“Se creyó que bastaba con invertir lo contado por los medios hegemónicos para obtener la verdad”. Una conversación con Nazanin Armanian y Santiago Alba Rico

El conflicto en Siria ha dejado totalmente al descubierto los vacíos y diferencias en la izquierda y la fragilidad del trabajo de los medios de comunicación alternativos. Nazanin Armanian, iraní refugiada en Barcelona desde 1983, coautora de libros como “Irán: la revolución constante” (Flor del Viento, 2012), y Santiago Alba Rico, residente en Túnez desde 1998 y que acaba de publicar “¿Podemos seguir siendo de izquierdas? Panfleto en sí menor” (Pol.len) comparten habernos acercado, a través de cientos de artículos, realidades distantes y complejas como las de Siria, Irán, Egipto o Túnez. Comparten, también, el haber recibido incontables críticas por algunos de estos artículos, en especial por algunas de las ideas que expresaron sobre Libia, Siria y las intervenciones militares (realizada y posible, respectivamente) de EEUU sobre estos países. En esta entrevista abordamos estas cuestiones, el alcance de las revueltas árabes, la propaganda imperialista, los clichés y la información sobre zonas de conflicto.

Chevron contra el pueblo ecuatoriano

Vivimos en un mundo donde la libertad que se defiende es la del Mercado y no la de las personas. Donde los valores que se proclaman están asociados a actividades bursátiles y no a los principios de la ética. El pensar desde el bolsillo hace que empresas y seres humanos busquen el lucro económico sin límites. El afán de obtener ganancia se superpone a la vida; en consecuencia, el dinero vale más que las personas. Actualmente, el capital se ha convertido en el referente único, en la medida de todas las cosas y sobre todo en el amo de la sociedad y la naturaleza.

Miguel Romero y la cooperación solidaria

Con Miguel Romero aprendimos que “la solidaridad es una compañera incómoda del trabajo de cooperación”. Pero también que mientras “la tecnocracia compasiva está vaciando de contenido solidario la cooperación al desarrollo, hay que oponerle alternativas en el discurso y en la práctica"[1]. Justamente, Miguel se dedicó los últimos veinte años a esa tarea: analizar y repensar la situación de la cooperación internacional en el marco de la evolución del capitalismo global, construir y fortalecer pensamiento crítico dentro del sector de las organizaciones no gubernamentales de desarrollo (ONGD), oponerse a la cada vez más extendida visión de la cooperación como una “industria de la caridad” basada en los principios de la “solidaridad de mercado” y defender, en fin, la cooperación solidaria como una relación social y política igualitaria, articulada con las luchas y los movimientos sociales.

Venezuela. Madres por la soberanía alimentaria

La constitución de la República Bolivariana de Venezuela aprobada en 1999 definió al país como un “estado democrático y social de derecho y de justicia” y estableció la igualdad, la prosperidad y el bienestar del pueblo como principios de obligado cumplimiento. Las garantías aprobadas en la norma han guiado una política social que ha permitido la reducción de la pobreza[1] y el acceso a los derechos sociales para millones de personas, al punto de lograr el cumplimiento de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio antes de 2015.

¿Quién quiere que se salve?

Hace poco más de tres semanas a Miguel Arias Cañete le sacaron un billete para Bruselas que tenía que tomar sí o sí, dejando de esta manera libre su asiento en el Ministerio de Agricultura. Inmediatamente después conocimos el nombre de quien iba a ocupar la silla vacante, Isabel García Tejerina. Supimos al instante que la nueva ministra era vallisoletana y por estos lares se le dio máxima relevancia a este dato del DNI.

De la ruina del viejo periodismo emerge la nueva independencia

En 2013 Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo de Prisa, editora del diario 'El País', cobró 2,1 millones de euros. De ellos, 1,57 millones correspondieron a remuneración y 599.000 a acciones. Y no fue el único en su empresa: Prisa destinó 6,21 millones para pagar a los miembros de su consejo de administración, según informó 'prnoticias.com'. Frente al gigante de Prisa, unos cuantos nuevos medios surgidos en los dos últimos años, y muy relacionados con el desaparecido diario 'Público', de cuya redacción salieron la mayor parte de periodistas: 'eldiario.es', 'Infolibre' y 'La Marea'.