África, la innovación móvil

La innovación y el ingenio en la conectividad móvil están liderados por África, donde en muchas zonas no existe una red previa de telefonía fija y los celulares se hacen imprescindibles. La tecnología móvil es un factor de riqueza y desarrollo, de creatividad a la hora de solucionar problemas cotidianos y, por tanto, de innovación social. El móvil no sólo es una herramienta de comunicación sino que garantiza el acceso a recursos para la educación, a operaciones bancarias o a contenidos de la radio y la televisión.
Fotografía: Sebastián Ruiz.

Fotografía: Sebastián Ruiz.

Esto ha llamado la atención de numerosos investigadores e investigadoras internacionales, que acuden a los países que han encabezado esos desarrollos para estudiar los usos sociales y subjetivos de la tecnología. Los centros y laboratorios se extienden por el continente, desde el pionero iHUb en la capital de la innovación africana, en Nairobi, hasta Hive CoLab en Uganda, Activspaces en Camerún, o BantaLabs en Senegal. En total, unos noventa centros en 26 países africanos, además de páginas web como AfriGadget.com o WhiteAfrican.com, muestran la capacidad de innovación del continente.

Desde un teléfono móvil se puede proporcionar cualquier tipo de contenido a estas plataformas de gran potencial alternativo. Por ejemplo, Ushahidi[1] integra la comunicación SMS, el correo electrónico y la web con aplicaciones de minería de datos, y no precisa instalación. Comenzó a usarse para denunciar la violencia tras las elecciones de Kenia en 2008 y ya llega a 132 países, muchos de ellos africanos.

El sistema de mapeo existía desde antes, pero el uso que le dieron permite monitorizar elecciones, desastres o advertir de riesgos de forma geolocalizada. En colaboración con FrontlineSMS, canaliza la recepción de los mensajes de texto y los integra en el conjunto de servicios de la plataforma, que cuenta con un centro de conexiones independiente. Ushahidi, al igual que RapidSMS[2] (la plataforma desarrollada por la UNESCO con el mismo objetivo), tiene aplicaciones para la participación política y para denuncias sobre derechos humanos o convocatorias electorales.

Ushahidi también se complementa con Geochat, que agrupa diferentes canales de comunicación para mensajes de texto (con cobertura total desde cualquier lugar a través de Clickatell), para satélite o a través de ordenador, y además integra Twitter junto a herramientas de geolocalización. De estas iniciativas y de otras del mismo carácter se ocupa el portal MobileActive.org, que impulsa la usabilidad y aplicaciones del móvil para el progreso de la sociedad y el desarrollo.

A partir del mensaje de texto simple, el SMS, el servicio más básico y económico de la telefonía, las aplicaciones y servicios en diferentes países africanos son una muestra variada de la innovación social. Aunque en la actualidad sólo alrededor del 20 por ciento de la población del continente tiene acceso a la telefonía móvil, las tasas de penetración más altas se registran en África[3], según los datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). El Banco Africano de Desarrollo estima que cada vez que se incrementa en un diez por ciento el número de usuarios, se produce un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) superior al uno por ciento y que incluso puede llegar al uno y medio por ciento.

El fenómeno está cambiando la vida de las personas y la actividad de las empresas, aunque el reto es hacer extensibles los beneficios a una mayor parte de la población, fomentar la iniciativa empresarial y la creación de empleo, así como lograr aumentar las exportaciones. Para responder a estos retos, por ejemplo, en Uganda se ha desarrollado la aplicación MaraMentor, de ámbito panafricano, con la que empresarios tutorizan los proyectos de jóvenes emprendedores.

Las actividades económicas por la vía móvil son de gran importancia, ya que sólo en remesas se calcula que el continente recibe más de cien mil millones de dólares al año. La creación de un sistema de transferencias, a través de una tarjeta de prepago y un mensaje de texto, fruto de la cultura del apaño africana, desembocó en la creación de una banca móvil que se ha extendido por diversos países del continente. En Kenia, Safaricom opera con un sistema de pago móvil (Mpesa) con transacciones financieras que equivalen al 20 por ciento del PIB del país, unos ocho mil millones de dólares. Dona sus comisiones a la beneficencia para robustecer este sistema de innovación social y eludir las restricciones del sistema bancario. En el comercio, el móvil se utiliza para obtener información sobre precios y mercados, para el pago a proveedores, la compra y venta de productos o el seguimiento de entregas. En muchos lugares se utilizan móviles comunitarios, aunque también existen servicios de alquiler y recarga a bajo coste.

Medioambiente, agricultura y salud

Hay usos relacionados con el control de la deforestación, gracias al sistema de posicionamiento geográfico o GPS, en el que colaboran las y los agricultores de la zona y que también se aplica al control de la sequía o de las inundaciones, a la hora de proteger las cosechas, o para conseguir los mejores precios. En Kenia, donde los móviles mantienen un sistema de iluminación con energía solar o sirven para ahuyentar leones, surgió también iCow[4], que ofrece todo tipo de información y la conexión entre agricultores y ganaderos, para hacer más eficiente su trabajo.

El móvil también contribuye a la lucha contra las enfermedades. En países como Malí hay servicios de telemedicina que difunden consejos sobre higiene o alimentación, y coordinan las campañas de vacunación. Una aplicación móvil de Uganda permite diagnosticar el paludismo a distancia sin que tenga que intervenir un especialista. Se llama Matibabu y, aunque todavía tiene limitaciones de sistema operativo, facilita el resultado de un análisis de sangre en unos quince
minutos. La aplicación es gratuita pero no el dispositivo que realiza el análisis, que cuesta unos treinta dólares, una cifra elevada para el país, aunque se confía en desarrollar un prototipo menos costoso. También se utiliza la minería de datos para mejorar la salud en Kenia. Internews ha
desarrollado el proyecto Data Dredger, que recoge información y la ofrece a través de infografías sobre el fraude de las farmacéuticas o la lucha contra enfermedades endémicas, así como sobre los avances en la prevención del VIH.

Gobernabilidad y participación

La telefonía móvil es una herramienta de la gobernabilidad, a través de la difusión de información pública, de la participación política, de la prevención y el control de conflictos o violencia. Al igual que en Kenia con Ushahidi (“testimonio”, en kisuajili), Wonzomai nació en Costa de Marfil en 2010 como una forma de control político, pero sobre todo como una red ciudadana para atender temas diferentes, de la seguridad a la salud. Con el mismo telón de fondo se creó Car Rapide, de formato audiovisual a través de YouTube, que selecciona contenidos televisivos para el consumo de los emigrantes y que sirve de foro de debate político. La alternativa es Sama Baat, con aplicación también en Ushahidi, que se visualiza en un mapa de incidencias. En Nigeria, el control sobre las elecciones se realiza a través de la aplicación Revoda[5].

El Open Data, como filosofía y una práctica sobre el bien común a partir de los datos abiertos y sin restricciones, tiene también su movimiento en África: OpenAFRICA[6], un proyecto que reclama la apertura y el acceso de periodistas y ciudadanos a la información de organismos oficiales.
También Code4SouthAfrica trabaja con programadores para la formación de periodistas y el desarrollo de aplicaciones sobre el manejo de datos.

Para el control político de Nigeria, BudgIT hace accesible la información pública. La plataforma es interactiva para fomentar el diálogo sobre la transparencia y la participación ciudadana. CorruptionNET, que surgió en Sudáfrica, es una aplicación pionera con la que los ciudadanos envían a los medios, desde sus teléfonos móviles, informes sobre corrupción a través de mensajes SMS. En Nigeria, para promover la transparencia se creó Enough is Enough Nigeria Coalition, inicialmente en torno a las elecciones, aunque sigue siendo activa en otros temas como la venta de petróleo o la acción de estas empresas.

En Kenia, la aplicación móvil mVerified garantiza la autenticidad de los documentos mediante el acceso a los registros oficiales. En Uganda, el uso de las redes sociales mejora el acceso a la justicia y los derechos gracias al abogado Gerald Abila y a su organización Barefoot Law. Los mensajes de texto, a través de redes como Skype, Twitter o Facebook, y la difusión por radio, proporcionan servicios jurídicos e información sobre los derechos ciudadanos.

p63_everyday_africaPeriodismo independiente

En la comunicación y el periodismo hay que destacar iniciativas como African Media Initiative[7], que busca la mejora de los medios independientes para fomentar la gobernabilidad y el desarrollo con un concepto panafricano. También hay ejemplos de plataformas alternativas de información divergente como Alternative Media Watch o Adbuster Media Foundation[8]. Son respuestas a la creciente concentración mediática o al aumento del control chino sobre la información africana.

En apoyo del periodismo ciudadano, Africa Check permite la verificación de noticias y, la aplicación de código abierto StoryMaker, permite la mezcla y todas las operaciones necesarias para la producción de vídeos periodísticos. Para más seguridad y para la lucha contra el control y la censura, Tor es un navegador que se adapta a los usos más diversos y elimina las huellas digitales de las personas usuarias, distribuyéndolas por diferentes servidores.

La movilización ciudadana se ha canalizado en Ghana a través de la plataforma Blogging Ghana, que reunió los blogs del país para publicar sus novedades y lanzarlas a través de Twitter. En Senegal, con el objetivo de la transparencia en las elecciones de 2012, la plataforma Sunu2012 se convirtió en un referente para los medios de comunicación y para las y los ciudadanos tanto en el territorio nacional como emigrados. La angoleña Central 7311 jugó un papel esencial en las movilizaciones de 2011, al conectar también con los emigrantes de ese país a través de las redes sociales. La plataforma nigeriana Sahara Reporters canaliza la comunicación ciudadana con la administración y es la más popular dentro del periodismo ciudadano del país.

Redes sociales locales

Como alternativa a las grandes redes sociales, las hay de carácter local, como la sudafricana Mxit, que arrasa en su país con el triple de suscripciones que Facebook. Este chat móvil, que funciona también en teléfonos básicos, ha desarrollado ya una aplicación para subir fotos y calificarlas, Motribe, que está teniendo un gran éxito. La fotografía vive un momento especial con la iniciativa de Everyday Africa[9], que reivindica un cambio de la imagen estereotipada de África a través de fotos publicadas en Instagram.

La red social Saya.im, de Ghana, funciona con mensajes de texto, por lo que está disponible en teléfonos básicos para la mensajería entre grupos o individual, utilizando los contactos del teléfono y de las redes sociales. El sector de los videojuegos también cuenta con diferentes avanzadillas en África, como Kuluya.com, de Nigeria, cuyos temas locales y personajes autóctonos forman parte de una oferta diferencial, de la misma forma que en Ghana Leti Arts elige tradiciones africanas para sus argumentos de videojuegos y cómics. Nigeria lidera también el consumo de contenidos audiovisuales en el móvil a través de una aplicación, Afrinolly, la de más éxito de toda África, que facilita el acceso a las producciones del continente y, especialmente, a la gran industria nigeriana de Nollywood, la segunda del mundo en producción.

Este recorrido muestra la capacidad del continente africano para afrontar los retos tecnológicos en función del uso y las necesidades. Con este panorama, la atención sobre la innovación social se dirige a estas combinaciones de creatividad, ingenio y apaño de una población diversa, creciente y dinámica que tiene una visión diferente de dónde está el futuro.


Lucía Benítez Eyzaguirre es periodista, redactora de Canal Sur Televisión y profesora de la Universidad de Cádiz, departamento de Marketing y Comunicación.

Euskaraz:

Artículo publicado en el nº63 de Pueblos – Revista de Información y Debate, cuarto trimestre de 2014.


NOTAS:

    1. www.ushahidi.com.
    2. www.rapidsms.org.
    3. Comunicado de 5 de mayo de 2014 de la UIT, organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación. Disponible en www.itu.int.
    4. http://icow.co.ke.
    5. http://revoda.org.ng.
    6. www.openafrica.org.
    7. http://africanmediainitiative.org.
    8. www.mediawatchglobal.com y www.adbusters.org.
    9. http://instagram.com/everydayafrica.

Print Friendly

2 pensamientos sobre “África, la innovación móvil”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *