¿Quién genera pobreza y desigualdades?

¿Las ONG de desarrollo (ONGD) estamos trasladando a la sociedad las causas de la pobreza y las desigualdades? ¿Nos estamos quedando en la denuncia de sus consecuencias en lugar de señalar a sus causantes? ¿Podemos dar un paso más en nuestras denuncias? ¿Conoce la ciudadanía las herramientas y alternativas a su alcance para contribuir a la construcción de un modelo más justo y sostenible para todas las personas? Estas preguntas nos las hicimos en la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi en plena elaboración de la planificación estratégica de la organización. Fue el origen de la campaña de sensibilización y comunicación ¿'Quién es quién'?
Fotografía: Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen Koordinakundea.

Fotografías: Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen Koordinakundea.

El punto de inicio estaba claro. Como ONGD que trabajamos en cooperación y educación al desarrollo consideramos fundamental no sólo hacer frente a las situaciones de pobreza y desigualdad ya existentes (a través de proyectos de cooperación), sino también sensibilizar a la ciudadanía para su implicación y toma de conciencia de las estructuras que las generan. Para ello, queríamos que esta campaña tuviera como eje central el dar a conocer de una manera sencilla y pedagógica las principales causas de esas situaciones, así como sus responsables, en el actual modelo de desarrollo capitalista y patriarcal. Queríamos que la población entendiera que la pobreza y las desigualdades entre los países enriquecidos y empobrecidos no son fenómenos casuales; que fuera consciente de que existen causas y que es necesario identificarlas para hacerles frente, erradicarlas y dar pasos hacia la consecución de la justicia social. También queríamos proponer alternativas y propuestas para lograr un cambio de modelo de desarrollo más justo, equitativo y sostenible para todas las personas. En este contexto de crisis resulta especialmente necesario que la ciudadanía las conozca y que sea consciente de su responsabilidad individual en esa transformación.

Una vez en la casilla de salida, un grupo de trabajo formado por ONGD miembro estableció las distintas líneas fuerza de la campaña, así como sus herramientas de difusión. Cada avance, cada decisión y cada paso relevante se fueron contrastando, mejorando y ampliando con el resto de ONGD de la Coordinadora, pues aunque esto ralentizara el despegue de ¿Quién es quién?, creíamos que era necesario que la mayor parte de las organizaciones se identificasen con la campaña para que la sintieran como propia y así aumentar su impacto.

Decidimos que esta iniciativa se iba a componer de cinco secciones en las que se abordarían los factores que contribuyen al sostenimiento de este sistema tan injusto en el que unas pocas personas acumulan la riqueza y el capital mientras otras se encuentran sometidas a la pobreza. Teníamos claro que la campaña tenía que ser ideada especialmente para su presencia en Internet, por lo que la web www.iniciativaquienesquien.org sería su punto de encuentro. Allí pueden encontrarse diversos materiales complementarios, como trípticos o enlaces de interés que amplían la información. Por supuesto, tampoco podíamos olvidar la importancia de las redes sociales como vía de difusión y como canal en el que hoy en día se concentra gran parte del público objetivo de esta iniciativa. Por ello, desde la propia web de la campaña facilitamos la difusión de los contenidos e invitamos a conversar y compartir contenidos en redes sociales a través de la etiqueta #IniciativaQuienEsQuien.

Lanzamiento y desarrollo de la iniciativa

Fotografías: Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen Koordinakundea.

Fotografías: Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen Koordinakundea.

p65_en vez de charla

Para su lanzamiento elaboramos un primer vídeo innovador que ha servido para presentar un diagnóstico del actual sistema capitalista y patriarcal y del modelo de desarrollo en vigor para, posteriormente, denunciar sus causas y los agentes que lo potencian, así como para proponer alternativas y propuestas para otra sociedad. Asimismo, un primer folleto muestra algunos tópicos que, por diferentes motivos, la sociedad tiene interiorizados pero que no se corresponden con la realidad: “las guerras no benefician a nadie”; “las personas pobres no quieren trabajar”; “siempre ha habido y siempre habrá hambre en el mundo, es inevitable” y “las mujeres donde mejor están es en casa, cuidando la familia”. Con información rigurosa y mostrando otras realidades es posible darles la vuelta.

En diciembre de 2013 presentamos en Bilbao esta campaña a través de una acción de calle. En esta iniciativa reivindicativa y teatralizada, banqueros, militares, personas ricas y otros personajes caracterizados, que representaban las principales élites políticas y económicas causantes de pobreza y desigualdad en el actual modelo de desarrollo, propusieron otro sistema más justo y equitativo. Esta acción fue ideada para atraer la atención de los medios de comunicación y, efectivamente, tuvo una gran acogida en medios (incluso internacionales).

En junio de 2014 presentamos el segundo vídeo, titulado Las tiritas no curan la pobreza, que analiza más al detalle diversas causas generadoras de pobreza y desigualdad. Entre ellas, la responsabilidad de algunas empresas transnacionales al controlar algunos sectores clave como la energía y el agua, o el papel de instituciones como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, que con sus decisiones perjudican a los países más empobrecidos. También pone sobre la mesa el expolio de sus recursos naturales al que estos países más pobres se han visto sometidos por parte de los países del Norte más enriquecidos, precisamente aquellos a quienes tienen que devolver la ilegítima deuda externa. Es el modelo capitalista y patriarcal el que hace que una pequeña parte de la población pueda mantenerse en la opulencia mientras otra gran parte vive en situaciones de pobreza y exclusión; y el que se nutre de la opresión de las mujeres y del empobrecimiento de los países del Sur.

Hemos querido señalar que necesitamos reiniciar el sistema y para ello proponemos alternativas. Vivir con menos para que todas las personas podamos vivir mejor es una de ellas. Necesitamos un nuevo sistema que no se base en el desarrollo económico, sino en el bienestar y la felicidad de todas las personas, y para ello las ONG de desarrollo y otros colectivos vascos trabajamos intensamente. Unas postales acompañan también a este vídeo e invitan a reflexionar.

Fotografías: Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen Koordinakundea.

Fotografías: Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen Koordinakundea.

p65_coord_01

En septiembre de 2014 lanzamos la tercera entrega, con el nombre El negocio de la guerra. Muertes, desplazamientos, hambre, violaciones y hambre son algunas de las consecuencias de los conflictos armados que se muestran en este capítulo. Hemos querido denunciar que las guerras y los conflictos armados son una catástrofe porque provocan sufrimiento y violan los derechos humanos. Sin embargo, pese a su crueldad, hay intereses para que sigan produciéndose. Son un negocio, resultan rentables y contribuyen a sostener el actual sistema. La mayor parte de los conflictos armados se producen (o se provocan) por motivos económicos: extracción de petróleo y de gas, expolio de recursos naturales y de materias primas de las zonas en conflicto, entre otros. Sin embargo, estas razones se maquillan con otras causas, como la existencia de conflictos internos, religiosos, culturales, geográficos, políticos o militares. Todo vale para alimentar el negocio de la guerra. Nos cuentan que lo que ocurre en República Democrática del Congo es fruto de conflictos internos, pero la RDC es un país muy rico en coltán, material necesario para poder producir tecnología como móviles o ordenadores… que se consumen principalmente en los países del Norte o enriquecidos. En definitiva, el gasto militar y los conflictos armados benefician a unas pocas personas a costa del sufrimiento de muchos seres humanos.

Hay alternativas

En este tercer audiovisual también presentamos alternativas y propuestas de cambio. La participación de la ciudadanía activa y crítica es fundamental para exigir el respeto de los derechos humanos en todos los lugares del mundo. La ciudadanía puede impulsar nuevos modelos de consumo más sostenibles y respetuosos para todas las personas, apostar por la economía social y por la banca ética, fomentar valores como la amistad, la solidaridad, el antibelicismo, la colaboración y la cooperación frente a la competitividad, el individualismo o el egoísmo. Los estados tienen que comprometerse para garantizar el cumplimiento de todos los derechos humanos en todos los lugares del mundo y deben cumplir lo asumido. Además, tienen que rechazar presiones e imposiciones de poderosos como las grandes instituciones financieras internacionales y las empresas trasnacionales.

En Donostia presentamos el tercer vídeo en el marco de la jornada de sensibilización Otros mundos, otras realidades. A lo largo del mes de septiembre las marquesinas de la red de autobuses urbanos de la ciudad mostraron llamativas mentiras sobre aspectos relacionados con la pobreza y las desigualdades con el fin de captar la atención de las personas viandantes, de inquietarlas y provocarlas… y así promover su reflexión. El 18 de septiembre, a través de un bertso saio (certamen de versos en euskera en formato diálogo) en la Plaza Catalunya de Donostia, Maialen Lujanbio y Unai Agirre ayudaron a las personas asistentes a desmontar esas ideas erróneas.

¿Quién es quién? continuará su andadura en 2015 con nuevos contenidos para fomentar el debate y la reflexión en la sociedad. Invitamos a que la gente la siga a través de los diversos espacios en los que tiene presencia.


5 causas de la pobreza y las desigualdades según ¿Quién es quién?:

Deuda externa, empresas transnacionales, relaciones comerciales injustas y sobreconsumo 200 años de capitalismo nos han demostrado que estamos en un sistema totalmente injusto porque se basa en generar pobreza y desigualdades entre las personas. Mientras el capitalismo mata de hambre a 950 millones de personas y hunde en la miseria a 4.700 millones, de las cuales el 70 por ciento son mujeres, este mismo sistema mantiene en la opulencia y el exceso a otra pequeña parte de la población. ¿Acaso existe algún sistema más injusto?

Guerras y conflictos, gasto militar y privatización de derechos humanos Algunas empresas trasnacionales actúan sin control en los países empobrecidos, provocando abusos de derechos laborales, graves consecuencias medioambientales y desplazamientos de la población. Las guerras y los conflictos armados por disputas para controlar los recursos energéticos, con el consiguiente gasto armamentístico que requiere, empobrecen a una población ya de por sí vulnerable. El gasto militar supone 224 dólares por habitante del planeta y el 2,7 por ciento del producto interior bruto mundial. ¿Hasta cuándo la industria armamentística va a seguir contando con el apoyo económico de instituciones públicas?

– Inequidad de género, patriarcado y machismo El sistema capitalista es patriarcal, por lo que los impactos negativos generados son mucho mayores para las mujeres. Capitalismo y patriarcado son dos sistemas que se sostienen mutuamente. El sistema patriarcal justifica la dominación, la explotación, la opresión y/o la discriminación de las mujeres frente a los hombres. Por tanto, el capitalismo empobrece de manera desigual a mujeres y hombres, construyendo una pobreza con rostro de mujer tanto en sociedades del Norte como del Sur. Mientras las mujeres producen el 70 por ciento de los alimentos y realizan dos tercios del trabajo mundial, ganan una décima parte de lo que perciben los hombres y son propietarias del uno por ciento de la tierra. Sin embargo, ¿quiénes son las responsables de desarrollar el trabajo del cuidado de las personas, tan invisible y poco reconocido en nuestra sociedad?

– Crisis ecológica, calentamiento global, destrucción del medio ambiente y desigual acceso a alimentos El mundo se encuentra polarizado entre un Norte rico y consumista y un Sur empobrecido y con dificultades de acceso a los recursos básicos. Aunque no son los mayores causantes de la crisis ambiental, los países empobrecidos son los que en mayor medida sufren sus consecuencias. La crisis alimentaria mundial no es el resultado de la falta de alimentos, sino del cada vez más desigual reparto de recursos entre la población, siendo las mujeres las más perjudicadas. No es posible consumir de manera ilimitada cuando vivimos en un planeta con recursos limitados. Si toda la población mundial viviera como en Euskadi serían necesarios tres planetas. Sin embargo, ¿realmente consumir más y más nos hace más felices?

– Desinformación por sobreinformación e información mercadeada La sobreinformación en la que vivimos nos lleva a la desinformación y provoca que nademos en la superficialidad de las noticias, en lugar de profundizar en las causas de la pobreza y las desigualdades. Además, las grandes empresas informativas han devorado la verdadera función social del periodismo: crear personas críticas, responsables y autónomas que actúen. La información es hoy un elemento más del mercado con el que ganar dinero: la comunicación es el 15 por ciento del Producto Interior Bruto mundial. En definitiva, gobiernan los mercados e informan los mercados. ¿Cómo lograr el desempeño de un verdadero periodismo social y recuperar la función educativa de los medios de comunicación?


Las claves de la campaña

– Esta iniciativa supone un salto cualitativo en las denuncias de la Coordinadora de ONGD de Euskadi porque profundiza en las causas y agentes generadores de pobreza y desigualdad, no sólo en las consecuencias. Fortalece nuestras denuncias, posicionamientos y reivindicaciones.

– Con esta iniciativa contribuimos a la construcción de un modelo de sociedad en el que las personas, independientemente de su raza, sexo, condición, cultura y lugar de nacimiento, sean el eje de todas las políticas y actuaciones de los gobiernos, lejos de presiones u otro tipo de intereses que convierten a la ciudadanía en moneda de cambio o en mercancía.

– El continuo contraste de los avances de la campaña con las ONGD miembro ha permitido que las organizaciones la sientan como propia y la utilicen en sus actuaciones, lo que finalmente amplía su impacto.

– Las redes sociales han logrado que esta campaña llegue a espacios, colectivos y medios de comunicación a los que habitualmente no se tiene acceso.

– Denunciar las causas de las desigualdades y profundizar en los porqués de la pobreza ha hecho que esta campaña sea diferente y, con ello que su repercusión en los medios de comunicación sea mayor y genere un impacto social importante.

– Las acciones de calle de presentación de los vídeos han apoyado enormemente el lanzamiento de cada uno de los contenidos.

– La crisis, su evolución y su afección en la sociedad en los últimos años han hecho que la campaña y sus contenidos hayan tenido que estar en constante adaptación.


Mila Dominguez Vazquez es miembro de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi y una de sus portavoces, www.ongdeuskadi.org.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo, la Diputación Foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao.

Artículo publicado en el nº65 de Pueblos – Revista de Información y Debate, segundo trimestre de 2015.


Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *