Reseña

Marcel Mariën: “Teoría de la revolución mundial inmediata”

¿Y si nos levantásemos un día y descubriésemos que se ha hecho la revolución? ¿Y si después nos dijesen que hemos participado en ella? La Teoría de la revolución mundial inmediata, escrita por el belga Marcel Mariën en 1958 y editado recientemente por Hiru, es un juego, “una opción intelectual que podemos llevar a un plano estético e incluso deportivo”, aunque su fondo no lo sea. Bastaría un año de plazo, trescientas personas resueltas, dinero (bastante) y unas herramientas básicas: la propaganda, el consumo, el espectáculo. Las mismas en las que se basan el sistema capitalista y la democracia representativa para imponer sus productos, sus partidos y el estilo de vida que más que le conviene que todos y todas asumamos como propio y libremente elegido.

revolucion_inmediata_hiruEn plena Guerra Fría, el mundo es bipolar y la vida puede terminar en cualquier momento. Al pánico a La bomba y a la sorpresa, la repugnancia y el horror por el nazismo se suma el descrédito de la URSS (“cuyo cuadro de horrores hacía las delicias de la propaganda contraria”) y el rechazo frontal del sistema capitalista, con un desarrollo “continuamente frenado por contradicciones internas generadoras de crisis y guerras espantosas”.

Hoy el mundo no es exactamente igual, pero Marcel Mariën (1920-1993, poeta, ensayista, fotógrafo, fabricante de objetos, figura fascinante del movimiento surrealista) tendría los mismos motivos para escribir este libro de “política-ficción”, como lo denomina Alfonso Sastre en el prólogo. Después de un simple vistazo a la prensa, Mariën volvería a preguntarse: “¿por qué demonios estamos tan seguros de haber salido de la Edad Media?”

La campaña ideada tiene dos caras: la pública (legal) y la oculta (ilegal). La segunda busca y aporta recursos (la descripción detallada de los métodos no tiene desperdicio) para la primera, basada en que doctrina y propaganda son cosas distintas que incluso saldrían ganando por separado. De hecho, en una de esas frases tan serias y humorísticas a la vez que abundan en el libro, Mariën acusa a la propaganda comunista de ser “el mayor obstáculo para la revolución”.

Según el “calendario perpetuo” propuesto, del Día D al Día D+90 se crea en varios países la organización revolucionaria y se concretan cuestiones como los presupuestos. Tras esto se lanza un “club de ocio y vacaciones” para ir trasladando a través de los medios determinados mensajes y, a la vez, dar cobertura a las escasísimas personas de la organización. Porque sin los medios, “esa máquina enorme e infatigable cuyas riendas sujeta con firmeza el capital”, no hay revolución mundial inmediata posible.

Los mensajes comienzan suprimiendo toda referencia no sólo al comunismo sino “a cualquier idea política”, a símbolos, lenguaje y estilo de partidos. Ni mentar la hoz y el martillo, emblema que resulta “casi tan anacrónico como las siglas de las legiones de César”. Poco después,  y hasta el día D+180, se produce un “giro sutil” hacia la política. Algo más tarde se funda el Partido Imaginario. A las pocas semanas, el Contrapartido. Se intensifica la campaña. La población vota. Nadie sabe que detrás de estos partidos tan “diferentes” está la misma organización.

La revolución está hecha. Antes de quitarse la máscara “se sacan los fondos necesarios del presupuesto de guerra”, se decreta la igualdad de los salarios de hombres y mujeres, se asegura la gratuidad de la enseñanza y la atención sanitaria, se declara “dictatorialmente ya sea” la inmovilización de los precios… Los capitalistas presentarán batalla, seguro; pero “les conocemos a todos, uno a uno, así como la cuantía de sus bienes y las conexiones que hay entre ellos, hasta los confines de la tierra”.

Una ficción, un chiste, un sueño… Como afirma Mariën, “una utopía bien vale otra, si es que la hay”.


Andrea Gago Menor. Redacción Pueblos – Revista de Información y Debate.

Este artículo ha sido publicado en el número 56 de Pueblos – Revista de Información y Debate, abril de 2013.

Más información sobre este libro: web de la editorial Hiru.


 

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *