Leer a… Wang Anyi

La literatura china va irremediablemente unida a los vaivenes políticos del país. Con la llegada de Deng Xiaoping al poder se activó algo la liberalización económica y también las políticas culturales, totalmente controladas durante la Revolución Cultural. El período que comienza será conocido como posmaoísmo y, tal y como refleja el profesor Carles Prado-Fonts, “se tradujo en la experimentación literaria: romanticismo individualista, modernismo, realismo crítico y vanguardismo fueron tendencias importantes”, además, continúa, “de la experimentación con una lengua alejada de la retórica maoísta”. En este marco político y cultural se encuadran algunos autores y, sobre todo, autoras para las que este momento significó un gran impulso, como Wang Anyi.

p60_wang-anyiWang Anyi representa a la generación de escritores conocidos como generación urbana y es una de las escritoras más leídas y conocidas fuera de la China de la era post-Mao. Marcada por una educación interrumpida por la Revolución Cultural, sorprende que alcanzara la fama con una serie de cuentos y novelas cortas centradas en el amor desde el punto de vista de la mujer. Sus obras muestran un estilo delicado y desmedido a la vez, sorprendiendo a quien las lee.

Amor en un pequeño pueblo (Popular, 2012), provocó un gran escándalo al ser publicado en 1986 en la revista Literatura de Shanghái. Wang Anyi eligió como protagonistas a dos jóvenes destinados a convertirse en bailarines de una compañía local en la época de la Revolución Cultural. El muchacho y la joven experimentan un lento incremento del deseo, prolijamente descrito por la autora hasta la escena crucial. Pese al rigor de una época en la que estaban prohibidas las relaciones sexuales antes del matrimonio y dejándose llevar por una obsesión recíproca, franquearán de modo natural esta barrera. Se sienten impelidos por una pasión que los sobrepasa, pero toman conciencia rápidamente de haber transgredido una prohibición y, por así decirlo, de haber incurrido en una “falta grave de índole moral”.

En Amor en una colina desnuda (Popular, 2012), la autora aborda el amor, la pasión y también la infidelidad, a través de los amores embrollados de dos parejas a la deriva y del destino de dos mujeres que comparten el mismo hombre, una de ellas de una manera maternal y con una pasión voraz la otra. Wang Anyi se enfrenta al adulterio, tema considerado tabú incluso ahora. La ciudad, la vida cotidiana en pequeños pueblos y aldeas, las pasiones y amores no resueltos, los tabúes, el matrimonio… son temas que trata la escritora en todas sus obras. Pero si destaca una preocupación o tema es el de la mujer, entendida como hilo conductor de la trama, como protagonista, narradora e intérprete de las emociones y de los sentimientos del ser humano. En La canción de la pena eterna (Kailas, 2010), la protagonista es la ciudad de Shanghái personificada en una mujer, y ésta como alegoría de la ciudad. La nostalgia, la delicadeza, la cotidianidad en las descripciones… configuran como en una pintura la progresión de los sentimientos.

La literatura de Wang Anyi va de lo particular y lo concreto a lo universal. El tratamiento de los temas semeja pequeñas anécdotas cotidianas, menores, triviales, que, sin embargo, se van convirtiendo en reflexiones profundas sobre los sentimientos, las soledades o las costumbres.

Según ha ido transcurriendo el siglo XX, los gustos literarios se han ido modificando, influyendo decididamente tanto en las tendencias, géneros y formas de divulgación de la cultura china como en el tipo de textos. El cine, las artes plásticas y la novela se convierten en modelos más rentables y “prácticos”, dejando quizás un poco relegado el papel del cuento, género estrella chino a lo largo de toda la Historia.

Sin embargo, las obras de Wang Anyi despliegan una delicadeza que recuerda la condensación en la trama característica del cuento. En el relato Confidencias en una peluquería (III Premio Literario Lu Xun, 2005), la autora nos lleva al interior de una peluquería en una gran ciudad, en la que crea un genial atmósfera de confidencialidad entre la protagonista y el lector a la vez que descubre el mundo de la gran ciudad. Y en Banquete de bodas (publicado por primera vez en la revista Literatura de Sanghái, 1999) combina el mundo moderno con la tradición popular y folclórica arraigada en el pueblo chino.

Amor en un valle encantado (Popular, 2012) es una hermosa historia sobre las pequeñas luchas cotidianas, el amor y la amistad. El personaje central de esta novela es una mujer que es simultáneamente protagonista, narradora e intérprete de las emociones y de los sentimientos del hombre. A esta mujer, redactora de una revista literaria, se le encomienda asistir a un congreso de escritores en Lushan, una misión que debe ser considerada una recompensa por su trabajo asiduo y respetuoso de las normas políticas establecidas. Durante esta estancia fuera del tiempo, del mundo, favorecida por las excursiones, los coloquios y los bailes, se esboza una extraña relación entre ella y un famoso novelista. La montaña, con sus paisajes de peñascos, profundas quebradas e impresionantes cascadas cubiertas de niebla, favorecerán la aproximación de ambos personajes.

Debemos festejar el desembarco en España de traducciones de obras como éstas, en las que descubrimos una prosa fina y delicada, donde cada detalle cuenta y cada descripción aporta un toque de poesía y de ternura. La identidad cultural, la combinación entre modernidad y tradición, la libertad contra el control político y una particular visión del modo de sentir de la mujer son las señas de Wang Anyi: las que la han llevado a ser una de las escritoras chinas más conocidas fuera de su país.


Clara Alonso es colaboradora de Pueblos – Revista de Información y Debate. (claracinta@gmail.com).

Publicado en el nº 60 de Pueblos – Revista de Información y Debate, primer trimestre de 2014.


Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *