viceministerio de Educación Intercultural Bilingüe, aunque de forma débil y poco estructurada.

El último reto, explica el presidente, es lograr que la población cambie su percepción sobre la importancia de las lenguas mayas en un país todavía muy racista. “Antes, como producto de esta política de eliminación de los idiomas la gente decía ‘para qué vamos a hablar en maya si es producto de discriminación, de racismo, de atraso’. Esta percepción ha ido cambiando relativamente. Mucha gente ahora ya valora positivamente los elementos culturales de la cultura maya, y el idioma como un ente articulador”, concluye el presidente de la Academia.


Carolina Gamazo Aramendía es una periodista navarra que lleva seis años trabajando en Guatemala. Ha trabajado en los medios nacionales Prensa Libre, El Periódico y el medio digital Plaza Pública. Actualmente trabaja como freelance para diversos medios. Especializada en temas sociales y ambientales y en reportajes de investigación.

Artículo publicado en el nº70 de Pueblos – Revista de Información y Debate, tercer trimestre de 2016.


  1. Entrevista a Carlos Guzmán Bockler, “Izquierdas, derechas,
    todo a la basura”, publicada en Plaza Pública el 1-2-2013.

Print Friendly

Un pensamiento sobre “La Academia de Lenguas Mayas y su lucha contra el racismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *