Se decía ayer...

El beneficio es lo que cuenta

“En el Neoliberalismo el Estado hace strip-tease y se queda en cueros, es decir, solo y con su aparato represivo”. Subcomandante Marcos.
p51_alba
Ilustración: Alba Onrubia

Tu voto, mi voto, nuestro voto, no valen nada. Todo está atado y bien atado en nuestras democracias que no lo son. “El neoliberalismo es la política que define el paradigma económico de nuestro tiempo: se trata de las políticas y los procedimientos mediante los que se permite que un número relativamente pequeño de intereses privados controle todo lo posible la vida social con objeto de maximizar sus beneficios particulares” [1].

Tu pensamiento, mi pensamiento, nuestros pensamientos, son vanos si no se ponen en común, desde abajo y sin apriorismos: las palabras ya no quieren decir lo que dicen sino todo lo contrario. ¿Derechas? ¿Izquierdas? ¿Corazones solidarios y comprometidos con la lucha contra la pobreza? [2]: “Países en desarrollo es el nombre con que los expertos designan a los países arrollados por el desarrollo ajeno. Según las Naciones Unidas, los países en desarrollo envían a los países desarrollados, a través de las desiguales relaciones comerciales y financieras, diez veces más dinero que el dinero que reciben por la ayuda externa”

“El mal que existe en el mundo proviene casi siempre de la ignorancia, y la buena voluntad sin clarividencia puede ocasionar tantos desastres como la maldad” [3]. Tu voluntad, mi voluntad, nuestra voluntad, se estrellarán en acantilados de desesperanza si no somos capaces de desenmascarar a los falsos profetas de la cooperación.

Tu rabia, mi rabia, nuestra rabia, si no se transforman en feliz acción de lucha por la libertad, la igualdad y la solidaridad, nos llevará al despeñadero de las angustias y las sinrazones [4]: “La seriedad tenebrosa y la triste resignación/ fueron desterradas de vuestro alegre servicio,/ todos los corazones debían latir felices,/ pues estabais emparentados con la felicidad”.

Nos recortan la vida y se agrandan sus cuentas, nos despojan de todo y se compran diamantes, nos desahucian y arrojan bajo puentes de hielo y se esconden en yates y en mansiones de lujo, se abalanzan rabiosos sobre escuelas de todos y destrozan lo público en enormes hogueras; son falaces, son perversos, son aquellos que escribieron la historia masacrando al indígena, al campesino y al obrero, y adorando al que tiene el poder y el dinero. Hoy con la crisis, como ayer sin ella, nos enseñan sus vergüenzas a porrazos de miedo, con mentiras de odio y con látigos fieros.

Corre, grita, y deshazte de ellos, que no crean que tiemblas de temor y de miedo. Que el desnudo rey está de sus mentiras cautivo, solo y con su aparato represivo.


Valentín Moreno es colaborador de Pueblos – Revista de Información y Debate.

Este artículo ha sido publicado en el nº 51 de Pueblos – Revista de Información y Debate – Segundo Trimestre de 2012


NOTAS:

  1. Robert W. McChesney, en la introducción a Chomsky, Noam (1999): El beneficio es lo que cuenta. Neoliberalismo y orden global, Crítica.
  2. Galeano, Eduardo (1998): Patas arriba. La escuela del mundo al revés, Siglo XXI.
  3. Camus, Albert (1998): La peste, Barcelona, Edhasa.
  4. Schiller, Friedrich (1991): Poesía filosófica, Madrid, Hiperión.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *