Leer a… Nawal al Saadawi

Nawal el Saadawi es una de las más conocidas feministas y disidentes políticas del mundo árabe. Médica de profesión, alcanzó puestos de relevancia en la sanidad de Egipto, su adorado país, del que tuvo que salir para exiliarse tras estar en la cárcel de mujeres de Kanater, al norte de El Cairo, y tras ser visitada en varias ocasiones por los “visitantes del alba”. Toda su vida la cuenta ella misma en el libro Prueba de fuego (Ediciones del Bronce, 2002), en el que da las claves de sus elecciones, sus luchas, sus amores y sus odios… y donde muestra con sencillez y calidez el porqué de su fortaleza ante tanta derrota. Ha sido perseguida, vigilada, puesta en las listas negras (llamadas “listas de muerte”) de su país y, aun así, mantiene intacta, o acaso fortalecida, su claridad y su firmeza.

Guatemala

Memorias desde el fuego. La palabra de las mujeres en el centro de la búsqueda de justicia

Al iniciar este artículo para la revista Pueblos hago memoria de varios años de acompañamiento a mujeres sobrevivientes de violencia sexual durante el conflicto armado interno en Guatemala. El trabajo que resumo en estas páginas se ha realizado en alianza con personas y organizaciones nacionales y con el apoyo solidario de algunas organizaciones que, como ACSUR - Las Segovias, han sido consecuentes en asumir la causa de la justicia para las mujeres.

La nacionalización de la filial de Abertis y Aena en Bolivia: un avance hacia la soberanía

El gobierno boliviano decretó el lunes la nacionalización de la empresa Servicios de Aeropuertos de Bolivia Sociedad Anónima (Sabsa), filial de Abertis y Aena, que gestionaba los aeropuertos de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba. El gobierno de Bolivia justifica la expropiación porque las empresas españolas han incumplido el contrato en términos de ausencia de inversión para el correcto mantenimiento de las instalaciones.

Samer Issawi: Siete meses en huelga de hambre para exigir justicia, dignidad y libertad

Samer Issawi, palestino de 33 años encarcelado en la prisión israelí de Ofer, ha batido todos los records de huelga de hambre habidos en el mundo, al superar los 210 días sin ingerir alimentos. Después de siete meses de someter su organismo a esta forma de protesta, su estado de salud se ha deteriorado hasta el punto de poderle fallar un órgano vital en cualquier momento. Samer Issawi fue detenido en su casa de Jerusalén Este en abril 2002 cuando el ejército israelí invadió la mayoría de las ciudades palestinas de Cisjordania. Israel le condenó entonces a 30 años de prisión acusándole de pertenecer al Frente Popular de Liberación de Palestina, un partido político palestino que el gobierno israelí logró introducir en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea.