Guatemala: desenterrando la verdad

El conflicto armado interno guatemalteco (1960-1996) fue sin duda el más sangriento de América Latina en el siglo XX. La lucha entre guerrillas de izquierda y gobiernos militares dejó cifras espeluznantes en un país de 10 millones de personas: 200.000 víctimas civiles, en su mayoría indígenas mayas, y 45.000 personas detenidasdesaparecidas por las fuerzas estatales. En 1999, el informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico concluyó que se llevaron “actos de genocidio” por parte del Estado contra cuatro grupos étnicos de origen maya.

La guerra oficialmente terminó en 1996, pero gran parte de los procesos de resarcimiento dentro de los Acuerdos de Paz avanzan a un paso sumamente lento. En particular, miles de familiares de las víctimas nunca encontradas siguen en espera de poder enterrar a estas apropiadamente y finalmente poder cicatrizar las heridas que llevan décadas abiertas por la incertidumbre de la desaparición forzada.

María Ponciana Chajón Patzán acaricia el cráneo de su padre padre Lázaro Chajón Choy, detenido y desaparecido por el ejército el 30 de enero de 1981.

Residentes de las comunidades de Covadonga Estrella Polar entierran los restos de 77 comunitarios masacrados por el ejército el 29 de marzo de 1982

Residentes de las comunidades de Covadonga Estrella Polar entierran los restos de 77 comunitarios masacrados por el ejército el 29 de marzo de 1982.

Residentes de Covadonga y Estrella Polar regresan a sus comunidades después de recibir las osamentas de 77 comunitarios masacrados por el ejército el 29 de marzo de 1982.

Residentes de Covadonga y Estrella Polar regresan a sus comunidades después de recibir las osamentas de 77 comunitarios masacrados por el ejército el 29 de marzo de 1982.

Particularmente durante los años 80, en su afán de eliminar a las crecientes y poderosas guerrillas, los gobiernos militares implementaron tácticas denominadas de “tierra arrasada”, en las cual comunidades civiles en territorios controlados por las guerrillas fueron tachadas de subversivas y consideradas el enemigo. Más de 600 masacres fueron registradas durante el conflicto armado interno.

Hoy en día, los efectos de la guerra son claves para comprender la situación que vive el país. La tecnología del ADN ha permitido avanzar en la identificación de las víctimas y por ende renovado la esperanza a las miles de víctimas de poder enterrar a sus seres queridos. De igual manera, los procesos de justicia transnacional que se han dado gracias a algunas aperturas en el sistema judicial permiten que el país camine apropiadamente.

Comunitarios Maya Kakchiquel de San Juan Comalapa escuchan instrucciones de antropólogos forenses durante la entrega de los restos de 10 víctimas del conflicto armado exhumadas del antiguo destacamento militar.

Comunitarios Maya Kakchiquel de San Juan Comalapa escuchan instrucciones de antropólogos forenses durante la entrega de los restos de 10 víctimas del conflicto armado exhumadas del antiguo destacamento militar.

Fotos de personas desaparecidas durante el conflicto armado son pegadas en una puerto del centro de Ciudad de Guatemala.

Fotos de personas desaparecidas durante el conflicto armado son pegadas en una puerto del centro de Ciudad de Guatemala.

Mujeres maya q´eqchi´preden candelas durante el velorio de Agustín Tec Pop. Los restos de Tec Pop fueron exhumados en una fosa clandestina dentro la antigua zona militar 21 en la ciudad de Cobán.

Mujeres maya q´eqchi´preden candelas durante el velorio de Agustín Tec Pop. Los restos de Tec Pop fueron exhumados en una fosa clandestina dentro la antigua zona militar 21 en la ciudad de Cobán.

Andrés Ramírez, 70, guía espiritual maya ixil, lidera una ceremonia maya durante el entierro de 77 víctimas de la masacre de Covadonga.

Andrés Ramírez, 70, guía espiritual maya ixil, lidera una ceremonia maya durante el entierro de 77 víctimas de la masacre de Covadonga.

Mujeres maya ixil observan la exhumación de una fosa clandestina dentro del antiguo destacamento militar de San Juan Cotzal.

Mujeres maya ixil observan la exhumación de una fosa clandestina dentro del antiguo destacamento militar de San Juan Cotzal.

Residentes de las comunidades de Covadonga y Estrella Polar cargan rumbo al cementerio local con los ataudes de 77 comunitarios masacrados por el ejército el 29 de marzo de 1982.

Residentes de las comunidades de Covadonga y Estrella Polar cargan rumbo al cementerio local con los ataudes de 77 comunitarios masacrados por el ejército el 29 de marzo de 1982.

Comunitarios maya kakchiquel de San Juan Comalapa entierran a 10 víctimas del conflicto armado.

Comunitarios maya kakchiquel de San Juan Comalapa entierran a 10 víctimas del conflicto armado.

Gente maya ixil en búsqueda de los restos de familiares desaparecidos durante el conflicto armado interno espera su turno para proveer una muestra de ADN en la ciudad de Nebaj.

Gente maya ixil en búsqueda de los restos de familiares desaparecidos durante el conflicto armado interno espera su turno para proveer una muestra de ADN en la ciudad de Nebaj.


James Rodríguez es fotógrafo documental México-Estadounidense con sede en Guatemala desde el 2004. Su trabajo se enfoca en temas de derechos humanos, posguerra y tenencia de tierra en Guatemala y países vecinos: www.mimundo.org.

Artículo publicado en el nº70 de Pueblos – Revista de Información y Debate, tercer trimestre de 2016.


Print Friendly

Un pensamiento sobre “Guatemala: desenterrando la verdad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *