María Elena Alvarado, activista salvadoreña: “Nos une la denuncia y la construcción de alternativas a un modelo que nos violenta de manera sistemática”

“Mujeres mesoamericanas que actúan en un espacio político diverso, autónomo, articulado en resistencia frente a un sistema capitalista globalizador y patriarcal, definiendo propuestas que fortalezcan la construcción de un proyecto político emancipador”. Así se definen las integrantes de Mesoamericanas en Resistencia por Una Vida Digna, un colectivo que lleva más de diez años en activo y que agrupa a unas cien organizaciones y a más de 16.000 mujeres de seis países diferentes[1].

Imprescindibles e invisibilizadas. Las mujeres en la economía colombiana

“Llegan diciendo que promueven el desarrollo y eso, al menos aquí, es mentira”, dice Naida Jimena Chaparro, jornalera afectada por el proyecto de El Quimbo en Colombia, y continúa señalando, “hemos sido desplazadas, antes éramos jornaleras, contratistas e íbamos donde nos llamaran. Pero todas esas fincas las ha comprado Emgesa y ahora están abandonadas”. De esta manera Naida Jimena muestra las secuelas que está teniendo en el territorio y en los derechos de las mujeres el modelo de desarrollo impulsado por el Gobierno de Juan Manuel Santos. El tren del progreso prometido responde, una vez más, a las políticas de “libre comercio”, inversión extranjera y megaproyectos que han profundizado, desde la década de los noventa, la destrucción del territorio, la desigualdad y la violación de los derechos humanos.

Ezinbestekoak eta ez ikusiak. Emakumeak Kolonbiako ekonomian

“Garapena sustatzen dutela esaten dute eta, hemen, behintzat, gezur hutsa da” dio Naida Jimena Chaparrok. Bera El Quimbo proiektuak kaltetutako jornalarietako bat da. Bere hitzetan,“baztertu gaituzte. Lehen jornalariak ginen, kontratistak, eta deitzen ziguten lekura joaten ginen, baina lursail horiek guztiak Emgesak erosi ditu eta, gaur, abandonaturik daude”. Hala, Naida Jimenak Juan Manuel Santosen gobernuak sustatutako garapen-eredua bere lurraldean eta emakumeengan izaten ari den ondorioak azpimarratzen ditu. Agindutako aurrerabidea, berriz ere, “merkataritza libre”an, kanpo inbertsioan eta megaproiektuetan oinarritutako politiketan datza. 90ko hamarkadaz geroztik, politika hauek lurraldearen suntsiketa, gizarte-desberdintasunak eta giza-eskubideen urraketak larriagotu dituzte.

Asesinadas, golpeadas, encarceladas: El impacto de los conflictos sociales ecoterritoriales en los cuerpos de las mujeres peruanas

Lizeth Vásquez tenía puesto un buzo de color rosado cuando diez policías la golpearon en la vereda y la dejaron tirada. Era el 31 de mayo de 2012 y ella estaba en la Plazuela Bolognesi de Cajamarca. Tenía 17 años y una rebeldía interna que la sublevó contra el Proyecto Minero Conga. ¿Cuál fue su delito? Participar pacíficamente de una movilización e indignarse cuando los policías patearon las ollas comunes e insultaron a las señoras que estaban preparando la comida. Entre ellas, a su madre.

Erailak, jipoituak, kartzelatuak: Lurralde-gatazka sozial eta ekologikoen inpaktua Peruko emakumeen gorputzen gainean

Lizeth Vásquezek arrosa koloroeko lan-jantzia zeraman 10 poliziak bidezidor batean bera jipoitu eta bertan laga zutenean. 2012ko maiatzaren 31 zen eta Lizeth Cajamarcako Bolognesi plazan zegoen. 17 urterekin bere barne asaldurak Conga meatzaritza-proiektuaren kontra jarri zuen Liseth. Zein izan zen bere delitua? Mobilizazio baketsu batean parte hartzea eta, poliziek eltze komunak ostikoz jo zituztenean eta sukaldatzen ari ziren emakumeak iraindu zituztenean, haserretzea. Emakume horien artean, bere ama zegoen.

Lucrecia Wagner, investigadora argentina de conflictos ambientales: “Buscar alternativas a la minería sigue siendo la tarea pendiente”

Los debates sobre extractivismo, desarrollo y ecologismo suelen caer en unos círculos argumentales de los que resulta casi imposible salir. ¿Justifica el 'desarrollo' de 'la mayoría' los daños al medioambiente? ¿Qué hacemos con los pueblos originarios que no quieren abandonar sus territorios? ¿Hasta dónde va a aguantarnos la naturaleza? Desde el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina, Lucrecia Wagner alimenta con datos, referencias y leyes [1] la solidez de los debates en torno a los conflictos socioambientales generados por la llegada de proyectos mineros a gran escala, abordando la naturaleza de los intereses y estrategias de las empresas, las diferentes formas de contestación social y las respuestas de las instituciones locales, provinciales y estatales.